Reseñas musicales en LUX ATENEA: muchos promocionales, extraordinaria calidad artística, y poco tiempo para escribir.

Es de noche, y estoy escuchando la mítica canción “In The Night” de Bauhaus mientras comienzo a escribir este comentario. Desde hace décadas, éstos han sido siempre los mejores momentos que he podido encontrar para poder escribir porque en la noche encuentro mi momento más creativo del día. Por este motivo, me siento tan identificado con la imagen del famoso meme donde la ventana iluminada de un edificio en mitad de la noche es señalada como la vivienda de un artista. Yo no soy un artista, soy un analista cultural, pero me identifico completamente con esa pasión por la noche como momento creativo vivido en soledad donde uno expresa y define su entrega cultural. Además, gracias a este genial invento que son los auriculares, en la noche uno puede disfrutar la música sin molestar a nadie y pudiendo escucharla a su volumen ideal porque, desde mi punto de vista, cada estilo musical, cada canción, cada composición musical tiene su volumen para poder ser disfrutado en su plenitud. De otro modo, sin auriculares, uno tendría que esperar al periodo de tiempo diurno para poder escuchar esos mismos temas. Sin duda alguna, la noche y los auriculares forman una combinación perfecta.

 

Retornando a Lux Atenea y al eje principal de este comentario, llevo sin publicar una nueva reseña musical desde el día 13 de agosto. Durante este tiempo, el número de promocionales que he recibido es impresionante, y lo que me ha llevado a escribir este comentario es la extraordinaria calidad musical creada por estos artistas y grupos musicales en sus nuevos álbumes. Que haya descansado durante estas dos semanas no significa que haya desconectado culturalmente, sino todo lo contrario. En estas dos semanas, la literatura y la música han estado presentes en mi vida porque sin ellas, qué sentido tiene la existencia en este mundo a nivel personal. En esta vida, uno se desarrolla en varios planos, ya sea a nivel profesional, familiar, sentimental, a través de la amistad, pero, a nivel interior y personal, la Cultura es lo que a mí me mueve, lo que me conmueve, lo que me transforma, lo que me hace evolucionar. La Razón y la Espiritualidad también tienen un gran peso en la perspectiva existencial pero, a nivel cultural, uno es pasional, decimonónicamente pasional, y la música y la literatura son el pan y sal con los cuales alimento mi alma y mi mente respectivamente. En estas dos semanas donde la reflexión integra, consolida y transforma mi ser, en vista a la grandiosa calidad de estos promocionales musicales recibidos, esas mismas reflexiones me han llevado a un profundo dilema como analista cultural que publico reseñas en mi propio blog. Con tal cantidad de promocionales y de tan extraordinaria calidad, ¿puedo seguir escribiendo reseñas musicales tan extensas como vengo haciendo en la etapa informativa más reciente de Lux Atenea? Obviamente, no, porque no hay tiempo disponible para ello. He de reconocer que escribir una reseña, ya sea sobre una obra artística musical, literaria, cinematográfica, o englobada dentro del atrayente universo del cómic, es para mí un auténtico placer. Haciendo foco sobre las reseñas musicales, desde hace bastante tiempo estoy escribiendo reseñas extensas porque así surgen, y, aunque a veces trato de que sean un poco más breves para facilitar su lectura, al final, siempre acabo por volver a las reseñas musicales extensas de varios párrafos porque escribo desde la pasión, desde mi pasión por la obra analizada y disfrutada. Pero, en vista al creciente número de promocionales musicales recibidos, y debido a su gran calidad artística, creo que voy a retornar a la publicación de reseñas musicales más breves porque quiero que las magníficas obras creadas por estos grupos musicales y artistas tengan difusión a través de Lux Atenea. Quiero que los cultos lectores de Lux Atenea los conozcan, y que, tras adquirir estos magníficos álbumes en su edición original, puedan disfrutarlos detallada e intensamente. Esta labor de análisis, de escritura y publicación de la reseña sobre la obra artística que me ha apasionado, solamente podré realizarla en todos estos promocionales si escribo reseñas más breves porque mi tiempo es limitado.

