MARCO AURELIO “MEDITACIONES” (1ª Semana sobre 7 Delicatessen Literarias) (Reseña / Review #879).

Lux Atenea no tiene anuncios comerciales. Tus donaciones son muy importantes, ¡Gracias por tu apoyo!

PAYPAL: Donaciones para Lux Atenea: https://www.paypal.me/luxateneablog

.

Reseña actualizada. Publicada el 28 de enero del año 2008 en Lux Atenea.
BIBLIOTECA LUX ATENEA – PASIÓN CULTURAL POR LOS LIBROS PUBLICADOS EN PAPEL

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 – 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA (desde 2006 hasta la actualidad).

MARCO AURELIO - MEDITACIONES

Publicado por: EDITORIAL GREDOS, S.A.
ISBN: 84-249-2574-2
Edición: 2001 (EDICIÓN COMPRADA)

.

Qué difícil es encontrar en una persona que se ha elevado hasta la cúspide del poder, la virtud del rechazo a los encantos de la fama. Evitar los seductores besos de la vanidad estando allí arriba asentado sin limitación ni medida y con la gracia del éxito alcanzado, es tarea ardua. Pero, para Marco Aurelio, aguerrido emperador romano, la verdadera guerra y la auténtica lucha que tuvo que pasar en la vida no se libraba en campos de batalla, sino en su interior; y ni siquiera dentro de los límites de su imperio, sino en la infinitud de su mente. Fruto de ese combate entre el poder y la filosofía, normalmente opuestos en la praxis, fue la creación de obra, “Meditaciones”, magna a la hora de mostrar la auténtica realidad humana. Los bibliófilos lectores de Lux Atenea han de ser conscientes que el emperador Marco Aurelio fue un ser privilegiado en su época al estar situado en la cima del poder romano, y muy por encima de la propia dinámica social de la época. Pero ese factor clave para conseguir el rápido engorde del Ego en cualquier ser humano, puede quedar anulado en su influjo dentro del individuo cuando da mayor importancia en su vida a la reflexión y a la asimilación sincera de la experiencia. De esta manera, para Marco Aurelio, la vida del individuo, la cambiante sociedad, la longeva cultura humana, los imperios, las civilizaciones, los reyes, los artistas, los filósofos… aunque queden remarcados en la Historia, no son más que un corto sueño de un simple pestañeo que nos da el tiempo en el Universo. Los años, los siglos, en comparación, no son más que centésimas de segundo en el reloj que marca el Tiempo Universal, y pese a que estemos completamente convencidos de la inexorable y eterna marca que deja un acto o un suceso protagonizado por el ser humano sobre la faz de la Tierra, ese mismo Tiempo Universal se encarga de convertir en olvido aquello que parecía crucial e intemporal.

.

Reflexión. Meditación. Ética. Sí, ética, la inseparable ética a la que se aferra como punto sobre el cual poder armonizar las embravecidas corrientes y tensiones interiores originadas al iniciar el camino de la meditación como fuente de Saber y Conocimiento. Para Marco Aurelio, la meditación no es otra cosa que el camino que nos conduce al perfeccionamiento. Un sendero que nadie puede ni podrá recorrer por nosotros. Tras la meditación aparecerá la transformación, una transformación interna tanto para lo bueno como para lo malo, como fase necesaria para la construcción de la propia vida porque nuestro destino no está escrito, sino que es el fruto de las consecuencias de nuestras propias acciones en la vida en la que estamos inmersos. Una libertad de elección en el individuo que se convierte en el drama de la vida humana desde el nacimiento. Por este motivo, Marco Aurelio otorga el máximo valor a la responsabilidad del individuo a la hora de dar sentido a sus actos y pensamientos, y toma como ideal, la búsqueda de esa ataraxia estoica (Estoa: actuar conforme a la propia naturaleza, en el absoluto convencimiento de su virtud). Una moral que nos pone directamente al encuentro de esa felicidad sin forma, tan cambiante, tan indefinible, pero que tanto anhelamos conseguir.

.

Marco Aurelio no es un filósofo, ni un idealista. Marco Aurelio es una persona espiritualmente pragmática que resalta la vacuidad del acto hecho por el ser humano, protagonizado por el individuo, recordado por la Humanidad. Marco Aurelio no pone en tela de juicio ni lo científico ni lo espiritual, pero lo que tiene muy claro es su firmeza a la hora de decir que cada ser es único e irrepetible. De ahí la verdadera trascendencia de la vida, pero no a nivel del colectivo, sino a nivel individual y universal. Somos uno dentro de otro gran Uno Universal, formando parte de él como unidad, no como unidad de conjunto dentro de otra unidad mayor. Considera incluso un gran error valorar los humanos como única excepción dentro de la grandeza universal. Para alcanzar ese estado de consciencia, Marco Aurelio aparta de su interior el significado de la palabra “esperanza” por ser una de las mayores cargas con la cual el individuo ha de lastrarse si da muestras de fe en la realidad de su mensaje. La esperanza es una sirena que lleva al hombre a embarrancar en el arrecife de sus ilusiones. Una esperanza que siembra su vida de irrealidad, llevando al individuo a adentrarse en el interior de sus fantasías más desbocadas y alocadas. Y es que no hay nada peor que una esperanza convertida en realidad, ya que, con ese acto, la propia esperanza queda convertida en un puro dogma, inmóvil pero latente. Ese dogma, bautizado con el agua de lo intemporal, convertirá la vida de su seguidor en un completo infierno, hipnotizado con la visión de un idílico espejismo al que casi cree alcanzar. En pro de llegar a ese paraíso tan al alcance de la mano, todo sacrificio, por duro y despiadado que este sea, será considerado como un simple y obligatorio pago para conseguir esas futuras mieles.

,

Marco Aurelio destila ciertos aires de misantropía al confesar su desconfianza absoluta en la capacidad del ser humano en conjunto, para hacer de este mundo un lugar mejor en donde poder desarrollarse y evolucionar tanto material como espiritualmente. Todo lo que el ser humano ha considerado como parte de su identidad individual y social, no es otra cosa que el circo de la mentira, del engaño, de la falsedad, de la fantasía, de la burla cruel… y de la decadencia espiritual. En la sociedad humana, lo frívolo y lo esperpéntico lleva reinando por los siglos de los siglos con indiscutible autoridad y poder, y nadie que no reverencie y alabe esas actitudes en público podrá ser admitido como parte de ese ente social. Así es nuestra realidad como especie con individuos y grupos de personas unidos formando sociedad, una sociedad que trata de dar sentido a cada uno de ellos. Sociedad. Individuo. Poder. Alma. Meditación. Acción. Ética. Moral. Vacuidad. Intrascendencia. Marco Aurelio se mueve en el difícil equilibrio entre lo racional y lo instintivo e intuitivo. Esa es su grandeza y su experiencia, y su libro “Meditaciones” sigue estando al orden del día pese a los siglos transcurridos, retando precisamente a ese olvido del que tanto nos habla en sus páginas. Marco Aurelio vivió sintiendo el Tiempo Universal como tiempo sentido en su interior y, dentro de ese tiempo, tanto la lectura y análisis de este libro como nuestras vidas, no son más que un fugaz instante. Pero, mientras dure este instante… ¡¡¡Disfrútenlo!!!

.

Félix V. Díaz
Reseña Cultural: 879 // Reseña Literaria: 68
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s