KOLLAPS “MECHANICAL CHRIST”. (Reseña / Review #185).

44ª SEMANA MUSICAL NON-MAINSTREAM / 44th NON-MAINSTREAM MUSIC WEEK

Desde el año 1999 difundiendo la Cultura Musical Non-Mainstream más selecta (ethereal, experimental, ambient, neofolk, dark-ambient, noise, electroacústica, industrial, electro-dark…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 – 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA (desde 2006 hasta la actualidad).

KOLLAPS - MECHANICAL CHRIST

Quiero dar las gracias al prestigioso sello discográfico británico COLD SPRING RECORDS por su cortesía al enviarme este promocional.

Edición reseñada: Álbum digital (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Fecha de publicación: Mayo 2019
Sello discográfico: COLD SPRING RECORDS
Código de referencia: CSR269CD / CSR269LP
Tracklist: 1- Ankara // 2- Crucify // 3- Fleshflower // 4- Blood Premonitions // 5- Traducer // 6- Mechanical Christ // 7- Love Is A War
Artistas: Wade Black (vocalista, guitarra, percusión y electrónica), Damian Coward (bajo, percusión y electrónica) y Robin W. Marsh (percusión y electrónica)
Trabajo musical: Letras escritas por Wade Black; temas musicales compuestos por Damian Coward (“Fleshflower”), Robin W. Marsh (“Mechanical Christ”) y Wade Black (resto de temas musicales)
Trabajo artístico: Ligeia Black (diseño), Kazimierz Zdzieblo (fotografía)
Datos técnicos: Álbum grabado y mezclado por Wade Black (tema “Ankara”) y por Mike Deslandes (resto del temas musicales) en Aviary Studios; masterizado por James Plotkin
Composiciones musicales que escucharás mil veces: 1- Ankara // 3- Fleshflower // 4- Blood Premonitions // 6- Mechanical Christ

 

Cuando la música post-industrial es mucho más que un estilo musical, y profundiza en la inmersión filosófica y existencial sobre el modelo de sociedad posmoderna que estamos viviendo en la actualidad, aparecen álbumes tan transgresores como “Mechanical Christ” donde el grupo australiano Kollaps, a través de los siete temas musicales que lo vertebran, nos muestra con toda su crudeza esa obscura realidad de la Posmodernidad que nuestra sociedad trata de tapar en pro del consumismo, de la satisfacción del Ego a cualquier precio, del egoísmo a costa de los demás, y de la insensibilidad absoluta hacia un entorno natural que es devastado para satisfacer esas necesidades superfluas e intrascendentes. Con un planeta Tierra convertido cada vez más en un planeta vertedero o basurero debido a la actividad humana, Kollaps incluso refleja esta realidad en la creación instrumental de sus temas al hacer uso de objetos metálicos y plásticos considerados como chatarra, produciendo un abanico sonoro al más puro estilo industrial. Pero el melómano lector de Lux Atenea ha de tener muy claro que Kollaps es un grupo musical post-industrial, y no industrial, aunque ésta sea una de sus fuentes de inspiración conceptual dentro de su ecléctico espíritu de composición. Presentado oficialmente el pasado mes de mayo por el prestigioso sello discográfico británico COLD SPRING RECORDS en formato digital, en CD, y en vinilo LP 12”, el revelador álbum “Mechanical Christ” ha sido engalanado con un impactante diseño de portada creado por Ligeia Black haciendo uso del arte fotográfico de Kazimierz Zdzieblo, ofreciendo una dureza visual mucho más unida estéticamente a otros estilos musicales como el noise o el hardcore por su imagen bizarra. Aquí, la herida sangrante se transforma simbólicamente en el reflejo visual de la sociedad posmoderna consumista y materialista provocándose las heridas que terminarán por desangrarla y, sin Ética o moralidad, alguna se comporta tan irracionalmente como si fuera un sádico suicida hiriendo gravemente a su propio cuerpo para obtener un placer que le llevará a la muerte. Con esta tarjeta de presentación, es obvio que este extraordinario álbum musical es muy crudo, emocionalmente muy crudo e impactante.

