THE CURE “WISH”. (Reseña / Review #67)

Reseña actualizada. Publicada en Lux Atenea el 21 de mayo del año 2012 conmemorando el 20º aniversario de la publicación del álbum “WISH” (1992) del grupo musical británico THE CURE.

Desde el año 1999 difundiendo la Cultura Musical Non-Mainstream más selecta (ethereal, experimental, ambient, neofolk, dark-ambient, noise, electroacústica, industrial, electro-dark…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 – 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA (desde 2006 hasta la actualidad).

THE CURE - WISH

Publicado por: FICTION RECORDS, (FIXCD 20), 1992
Edición comentada: CD Picture con libreto de 12 páginas (edición comprada)
Tracklist: 1- Open // 2- High // 3- Apart // 4- From The Edge Of The Deep Green Sea // 5- Wendy Time // 6- Doing The Unstuck // 7- Friday I´m In Love // 8- Trust // 9- A Letter To Elise // 10- Cut // 11- To Wish Impossible Things // 12- End

 

A nivel internacional y comercial, el álbum “Wish” de The Cure fue todo un éxito (nº1 en el Reino Unido, nº2 en Estados Unidos de América…) pero, a nivel de sus fans más identificados con su siniestra belleza musical, “Wish” es un álbum que, desde el momento de su aparición, creó una corriente de opinión muy controvertida debido a la luz, a la alegría y a la felicidad aparente que irradiaban algunas de las composiciones incluidas en este nuevo trabajo (“Friday I´m In Love”, “Doing The Unstuck”…). Se rompía totalmente con la dinámica musical y melódica de sonidos siniestros en letras oscuras y decadentes con los cuales, hasta ese momento, el grupo musical británico The Cure venía componiendo los temas de cada nuevo álbum. Por supuesto, a lo largo de esa carrera artística hubo algunas excepciones musicales compuestas bajo esa clara influencia comercial pop como, por ejemplo, en temas como “Hot!Hot!Hot!”, “The Blood”… En “Wish”, pese a estos giros conceptuales radicales alejados totalmente de su esencia musical gótica y siniestra, el álbum tiene un grandísimo nivel de calidad musical tan destacado como para ser seleccionado en esta página cultural personal. En Lux Atenea, es todo un honor el poder celebrar este vigésimo aniversario tan especial analizando y disfrutando este insigne álbum dentro de la impresionante carrera musical de The Cure.

 

En esta época, el grupo musical The Cure estaba formado por Robert Smith (voz, guitarra, bajo y teclados), Simon Gallup (bajo y teclados), Porl Thompson (guitarra), Boris Williams (batería y percusión) y Perry Bamonte (guitarra, bajo y teclados), habiendo contado con la colaboración profesional de Kate Wilkinson (viola) para la canción “To Wish Impossible Things” incluida en este álbum. El grupo The Cure, que en este nuevo trabajo pasaron a llamarse simplemente Cure, también nos sorprendió creando el impactante, surrealista, y emotivo diseño artístico con el que engalanaron este precioso álbum, quedando las palabras del genio del Romanticismo P. B. Shelley como cierre cultural perfecto para esta obra musical. Un acierto en cuanto a la imagen innovadora que todo grupo musical con ansias de renovarse debe enviar siempre a su público, pero sin que en ningún momento ese cambio radical suponga una pérdida de su esencia artística y creativa. Un camino conceptual complejo y lleno de dificultades debido al riesgo que ello siempre supone, y que, en caso del álbum “Wish”, le supuso a esta banda británica muchos más triunfos y éxitos que sinsabores o críticas negativas, salvo en el caso de los listos y de los críticos de turno que no ven más allá de su retrógrado inmovilismo anclado en el pasado. Que el álbum “Wish” es un trabajo musical con contrastes y claroscuros musicales… indiscutiblemente sí. Que The Cure se siente cómodo moviéndose entre dos extremos musicales tan distintos como el pop y el gótico más siniestro… sin duda alguna sí. Pero también creo que es una genialidad que, en un mismo álbum, emocionalmente puedas pasar de una atmósfera marcada por un día radiante y luminoso a otro completamente gris y tormentoso, pese a que, hasta entonces, hablar de un álbum de The Cure era hablar de canciones que se mayormente se presentaban como sentimentales páramos yermos en un mundo desolado, mientras contemplamos las cruces situadas donde yacen nuestros sentimientos que creíamos eternos.

 

Iniciamos la audición de este álbum con la espectacular entrada sonora del tema “Open”. Inconfundible identificación sonora grabada ya en mi inconsciente como garantía absoluta de la esencia y de la contundencia musical Cure, y como reflejo de la insatisfacción material, de la desubicación personal, del vacío espiritual, y de las ansias de liberación del alma enérgica deseosa de expandir su voluntad. En definitiva, el excelso tema “Open” tiene esa aureola individualista fundamental para transmitir su profundo mensaje a quienes tomamos lo gótico como perspectiva existencial en este extraño y contradictorio mundo. A continuación, con la canción “High” expandiéndose en el ambiente, serán los iridiscentes reflejos de lo celestial ante la visión del ideal hecho realidad ante nuestros ojos, lo que nos llevará a disfrutar intensamente esta mítica composición. ¡¡¡“High”, romanticismo gótico en clave Cure!!! Pero, retornando a las más siniestras oscuridades, el tema “Apart” cubrirá el horizonte con sus negros nubarrones hasta hacer que la luz sea sólo un recuerdo del pasado mientras vamos hundiéndonos más y más en el torbellino de la desesperanza. Si alguien duda de la esencia gótica y decadente de The Cure en este álbum, le invito a escuchar la canción “Apart” para salir de dudas. A continuación, los recuerdos del concierto de The Cure en esta gira aparecen en mente en cuanto el excelso tema “From The Edge Of The Deep Green Sea” empieza a poseerme con su poderosa y contundente energía oscura. Como analista musical, considero a la extraordinaria canción “From The Edge Of The Deep Green Sea” como una de las diez mejores canciones jamás compuestas por The Cure. Una colosal demostración de rock gótico teñido con el intenso y obscuro color del desasosiego, y con esa inevitable decadencia barroca donde lo material y lo carnal que se desvelan ante nosotros en su ineludible perennidad. ¡¡¡“From The Edge Of The Deep Green Sea”, espectacular!!!

