“LA TROIKA Y LOS 40 LADRONES”, SANTIAGO CAMACHO (Reseña #1597).

Reseña Cultural: 1597 // Reseña Literaria: 258
Reseña actualizada. Publicada el 16 de julio del año 2012 en Lux Atenea.

Quiero dar las gracias a la editorial LA ESFERA DE LOS LIBROS por su cortesía al enviarme este promocional físico.

Publicado por: LA ESFERA DE LOS LIBROS, S.L.
ISBN: 84-9970-373-2
Edición: 2012 (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Páginas: 402

LA TROIKA y los 40 ladrones SANTIAGO CAMACHO

Antes de comenzar a analizar el interesante libro “La Troika y los 40 Ladrones”, escrito por el periodista e informador Santiago Camacho, quisiera comentar a los bibliófilos lectores de Lux Atenea algunos conceptos que creo que son fundamentales a la hora de abordar la lectura y el análisis de una obra de temática económica actual. Tomar a la ética y a la moral como base fundamental de las prácticas empresariales modernas (o más bien posmodernas) me parece absurdo, ya que la ética y la moral solamente pertenecen al ámbito social, cultural, y sobre todo religioso, pero no al económico. El ámbito económico no se rige ni por la ética ni por la moral, sino por esa visión abstracta pero muy clara para los hombres de negocios que se llama confianza, y por las legislaciones existentes en cada país o por las leyes y normas definidas en los acuerdos internacionales ya firmados. Es fundamental conocer que la trayectoria económica que hemos experimentado en Europa a lo largo de los últimos siglos nos ha hecho evolucionar de una sociedad agrícola y tradicional a otra industrial y laica, y que de esa sociedad industrial (íntimamente relacionada con la sociedad de consumo y con la sociedad del Bienestar en Occidente) hemos pasado recientemente a una sociedad especulativa a la hora de generar riqueza. Y esa es precisamente la raíz fundamental de esta grave crisis que estamos teniendo debido al abuso especulativo realizado por los grandes capitales a través de inversiones, de movimientos bursátiles, y de la manipulación interesada de mercados en todo el mundo inteligentemente engordados y enmascarados posteriormente, por ejemplo, en la crisis actual tras las famosas subprime y tras el acceso masivo al crédito sin límite y sin garantía de devolución de la deuda adquirida.

Lux Atenea 4 - 2

En un mundo de los negocios donde la desregulación, o sea, ausencia de normas y de leyes que lo limiten y controlen, se ha convertido en el pan nuestro de cada día para el mundo de la especulación a nivel mundial, ¿alguien podía pensar que los grandes poderes económicos iban a dudar un segundo en aprovechar cualquier oportunidad que se les presente para ganar auténticas fortunas en muy poco tiempo? Por este motivo, no deja de sorprenderme que siga habiendo ese residuo del pensamiento tradicional (religioso) en la sociedad occidental del siglo XXI donde al especulador se le exige una ética, una moral, y un autocontrol en su instinto para obtener grandes ganancias económicas en poco tiempo. Una visión infantil del mundo económico actual comparable a exigir a un goloso (especulador) que solamente pruebe un trozo de tarta (dinero) en una pastelería “desregulada” donde puede comer (quedarse) con lo que quiera sin tener que dar explicaciones a nadie. Las tartas (capitales) y pasteles varios (inversiones, acciones, hipotecas, bonos, créditos…) van a estar ahí, y si no se los come él, otros golosos (especuladores) vendrán para darles buena cuenta. Si luego el pastelero (sociedad) se queda fuertemente endeudado, o en la ruina, porque no ingresa dinero (ni genera beneficio) con su pastelería “desregulada” y tiene que echar el cierre directamente, y malvender lo poco que le quede, ¿a qué lector de Lux Atenea le puede sorprender el estado final de ese negocio a nivel económico? Como comprenderán, no puedo juzgar ni a unos por aprovecharse de ese dinero fácil amparándose en una oportunidad histórica, ni a otros por tener un negocio desregulado que les lleva irremediablemente a la ruina. Las reglas del juego económico vigente en todo el mundo son las que hay, y si una empresa no aprovecha sus bazas y sus oportunidades en pro de lo éticamente correcto, otra empresa vendrá para dejarles sin nada y, como no, también para dejarles con cara de tontos por no haber jugado sus cartas con esa inteligencia tan necesaria para los grandes y lucrativos negocios que, día tras día, se están cerrando en todo el planeta.

