JEAN TEULÉ “LA TIENDA DE LOS SUICIDAS” (4ª Semana sobre Literatura Gótica, Siniestra y Crónica Negra) (Reseña / Review #1182).

Lux Atenea website has no commercial ads. Thanks for your donation, Thanks for your support!!! / Lux Atenea no tiene anuncios comerciales. ¡¡¡Gracias por tu donación, Gracias por tu apoyo!!!

PAYPAL: Donations to Lux Atenea / Donaciones para Lux Atenea : https://www.paypal.me/luxateneablog

.

Reseña actualizada. Publicada el 20 de enero del año 2009 en Lux Atenea.

BIBLIOTECA LUX ATENEA – PASIÓN CULTURAL POR LOS LIBROS PUBLICADOS EN PAPEL

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Tecnología, Empresa…) a través de la Revista Cultural ATIS&NYD (1999 – 2002), Shadow’s Garden Webzine, Ouroboros Webzine, y LUX ATENEA (desde 2006 hasta la actualidad).

JEAN TEULÉ - LA TIENDA DE LOS SUICIDAS

Publicado por: EDITORIAL BRUGUERA
ISBN: 84-02-42054-1
Edición: 2008 (EDICIÓN COMPRADA)

.

En nuestra sociedad, cuyas raíces se han hundido profundamente en los valores cristianos durante siglos, hablar del suicidio se ha convertido en algo tabú y en un tema de conversación políticamente incorrecto. Pero los aires de modernidad que están dando forma a esta nueva sociedad materialista, tremendamente pragmática y deshumanizada, están introduciendo poco a poco en la consciencia colectiva ese mensaje de aceptación del suicidio como una opción más del individuo dentro de su actitud frente a la vida. Socialmente hablando, en el pasado occidental, el suicidio era sinónimo de condenación del alma, de entrada directa al infierno. En cambio, en la actualidad, esa línea moral ha sido definitivamente rota a través de una serie de justificaciones racionalistas (y con cierto trasfondo científico) donde el suicidio se convierte en una elección estrictamente personal y sin connotación espiritual alguna, y mucho menos religiosa. En la sociedad moderna y laica, cuando un ciudadano se entera del suicidio de una persona, en su mente no tiene cabida ese mensaje religioso sobre la perdición de su alma, o sobre su condenación eterna, si no que, inmediatamente, trata de imaginarse qué ha podido sucederle y en qué circunstancias vivía esa persona para llevarla a tomar la decisión de acabar con su propia vida. Este cambio de mentalidad, con el tiempo (así opina el propio autor de la novela), como una fase mercantilista más dentro de la sociedad moderna en la que vivimos, provocará la aparición de unos establecimientos comerciales en los cuales las técnicas de suicidio más variadas puedan ser compradas sin problema alguno, y con la garantía absoluta de su letal efectividad. Este es el tema central y el trasfondo principal del mensaje que encontrará el bibliófilo lector de Lux Atenea en esta obra. Una de esas futuras tiendas del suicidio pertenece a la familia Tuvache, protagonistas de esta hilarante historia, y el genial artista multidisciplinar francés Jean Teulé ha sabido reflejar muy bien en estas páginas qué atmósferas y qué circunstancias rodearían a un negocio de esas características comerciales tan especiales, pero sin perder de vista en ningún momento ese humor negro que, en el libro “La Tienda de los Suicidas”, trasforma lo excepcional en algo estrambótico.

.

Una tienda donde las pinceladas siniestras son de obligada presencia, pero sin dominar y condicionarlo absolutamente todo. “La Tienda de los Suicidas” no es una novela gótica por sus características literarias, pero si tiene esa imagen oscura y macabra que realza aún más los contrastes. Mezclar humor y tragedia, desdichas y esperanzas, desilusión y risas, literariamente no es nada sencillo, pero Jean Teulé ha sabido orquestar muy bien esta historia que te sorprende al ser progresivamente armoniosa sin caer en el tópico, o en lo típico. Sus ideas sobre cómo dar un aire decadente a este negocio, a esta familia, a sus clientes, a los nombres de las personas y de algunos establecimientos, de las marcas comerciales que allí se venden… mientras se provoca la sonrisa en el lector, no es tarea fácil. Por ejemplo, cuando a los clientes no se les despide con un “hasta luego” o un “hasta pronto”, sino con un “adiós” porque no van a volver después realizar su compra; o cuando ante el fracaso en la vida que ha tenido el cliente que allí ha entrado, esta tienda le ofrece el éxito en su muerte. Como pueden comprobar, Jean Teulé se mueve con comodidad y seguridad en esa cuerda floja moral y éticamente provocativa. Su humor transformado en frases ácidas y corrosivas, conducirá al lector a devorar estas páginas una tras otra hasta llegar a un final de lo más sorprendente. Una genial clausura digna de esta trágica historia. Después de terminar de leer y analizar esta sorprendente obra, creo que sería una historia ideal para ser llevada a la gran pantalla de la mano de genios cinematográficos como Tim Burton. Un talentoso director de siniestros gustos estéticos que sabría reflejar en imágenes estos escenarios y estos personajes cuya dedicación al mundo de los objetos para el suicidio, lo han convertido en arte a lo largo de varias generaciones. Eso sí, de llevarse a cabo, esa película tendría la polémica servida en nuestra sociedad occidental. “La Tienda de los Suicidas”, el comercio del sueño eterno en el cual no falta ni el Beso de la Muerte, The Death Kiss. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

.

Félix V. Díaz
Reseña Cultural: 1182 // Reseña Literaria: 133
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s