 

La visión y el análisis del mundo desde una perspectiva exterior serán el fundamento conceptual del tema “Wendy Time”, haciendo de estas guitarras recreen instrumentalmente esta virtualización sonora perfectamente identificable con la avalancha de pensamientos que sufre quien lo está observando todo. Posteriormente, en un giro existencial de 180 grados aparecerá la canción “Doing The Unstuck” que, sin perder el sello sonoro clásico de The Cure, romperá la ambientación oscura en la que estábamos sumergidos hasta ahora, siendo el tema “Friday I´m In Love”, una mayor profundización en ese espíritu alegre y colorista. Pero The Cure es The Cure, y el decaimiento y la soledad volverán a recuperar su protagonismo lírico en “Trust”, una preciosa composición cuya letra y melodía han quedado íntimamente identificadas con la esencia de este álbum en la memoria de sus más fieles seguidores. Ver y sentir a Robert Smith cantando el tema “Trust” en directo es algo muy especial, único, profundamente gótico, y espiritualmente obscuro. Una experiencia musical irrepetible y por la que merece la pena pagar la entrada al concierto, cueste lo que cueste. A continuación, la fuerza melódica del grupo The Cure vuelve a presentarse en la canción “A Letter To Elise” con su trasfondo instrumental más engalanado, siendo la antesala perfecta para ser luego dominados por la contundencia del tema “Cut”, otra de las joyas musicales incluidas en este maravilloso álbum. Si en algún momento los melómanos lectores de Lux Atenea afines al sentimiento gótico se encuentran desanimados y decaídos debido a los sinsabores que nos ofrece esta vida, mi consejo es que escuchen el tema “Cut” y verán resurgir esa energía interna donde parecía que ya no había más que vacío. Así de poderosa se desatará la fuerza existencial que transmite este tema tan contundente y brutal. Seguidamente, la reflexión y el presente emocionalmente anclado al pasado serán los que vuelvan a renacer en cuanto los primeros compases de la preciosa canción “To Wish Impossible Things” inviten a nuestra alma a abandonarse a la última danza, esa danza en honor a su amor ideal irremediablemente perdido. Si a la siniestra belleza musical de The Cure hubiera que ponerle un título o un tema como banda sonora, éste sería “To Wish Impossible Things”. Como clausura de auténtico lujo, será el contundente tema “End” el encargado de poner el punto y final musical a este potente e irresistible álbum no siempre valorado por la crítica en su justa medida.

 

the cure wish tour 1992 ticket

Hace dos décadas, tuve el placer de asistir al concierto ofrecido por The Cure dentro de su gira “Wish Tour ´92” y, de todos los conciertos a los que he asistido en el antiguo Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, ninguno sonó como en este concierto. Quienes hemos vivido muchos conciertos en este pabellón deportivo, conocemos la malísima acústica que este recinto tenía a la hora de celebrar conciertos en su interior. Pero, en este concierto de The Cure, con el estudio previo realizado por sus técnicos de sonido y tras la excelente colocación de los altavoces en un ordenamiento y disposición increíble, finalmente lograron crear una calidad de sonido ambiental que impresionaba o, al menos, desde el lugar donde estuve viendo el concierto así de potente y nítido se escuchó. Magia musical en vivo ofrecida por The Cure, y donde sus míticos temas flotaron en el aire en este recinto decorado con un espectacular despliegue visual a través de imágenes y proyecciones que nos dejó profundamente impresionados. Entre todos los conciertos de The Cure a los que he asistido, éste ha sido el mejor con diferencia por esta espectacular atmósfera audiovisual creada donde el color, el movimiento, las luces, y los diseños ideados por este grupo para embellecer el álbum “Wish”, finalmente convirtieron este espectáculo en un evento musical inolvidable. Como comenté al inicio de esta reseña, con el álbum “Wish” surgió una época de fuertes e intensos contrastes artísticos en The Cure, y esa fuerza musical y creativa a mí me gustó, me hechizó, y me hizo disfrutar de inolvidables momentos por su contundencia musical y por su sensibilidad emocional. De por sí, en mis obscuras sesiones musicales, he incluído algunos de los temas más siniestros de este álbum precisamente por su potente contundencia sonora. Un factor imprescindible en toda sesión gótica que tenga intención de fascinar al público asistente, y que así han podido vivir y sentir en mis sesiones musicales ofrecidas en los clubs góticos donde han tenido la cortesía de invitarme como DJ. “Wish”, el tributo a otra genialidad musical de este mítico grupo llamado The Cure. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

 

Félix V. Díaz

Reseña Cultural nº: 67 // Reseña Musical nº: 26

En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s