Lux Atenea 4 - 3

Después de leer detenidamente todas estas páginas. Después de haber analizado todos estos datos y las conclusiones a las cuales Santiago Camacho ha terminado llegando. Después de informarme sobre la veracidad de toda esta información aportada por el autor en este libro, de la cual solamente puedo decir en su conjunto que es un excelente trabajo periodístico, que el lector de este libro pueda simplificar de forma un tanto ‘religiosa y tradicionalista’ que los buenos son los ciudadanos y los malos son el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio, el Consenso de Washington… me parece demasiado simplista y sumamente erróneo. Creo más bien que todos, de una forma u otra han matado a la sociedad del Bienestar en la cual los ciudadanos occidentales hemos estado viviendo y prosperando desde la década de los sesenta (les recuerdo de nuevo a los cultos lectores de Lux Atenea que nuestra sociedad del Bienestar está íntimamente ligada a la sociedad industrial), pero tras la caída del Muro de Berlín y tras el agotamiento de las grandes fuentes de riqueza de las que disfrutaron las prósperas naciones occidentales (por consiguiente, una riqueza que sostuvo a esta sociedad del Bienestar consumiendo libremente y de forma barata los recursos de todo el planeta para su uso y disfrute), lo que está claro es que la desregulación de mercados en una sociedad post-industrial, o sea, en una sociedad especulativa, nos llevará siempre a crisis de esta gravedad o a otras mayores aún.

Lux Atenea 4 - 4

Lo que sí es imperdonable después de estos años tan difíciles que estamos viviendo actualmente, es que otra crisis bursátil y especulativa de impacto internacional ya la vivimos en el siglo XX cerrando la alegre y libertina década de los veinte, década conocida en nuestra Historia como ‘los felices años veinte’ (les suena de algo esa alegría económica). Una alegre década de los veinte que dejaría como legado a la década de los treinta unos años del paro masivo en la población occidental, hiperinflación, y deflación económica para muchas naciones, caída de imperios empresariales y bancarios, el nacimiento de otras grandes y poderosas empresas multinacionales que aún perduran… y, como no, también plantó la semilla social y política de un conflicto mundial que cambiaría radicalmente a la sociedad occidental hasta nuestros días. Un modelo de sociedad y de economía occidental postbélica (sociedad del Bienestar) cuyo futuro está quedando actualmente en entredicho y sin crédito alguno (nunca mejor dicho) en esta crisis económica que estamos padeciendo en Occidente y en todo el mundo.

Lux Atenea 4 - 5

Tras haber leído y analizado este interesante libro, no he podido evitar que me vinieran algunas preguntas a la mente pensando en la reacción de los ciudadanos y de la sociedad en general ante esta crisis económica de origen inexorablemente e inconfundiblemente especulativo: ¿alguien se pensaba que la deslocalización industrial en Occidente iba a significar elevar el nivel de vida en nuestra sociedad del Bienestar que depende de la consolidación de una sociedad industrial? ¿De donde creen que ha salido esa riqueza nacional extra en las dos últimas décadas de crecimiento, y que ha seguido sosteniendo esta sociedad del Bienestar o incluso la ha ampliado socialmente? ¿De verdad creían que la explotación barata y alegre de recursos en todo el planeta para mantener nuestra prosperidad no iba a pasar factura? ¿Creen que la entrada de países industriales emergentes no iba a suponer el encarecimiento de bienes y de materias primas que necesitamos para mantener nuestro nivel de vida? ¿Pensaban que el libre comercio internacional iba a suponer mayor riqueza para los ciudadanos occidentales teniendo en cuenta la deslocalización industrial y la competencia a precios extremadamente bajos de los productos fabricados en China, Corea del Sur… cada vez más avanzados tecnológicamente? ¿Con qué dinero va a pagar un ciudadano occidental ese producto barato si está en paro y endeudado? ¿No ven que Asia está sufriendo mucho menos esta crisis debido a su base industrial y a su disposición a pagar el precio que sea por las materias primas que necesita, como en el caso de China? Creo que no hace falta que siga escribiendo más y más preguntas sobre la responsabilidad política y social occidental en su conjunto que nos ha llevado realmente a esta crisis económica. Insisto en que es muy simplista y, hasta cierto punto injusto, que se señale únicamente a los bancos y a los organismos internacionales de inversión y de comercio como los culpables de todo esto. Si la sociedad occidental no aprendió la lección de los felices años veinte y de la Gran Depresión que trajo consigo, es lógico que haya estallado esta crisis de nuevo.

