MATTHEW G. LEWIS “EL MONJE” (Semana Gótica Lux Atenea 2006 1ª EDICIÓN) (Reseña / Review #417).

Reseña actualizada. Publicada el 17 de diciembre del año 2006 en Lux Atenea.

BIBLIOTECA LUX ATENEA – PASIÓN CULTURAL POR LOS LIBROS PUBLICADOS EN PAPEL

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 – 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA (desde 2006 hasta la actualidad).

MATTHEW G LEWIS - EL MONJE

Publicado por : Valdemar
ISBN : 84-7702-097-3
Edición : 2001 (EDICIÓN COMPRADA)

 

Cuando leí y analicé esta novela gótica, lo primero que pensé fue en cómo se le pudo ocurrir al ilustre escritor británico Matthew G. Lewis (1775 – 1818) escribir esta excelsa obra a un artista del siglo XVIII en una sociedad religiosa cristiana un tanto ciega y extremista. Porque “El Monje” (1796) es, sobre todo, un libro de temática religiosa y atmósfera gótica, y todo ello englobado dentro de un enfoque decididamente delator de todas las inmundicias sobre las cuales que se sustenta cualquier religión que tenga como imagen la santidad de sus “miembros”. Sí, lo de miembros no lo he puesto entre comillas por error. Estoy seguro que los cultos lectores de Lux Ateena entenderán claramente su intuitivo significado. El nombre del monje protagonista de este relato es Ambrosio, y, como “miembro” de una institución religiosa que se vanagloria del espíritu divino de sus correligionarios, éste se encuentra elevado a la prestigiosa y relevante categoría espiritual de Santo por sus incautos feligreses. Para ellos, Ambrosio es ejemplo, el icono, la referencia religiosa, social y espiritual a través del cual poder ser bendecido por el ser humano iluminado por Dios. Un alma pura, benigna y santa que tan escasamente se encuentra en nuestro mundo y en nuestra sociedad. Sin duda alguna, Ambrosio es la representación del poder del Bien sobre el Mal, emanando de cada una de sus acciones esos rayos benefactores que irradian a quienes le rodean. Sus feligreses piensan que Ambrosio está directamente bendecido por la mano de Dios y, como tal, hay que mostrarle devoción, pleitesía, y respeto más absoluto. Pero, ¿cual es la cruel, macabra, sacrílega, y demoníaca realidad que late en el interior de Ambrosio? Porque Ambrosio es en realidad una persona egoísta, reprimida, falsa y carismática cuya vida social no refleja ni lo más mínimo la podrida alma que contiene su cuerpo. Totalmente esclavizado por su irrefrenable pasión sexual, y hablo de pasión sexual y no amorosa, conviene resaltar este crucial detalle a los bibliófilos lectores de Lux Atenea. Criado y educado dentro de una institución cuyo status social es elevado, una imagen modesta unida a unos actos elogiables han elevado a Ambrosio incluso por encima de sus compañeros religiosos, disfrutando del clamor y del respeto popular, aun a sabiendas de que su radiante imagen pública no refleja en absoluto su obscura y terrible esencia interior. Como no podía ser de otra forma, en un caso como éste, el tiempo termina presentándose como una sutil fuerza que poco a poco va mostrando la verdadera constitución espiritual de cada persona porque, para quienes nada ocultan, el tiempo siempre es su fiel aliado. Pero, para quienes tienen algo que esconder, el tiempo puede ser su más implacable verdugo.

 

Ambrosio padece los efectos de su propio infierno pasional, potenciado, extremado, y degenerado con el fuego de la hipocresía moral religiosa, a la cual es posible atribuir muchas de las filias sexuales retorcidamente y degeneradas que sufre la sociedad occidental. La doble moral, la hipocresía social, y el concepto de pecado son auténticos fuegos incandescentes dentro de la creativa y trasgresora mente humana que le lleva a considerar como placentero, todo aquello que está prohibido o que sea posible de ser profanado, llevándole esa pasión desatada a cometer terribles actos moralmente lamentables y ruines que, en un estado normal de sobriedad y de raciocinio, jamás cometería. “El Monje” refleja con todo lujo de detalles en su trama esa deriva hacia el infierno, hacia la perdición espiritual, y hacia la inmersión en el Mal. Y es que ya se sabe que no hay nada que más le guste hacer al ser humano que hacer aquello que no debe hacer, aquello que le está terminantemente prohibido. Como punto y final de esta reseña lietraria, me gustaría subrayar un hecho que me hizo situar la trama de este libro con exactitud y con cierto cariño, ya que la mayoría de las acciones que transcurren en esta novela, suceden en la maravillosa y caótica ciudad de Madrid, haciendo que esta historia se convierta en una mirada atrás en el tiempo, como así me ocurrió mientras leía y analizaba este libro en uno de los parques más ensoñadores que tiene la ciudad de Madrid. “El Monje” (1796), auténtica delicatessen literaria nacida a finales del siglo XVIII, y que sigue conservando plenamente su fascinación artística para el bibliófilo. Como siempre, ¡¡¡disfrútenlo!!!

 

Félix V. Díaz

Reseña Cultural: 417 // Reseña Literaria: 45

En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s