“POESÍA DEL BARROCO FRANCÉS”, JORGE GIMENO (Reseña #1240).

Reseña Cultural: 1240 // Reseña Literaria: 150

Reseña actualizada. Publicada el 11 de noviembre del año 2009 en Lux Atenea.

Publicado por: EDITORIAL PRE-TEXTOS
ISBN: 84-8191-975-2
Edición: 2009 (EDICIÓN COMPRADA)

Pese a que la poesía barroca escrita en Francia no ha sido muy apreciada en su propio país, ya que los franceses no se llegan a identificar completamente con lo barroco al observarlo como una influencia cultural del sur y esencialmente mediterránea, la calidad y la variedad de estilos poéticos creados durante este periodo ofrecerá al bibliófilo lector de Lux Atenea una experiencia literaria de primer nivel. Con admirable seriedad y rigor, la magna obra “Poesía del Barroco Francés” viene vertebrada por esta extensa selección de poemas escritos entre los años 1570 y 1660. Ilustres poemas en los cuales se aprecia una importante influencia de la cultura griega clásica y de toda su mitología, resaltando la belleza de sus versos y la sinceridad absoluta mostrada por estos geniales poetas en sus obras. Durante el Barroco aparecerían las bases del mundo literario tal y como lo conocemos actualmente, y hasta tal punto llega a ser valorado el poder cultural de esta poesía por algunas influyentes personalidades que, incluso, será vista por Richelieu como parte de la política del país. Lejos de apreciaciones interesadas, el Barroco es, sobre todo, la poesía del individualismo. Un individualismo amante de la libertad hasta llegar al libertinaje más absoluto. Sátira, ironía, e irreverencia llegan a dar alma a versos cargados de ingenio e inteligencia como imagen de un inconformismo existencial que, a veces, puede parecer hasta diabólico. También, a través de esta esencia urbana tan característica, la poesía barroca hace hincapié en el contraste constantemente, provocando en el culto lector cierta perplejidad al observar estos claroscuros en versos profundamente marcados por el amor a la belleza y a la figura femenina idealizada, y, a continuación, pasar a leer versos misóginos en tono burlesco. El barroco es así. Puedes pasar del Amor visto como un don celestial, al perfumado y carnal erotismo donde pasión y posesión es todo uno simplemente con pasar una página, y, en la siguiente hoja, encontrarte con versos muy explícitos y subidos de tono. Eso sí, sin perder nunca la elegancia literaria. En lo barroco puedes sentir el hedonismo en estado puro, la esencia narcisista, el egocentrismo que todo lo devora. La personalidad barroca es muy ensoñadora, pero tremendamente pragmática. Valora la inteligencia y la experiencia en la vida en todas sus facetas como algo supremo, motivo por el cual, toma lo báquico y la mofa como las dos caras que se pueden ofrecer al estar poseído por el deseo. El hombre barroco busca divertirse dentro de su egolatría elevada al cubo, por lo que llega a crear bellos poemas de etílico espíritu donde se adula al placer, donde se rinde culto al placer. Por supuesto, estos egos barrocos no soportan ver la intrascendencia en la vida de otras personas porque conocen el obscuro rostro de los males de amor, de la tristeza, y de la resignación ante la vida, y esa visión les desilusiona profundamente.

Pese a su adoración absoluta a la belleza material, el racionalismo barroco siente los efectos del Tiempo y del desengaño existente en una sociedad humana que le acaba llevando al aciago pesimismo, según va comprobando cómo su vitalidad se va escapando entre los dedos. Los versos barrocos saben cómo hablar del paso del tiempo sobre el cuerpo humano y las huellas que va dejando. Poemas dedicados a una belleza perdida que no retornará en seres rotos por la edad. En estos poemas, las debilidades humanas afloran, la languidez se apodera de quien fue un dios sobre la tierra, autotorturándose con pensamientos fúnebres y bastante macabros. Como Fausto, ven en lo mefistofélico, esa hedonista salida ante la muerte porque lo barroco ama el hoy intenso, el placer disfrutado ya, y de su pago futuro, ya hablaremos. Además, al bibliófilo lector de Lux Atenea le resultará curioso este contraste poético entre lo esotérico y lo racional, entre lo apolíneo y lo oscuro, entre lo bucólico y lo religioso, entre lo aristocrático y la quietud mística. En lo barroco, los extremos se tocan y, por este motivo, sabe combinar la métrica con lo plástico, lo ígneo con lo sublime, lo infernal con la virtud de la paciencia. Versos que nos encantan por este anhelado retorno a la Madre Naturaleza y, luego, mostrarse evanescentes, primigenios, trascendentes, y condenatorios. En su excepcional obra “Poesía del Barroco Francés”, Jorge Gimeno nos explica con todo lujo de detalles el significado de los símbolos propios de esta época y su utilización en la creación de estos elegantes poemas, porque el significado de los símbolos y de sus colores cambia según la época y la cultura. Con el amor barroco a lo decorado, a lo exquisito, como lector agradecerán la explicación clara y precisa de todos estos símbolos. En este inicio del siglo XXI, la perspectiva barroca parece haber resucitado de sus cenizas. Esta visión de la vida y de la existencia humana, su apreciación de lo bello, sus valores en sociedad, su relación tan particular con lo religioso, incluso, el excesivo apego a lo material, a los placeres, y a los disfrutes que ofrece la vida (pasados por el filtro de los avances científicos que están perfilando nuestra sociedad), en estos tiempos, lo barroco parece una rama nacida del árbol de nuestra modernidad, o mejor dicho, de nuestra posmodernidad. “Poesía del Barroco Francés”, en este siglo XXI, el Barroco es más existencialista y actual que nunca. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s