Lux Atenea 4 - 6

De la Historia, si la sociedad en su conjunto no aprende de sus lecciones, es inevitable que vuelva a caer en los mismos errores del pasado como lo estamos comprobando en estos años de crisis que estamos viviendo. La única diferencia es que el tamaño de la burbuja económica que estalló en la Gran Depresión es sencillamente una pequeña burbujita en comparación con la actual debido a la internacionalización y al libre movimiento de capitales en todo el mundo en la actualidad. Una libertad y una capacidad para impactar económicamente infinitamente superior a la capacidad que tenían los grandes capitales antes y durante la Gran Depresión. Actualmente, el dinero un día puede estar aquí y mañana mismo puede estar en la otra punta del planeta. Ya no hace falta tener ni grandes sumas de dinero en efectivo, ni bienes de alto valor, ni metales preciosos y/o piedras preciosas que llevar consigo. Simplemente es necesario teclear unos números en un ordenador y llevar esas cifras de un lugar a otro del planeta para transferir ese dinero. Así de sencilla y así de fácil funciona la economía mundial al más alto nivel. Además, estos capitales están mayoritariamente desregulados por lo que circulan por todo el mundo sin ningún tipo de control. ¿A alguien le puede sorprender esta crisis especulativa magníficamente descrita por Santiago Camacho en este libro? A mí no. ¿Alguien cree de verdad que algún líder político será capaz de controlarlo y regularlo? “La Troika y los 40 Ladrones”, una inquietante obra sobre la realidad económica en la que se sostiene actualmente más del 80 por ciento del comercio mundial. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

LA TROIKA Y LOS 40 LADRONES - SANTIAGO CAMACHO

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

“LOS ALQUIMISTAS, TRES BANQUEROS CENTRALES Y UN MUNDO EN LLAMAS”, NEIL IRWIN (Reseña #1587).

Reseña Cultural: 1587 // Reseña Literaria: 254
Reseña actualizada. Publicada el 15 de noviembre del año 2015 en Lux Atenea.

Quiero dar las gracias a la editorial DEUSTO (GRUPO PLANETA) por su cortesía al enviarme este promocional físico.

Publicado por: DEUSTO (GRUPO PLANETA)
ISBN: 978-84-234-1850-3
Edición: Junio 2014 (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Páginas: 560

LOS ALQUIMISTAS TRES BANQUEROS CENTRALES Y UN MUNDO EN LLAMAS DEUSTO

Iniciamos la lectura de este extraordinario e interesante libro situándonos en el día 9 de agosto de 2007, y cómo reaccionaron los presidentes de los principales bancos centrales del mundo, Jean-Claude Trichet (BCE), Mervyn King (Banco de Inglaterra) y Ben Bernanke (Reserva Federal estadounidense) en cuanto tuvieron noticia de la grave crisis de BNP Paribas, primera alarma económica y financiera de la crisis actual. A partir de ese hecho, ante la disminución radical de la actividad crediticia entre bancos que empezó a extenderse desde ese momento debido a la pérdida de confianza en su pago. Recuerdo a los cultos lectores de Lux Atenea que el Euribor es el principal indicador del tipo de interés para los créditos entre bancos en Europa. La falta de garantías y de datos fiables respecto a la liquidez real existente en los bancos europeos, llevó a los propios bancos a que no se prestaran dinero entre ellos, y cuando esto sucede así, pueden dar por seguro que estamos ante una crisis económica que se padecerá en los mercados económicos y financieros en un breve plazo de tiempo. La burbuja provocada por las hipotecas subprime estadounidenses había estallado y BNP Paribas se convirtió en su primera víctima, a pesar de que el Grupo de Contacto (formado por los veinte mayores bancos europeos) ya llevaban tiempo avisando de lo que se podía presentar próximamente en el sector bancario si seguían haciendo uso de estos productos financieros de alta rentabilidad, pero de muy alto riesgo.