 

Creo que los cultos lectores de Lux Atenea entenderán mi postura al respecto, y creo que comprenderán el peso lógico y racional de estas razones que me llevan a la publicación de reseñas musicales más breves. Comprobarán que algunas de las reseñas musicales que publicaré en los próximos días siguen siendo extensas, pero esas reseñas fueron escritas antes de haber tomado esta decisión. Con el paso del tiempo, las reseñas musicales breves pasarán a ser mayoría en esta nueva etapa de Lux Atenea, eso sí, las reseñas literarias y cinematográficas no se verán afectadas porque por su frecuencia de publicación están más distanciadas en el tiempo, y también esto tiene lógica y sentido. No es lo mismo escribir la reseña de un libro, de un cómic, o de una película, si lo comparamos con la escritura de la reseña de un álbum musical porque la música es mucho más directa, más concentrada en el tiempo, y más intensamente emocional. Tras una experiencia personal de publicación de reseñas de dos décadas, considero que un analista cultural no puede tardar el mismo tiempo en escribir la reseña sobre un álbum musical que sobre un cómic, tardando mucho más tiempo aún si la reseña es sobre una película, y muchísimo más tiempo si la reseña que escribe es sobre un libro. Indudablemente, la reseña literaria lleva mucho más tiempo terminarla si la obra es analizada en profundidad y, en Lux Atenea, así viene siendo desde siempre. Eso sí, si una persona publica la reseña de un libro leyendo sus primeras páginas, leyendo algunos de sus capítulos, leyendo la sinopsis oficial del libro, claro que puede publicar la reseña de un libro en muy poco tiempo pero, ¿ese libro realmente ha sido leído y analizado en profundidad? Sencillamente, no, y es un engaño para sus lectores.

 

Como en todo en esta vida, también existen excepciones que confirman la regla, y se pueden publicar reseñas literarias breves sobre diccionarios o guías de consulta debido a su formato, ya que en estos casos lo que prima es la información dada al lector para que conozca la existencia de estas obras tan útiles y prácticas. Incluso algunas novelas también pueden ser analizadas a través de reseñas breves, pero, por lo general, un libro no puede ser reseñado en el mismo tiempo que un cómic, que una obra cinematográfica, o que un álbum musical porque no es lo mismo leer, que leer con imágenes, como no es lo mismo visualizar y escuchar, que escuchar solamente. Los periodos de tiempo de análisis son distintos para un mismo volumen de información y, por lo tanto, los tiempos dedicados a su análisis tienen que variar completamente. Cuanto más cercano a la racionalidad se encuentra, más lento es, y cuanto más simbólico, metafórico y auditivo sea, más rápido es de asimilar y de disfrutar apasionadamente. Y si hacemos foco en el universo literario, no se tarda el mismo tiempo en escribir la reseña sobre una novela, que sobre un ensayo de temática histórica, que sobre un Tratado Esotérico o Místico, porque los tiempos de lectura y análisis varían considerablemente. Además, dejando a un lado su temática, lo mismo sucede si tenemos en cuenta el número de páginas de cada obra literaria analizada y reseñada, porque no es lo mismo escribir cuatro reseñas sobre cuatro libros de 200 páginas que la reseña de un libro de 800 páginas, ya que para un mismo número de lectores de la página web, por lo general y salvo excepciones puntuales, siempre será mayor el total de lecturas recibidas en las cuatro reseñas publicadas sobre libros de 200 páginas que en la reseña del libro de 800 páginas, aunque ésta lleve mucho más trabajo y tenga mucho más mérito si la reseña es muy buena. En este sentido, personalmente siempre escribo reseñas sobre aquellas obras artísticas que me apasionan porque esta pasión por la Cultura Non-Mainstream es lo que fundamenta y da sentido a Lux Atenea como blog personal. La calidad artística es lo que me inspira para escribir una reseña literaria y si, por ejemplo, tengo que escribir la reseña de un libro que por sus características y contenido me va a llevar bastante tiempo escribirla, pues es lo que hay porque me apetece escribir esa reseña. Es una de las ventajas que tiene ser director y analista en mi propio blog, y sin estar condicionado por otros factores externos que influyen totalmente a las publicaciones de otras páginas web o blogs. Además, en cuanto a promocionales, no recibo el mismo número de libros que de álbumes musicales, de ahí que haya tenido que tomar la decisión anteriormente mencionada sobre las próximas reseñas musicales. En definitiva, Lux Atenea es selección cultural, Lux Atenea es desvelo informativo sobre obras pertenecientes a la Cultura Non-Mainstream en su más amplia mayoría y, por este motivo, a los cultos lectores de Lux Atenea les digo de todo corazón… ¡¡¡disfrútenlo!!!

 

Félix V. Díaz
LUX ATENEA ( CULTURA NON-MAINSTREAM )

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s