“CULT – ICONOS DE UNA GENERACIÓN-”. (Reseña / Review #107)

Reseña actualizada. Publicada el 25 de marzo del año 2009 en Lux Atenea.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 – 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA (desde 2006 hasta la actualidad).

CULT - ICONOS DE UNA GENERACIÓN

Publicado por: EDIMAT LIBROS, S.A.
ISBN: 84-9794-079-5
Edición: 2008 (EDICIÓN COMPRADA)

 

Cuando en Occidente, la sociedad moderna (industrial) pasó a sustituir a la sociedad tradicional (agraria), el acceso a múltiples y variados artículos fue extendiéndose poco a poco a amplias capas de la población. La sociedad tradicional (agraria), con su estructura basada en tres grandes grupos sociales (aristocracia, burguesía y pueblo) limitaba el acceso a la mayor parte de los bienes de consumo a una gran mayoría de la población, quedando esa capacidad de compra en manos de la aristocracia y de la burguesía, principalmente. Con la llegada de la sociedad industrial, el cambio sustancial en el poder adquisitivo de estas capas sociales se vio considerablemente alterado. La aristocracia empieza a comprobar como se limita su acceso casi ilimitado a estos bienes y artículos debido a la merma de su poder adquisitivo provocada por su escasa capacidad de creación de riqueza. En cambio, la burguesía ve ampliado su peso económico dentro de la sociedad moderna al convertirse en la nueva élite politico-financiera, y convierte la producción de bienes de consumo destinados a la ciudadanía en un filón de riqueza a explotar, e imposible de rechazar. Según la ciudadanía va aumentando su poder adquisitivo, va adquiriendo más y más productos hasta llegar a la sociedad de consumo tal y como la conocemos en la actualidad. Al igual que en la sociedad agraria, la posesión de un título nobiliario (aristocracia) o de unos artículos de lujo (burguesía y aristocracia) otorgaban cierto estatus social a quienes lo poseían, en la sociedad industrial, y la consiguiente sociedad de consumo, la posesión de ciertos artículos se convierten en el símbolo del éxito social o del buen gusto a la hora de adquirirlos. De esta manera, al unir funcionalidad y estatus en un artículo, el diseño hace acto de presencia en el mercado como imagen perfecta de ese nuevo y deseado estatus social, o como seña de identidad de ese buen gusto. Ese diseño específico y su estatus social se convertirán en las dos columnas principales sobre las cuales se sostendrán un nuevo tipo de empresas fabricantes de bienes de consumo, conocidas popularmente con el nombre de “marcas”. A partir de ese momento, cada época tomará como referencia la posesión de una serie de artículos “de marca” determinados como fiel reflejo de ese ciudadano situado en un nivel superior a los demás, o identificado a nivel externo con la época en la que vive.

 

En la sociedad moderna, aunque el mercado observa y analiza cómo la presencia de productos de consumo se va incrementando con variados y diversos artículos de mil y una formas, diseños y características, será la propia sociedad la que dictaminará qué empresas son consideradas como “marcas”, o sea, qué empresas son las que concederán ese estatus al consumidor (y no voy a entrar a hablar en esta reseña sobre la manipulación comercial de la ciudadanía por parte de las empresas a través del marketing, ya que prefiero abordarlo en otros ensayos que tengo pendientes de reseñar en Lux Atenea). Basándonos en el criterio de selección mostrado por la ciudadanía, podemos clasificar los artículos de consumo en tres grandes grupos muy bien definidos: artículos de consumo que no son considerados como “de marca”, artículos “de marca” con cierta facilidad de acceso para la mayoría, y artículos de lujo (e inevitablemente , “de marca”) de acceso limitado a una minoría social de alto poder adquisitivo. Principalmente, sobre ese segundo grupo de artículos de consumo trata este libro. En esta extraordinaria obra, cada artículo de marca es comentado, explicando muy resumidamente cómo ese artículo de consumo ha llegado a ser considerado un icono para una generación, o generaciones. Para facilitar su localización precisa en el interior del libro en relación con el sector en el que fueron fabricados, se ha dividido estos artículos de marca en los siguientes apartados:

 

– Moda y Accesorios (por ejemplo: reloj Swatch, Pantalón vaquero Levi´s 501, zapatillas de deporte Nike, chaqueta de nailon Alpha,…)
– Mundo del Motor (por ejemplo: Fiat 500, Vespa, Renault Espace, Harley-Davidson, Porche 911, Cadillac,…)
– Objetos (por ejemplo: encendedor Zippo, Post-it, Sony Walkman, Sony Playstation, Apple iPod,…)
– Diseño (por ejemplo: Tupperware, Melitta, Verner Panton Chair, Eero Aarnio Ball Chair, Zenotta Blow Chair,…)
– Alimentos y Bebidas (por ejemplo: Jack Daniel´s, Häagen-Dazs, Toblerone, Mars, Coca-Cola, Nutella, Red Bull,…)
– Entretenimiento (por ejemplo: Monopoly, Tamagotchi, Cubo de Rubik, Barbie,…)
– Cosméticos (por ejemplo: Crème de la Mer, Revlon Lipstick, Chanel Rouge Noir, Yves Saint Laurent Opium,…)

 

“CULT –iconos de una generación-” es una de las obras más espectaculares que haya leído nunca sobre este interesante tema a la hora de abordarlo y analizarlo. Su presentación es de auténtilo lujo, ya que se ha impreso en gran formato, tiene un diseño de portada que impacta (como no podía ser menos en una edición con este atrayente contenido), y con una excelente calidad en el papel utilizado que ensalza aun más las innumerables imágenes incluidas en esta obra. En resumidas cuentas, estamos hablando de una indiscutible joya de biblioteca que fascinará a los bibliófilos lectores de Lux Atenea, ya sean profesionales del sector o personas interesadas en informarse sobre el origen de los más diversos artículos presentados por conocidas marcas al consumidor, convirtiendo a este libro en una obra de consulta insustituible. “CULT -iconos de una generación-”, el culto al consumo convertido en una hipnótica fábrica de sueños, deseos, e ilusiones. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

 

Félix V. Díaz
Reseña Cultural nº: 107 // Reseña Literaria nº: 35

En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s