Lux Atenea 4 - 6

En un corto espacio de tiempo, las divisas empezaron a escasear en los mercados financieros. Inmediatamente los bancos inmovilizaron sus reservas, se cerraron las líneas de crédito, y las economías empezaron a ralentizarse al encontrarse las empresas privadas sin una vía de financiación, sobre todo las Pyme (Pequeña Y Mediana Empresa), provocando con ello el cierre de negocios (incluso los rentables que se ven ahogados económicamente por falta de liquidez) o el despido de plantillas para reducir costes en las empresas. Posteriormente, el alcance de este tsunami económico llegará también a los gobiernos de los países occidentales, viendo cómo el dinero empezaba a dejar de llegar con fluidez a su Hacienda pública, al contrario de lo que había ocurrido durante los años anteriores, disparándose en negativo el diferencial entre ingresos y gastos ante la imposibilidad de poder sostener económicamente el sistema tal y como hasta entonces había funcionado. Irremediablemente, el porcentaje de endeudamiento de estos Estados no dejará de crecer con cada nueva emisión de deuda hasta que, en la Unión Europea, lleguen algunos países miembros a solicitar el rescate de su economía al Banco Central Europeo, precipitándose un efecto dominó que, iniciándose en Grecia (23 de abril de 2010), llegará también a afectar sucesivamente a Irlanda (21 de noviembre de 2010) y a Portugal (6 de abril de 2011). En el caso de España, aunque nunca haya solicitado ni oficial ni públicamente ese rescate, por el peso y el valor de su economía, la Unión Europea y el BCE tomaron una serie de medidas destinadas a tratar de parar el constante deterioro de su situación económica para evitar una crisis irreversible en los mercados financieros de efectos incontrolables, y que hubiera afectado muy gravemente tanto al euro como a la propia estructura de la Unión Europea.

Lux Atenea 4 - 5

Estamos ante la primera gran crisis económica del siglo XXI, y de alcance mundial debido a la globalización y a la creciente interdependencia comercial. Pero no duden un segundo que no será la última de esta centuria porque el propio sistema capitalista siempre ha funcionado con estos ciclos de expansión y contracción, saliendo fortalecido después de cada crisis superada a través de políticas destinadas al incremento del fortalecimiento de los grupos financieros e industriales. Además, leyendo y analizando con sumo detalle la información contenida en las más de quinientas páginas del libro “Los Alquimistas”, uno comprueba con total claridad y contundencia cómo el poder económico de la Reserva Federal es indiscutible en el mundo actual, sobre todo debido a la dependencia que tiene el sistema bancario mundial respecto a las políticas que viene aplicando la Reserva Federal desde la primera mitad del siglo XX hasta nuestros días. Una perspectiva que se presentará absolutamente nítida al lector que adquiera esta impresionante obra. También comprobarán la veracidad de que ninguna economía nacional por sí sola, aunque sea la todopoderosa economía estadounidense, es capaz de superar una gran crisis global ignorando al resto de naciones o de áreas económicas continentales que existen actualmente en el mundo. De ahí la importancia del conocimiento profundo que ofrece este libro sobre cómo estos tres banqueros centrales llegaron a sincronizar sus políticas para controlar y estabilizar los efectos económicos y financieros provocados por esta grave crisis (de la cual no hemos salido todavía), convirtiéndose este hecho en uno de los mayores alicientes para la atenta lectura de esta obra ya que por primera vez en la historia estos tres poderosos bancos centrales actuaban al unísono.

Lux Atenea 4 - 3

En el fondo, los hilos que han tenido que mover en su momento, y las políticas que han tenido que aplicar desde entonces, nos terminan indicando cada uno de los engranajes económicos y financieros que se mueven en la nueva economía, y cuáles son las medidas y los mecanismos que permiten resolver un problema de esta magnitud cuando el dinero deja de fluir en la nueva economía, afectando gravemente al mundo de los negocios y a la financiación de los Estados. Los Bancos Centrales, junto a los grandes fondos de inversión, están configurando la nueva economía cuyos pilares son la globalización del comercio a través del transporte de mercancías desde cualquier continente a cualquier otro lugar del planeta, la interconexión mundial que ofrecen las telecomunicaciones prácticamente en tiempo real, y la potenciación y diversificación creciente de los productos financieros de alta rentabilidad en un corto espacio de tiempo unidos al mundo de los valores en Bolsa y a los mercados de materias primas. Son cada uno de estos pilares los que definen y dan solidez a la economía de la sociedad posmoderna, que curiosamente depende completamente de los avances científicos y tecnológicos para su constante crecimiento, transformación, optimización, y desarrollo.

Lux Atenea 4 - 4

Una vez terminada la lectura y análisis de esta obra, como conclusión final, no tengo ninguna duda que cada gran crisis siempre ha provocado una sincronización cada vez mayor entre las principales áreas económicas del mundo y, en el caso de la Unión Europea y de los Estados Unidos de América con la crisis actual, la definición del futuro mercado que va a funcionar prácticamente al unísono en ambas orillas del Atlántico (solamente hace falta ver la aproximación entre el dólar y el euro en su cambio) quedará listo para empezar a convertirse en el verdadero motor de la economía post-crisis en Occidente. A partir de aquí, solamente quedará pendiente la sincronización con el área económica asiática para empezar a sentar las bases de un futuro sistema económico mundial que dé solidez al consiguiente gobierno de alcance global. La Humanidad ya se está enfrentando actualmente a la mayor destrucción de ecosistemas y de recursos en el planeta que haya conocido nunca nuestra especie en toda su historia, y de cara a las próximas décadas, con una población en constante aumento, solamente con el establecimiento y con la consolidación de un gobierno global será la Humanidad capaz de definir una política económica mundial donde se apliquen un ordenamiento, unas directrices, y unas mismas normas para todos, afrontando conjuntamente la superación de este gran reto que permita asegurar la supervivencia de nuestra civilización en este planeta. Parece una quimera económica muy lejana pero, tomando como ejemplo a Europa, quién iba a decir que después de la Segunda Guerra Mundial y de los conflictos que han existido entre las principales naciones europeas durante siglos, a principios de este siglo XXI la mayor parte del territorio europeo iba a estar unido en una alianza política y económica donde esas mismas naciones se reunirían y acordarían establecer planes económicos y políticos que permitieran a Europa salir de esta crisis. Lo que hace décadas era una quimera, ahora lo vemos como una realidad cotidiana.

Lux Atenea 4 - 2

Lo mismo sucedería si habláramos hace cincuenta años de una moneda común europea (el euro), de un sistema de gobierno (el Parlamento Europeo), de la creación de un Banco Central Europeo que estuviera por encima de los poderosos Bancos Centrales nacionales (el BCE)… Si este enfoque económico y político lo ampliamos aún más, proyectando esta misma dinámica hacia el futuro, el planeta Tierra cada vez se va acercando más y más a una aldea mundial. Con el tiempo, en la sociedad posmoderna las fronteras van a ir desdibujándose (o desapareciendo) progresivamente entre las naciones más avanzadas del mundo. Con la posmodernidad, la libertad de movimientos de los ciudadanos en todo el mundo se ha convertido en la mayor que se haya conocido nunca en nuestra historia. Con la globalización, el mundo financiero y de los negocios está transformando inexorablemente el comercio basado en áreas continentales de producción hacia una futura economía mundial, sobre todo a nivel de las grandes multinacionales y corporaciones que se van a convertir en las piezas fundamentales del motor económico futuro. Y con el acceso a las redes de telecomunicaciones por parte de los mercados financieros, de las empresas, y de los ciudadanos, en el mundo está naciendo una nueva red económica, un nuevo tejido comercial, y una nueva sociedad apoyada en una base cultural común cada vez más globalizada. Nuestra civilización ha de seguir avanzando, y el progreso es la mayor garantía para nuestro futuro y para nuestra supervivencia. En el año 2007, ante el inicio de esta crisis, estos tres banqueros olvidaron sus diferencias y sus propios intereses, y dieron un paso al frente de forma coordinada por primera vez en nuestra historia económica, y en la obra “Los Alquimistas”, su autor Neil Irwin nos ha descrito de forma detallada este hito histórico nunca antes mostrado con tanta precisión informativa a través de datos y fechas. “Los Alquimistas”, una obra destinada a convertirse en libro de referencia para las generaciones futuras y para los expertos interesados en el estudio económico de esta crisis que aún estamos sufriendo actualmente. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

LOS ALQUIMISTAS TRES BANQUEROS CENTRALES Y UN MUNDO EN LLAMAS

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.