 

En estos siete temas que vertebran “Mechanical Christ”, la radiografía que se hace a la sociedad posmoderna es muy clara, entremezclándose el homo homini lupus del sistema productivo con el fomento del culto al individualismo, al cuerpo, y al propio Ego en la ciudadanía. Cuando esos mismos individuos posmodernos caen en el nihilismo más atroz e imposible de calmar con el consumo compulsivo, con la posesión de bienes, o con el consumo de drogas que lo saquen mentalmente de esta insoportable realidad, el posmoderno ya no encuentra algo que lo calme o adormezca emocionalmente como si fuera un lotófago de “La Odisea” de Homero. Bajo esta perspectiva conceptual, el álbum “Mechanical Christ” destaca especialmente por su arte post-industrial puro, habiendo sido creado con sumo talento por este grupo musical. “Kollaps” (ZickZack, 1981), título del inolvidable LP del mítico grupo alemán Einstürzende Neubauten, da nombre a este grupo australiano formado en la actualidad por Wade Black (vocalista, guitarra, percusión y electrónica), Damian Coward (bajo, percusión y electrónica) y Robin W. Marsh (percusión y electrónica), siendo “Mechanical Christ” su tercer trabajo discográfico después de su ópera prima “Heartworm – EP” (2015) y de su anterior álbum “Sibling Lovers” (2017). Como analista cultural non-mainstream, por mi experiencia de más de tres décadas escuchando álbumes de estudio y habiendo disfrutado muchos conciertos en directo a lo largo de todos estos años, siempre recomendaré a los grupos musicales australianos porque son toda una garantía artística, y Kollaps vuelve a reafirmar mis impresiones y mis opiniones al respecto. “Mechanical Christ” es uno de los grandes álbumes editados en 2019 y, si a su calidad musical le unimos el excelso trabajo de masterización realizado por el genial artista y productor estadounidense James Plotkin (Khanate, Flux, Khlyst, Lotus Eaters, O.L.D., Phantomsmasher, Solarus…), el resultado final es sonoramente impecable.

 

Iniciamos la audición de este álbum conceptualmente transgresor con el tema “Ankara” y esta contundente muestra de fusión sonora industrial con dark-ambient y noise, detalladamente organizada en una estructura musical post-industrial donde la aparición de este descarnado sampler refleja el trágico claroscuro del amor/odio. Con una bélica base rítmica de espíritu marcial surgirá posteriormente el colosal tema “Crucify”, elevando la tensión hasta hacerlo superlativamente extremo e irracional, presentando Kollaps esta virtuosa interpretación de tan compleja obra que te conmueve y te paraliza durante su audición. Y es que “Crucify” es imposible que deje indiferentes a los melómanos lectores de Lux Atenea afines a la vanguardia musical, creando un escenario sonoro corrosivo y salvaje tanto a nivel vocal como instrumental. Posteriormente, en el tema “Fleshflower”, los planos musicales presentarán una arquitectura multinivel marcada a fuego por esta alocada intensidad en el tempo de su base rítmica, llegando incluso a mostrar ese lado social y tecnológicamente decadente del cyberpunk. Mucho más lineal en su evolución, “Fleshflower” es adrenalina infernal llevada a su esencia sonora más concentrada mientras la voz de Wade Black llega a la catarsis absoluta con esta base musical arrolladora. ¡¡¡“Fleshflower”, impresionante demostración de potencia sonora post-industrial!!! A continuación, el excelso tema “Blood Premonitions” serenará la ambientación sonora en la que estábamos inmersos con estos aires melódicos e instrumentales íntimamente unidos al death-rock más obscuro y fúnebre de finales de la década de los setenta, transmitiendo una belleza artística siniestra y mortuoria que hará las delicias de los melómanos más góticos, hasta que el estilo post-industrial rompa completamente esta estructura musical al final del tema. Tras este sorprendente giro conceptual en el estilo musical, con un carácter instrumental complejo y de saturada dimensión sonora se presentará el tema “Traducer”, retornando a la barbarie musical post-industrial con Kollaps transformando este agreste abanico instrumental en ácido para la mente y el espíritu, corroyéndolo todo en el interior del individuo dominado por el nihilismo y el relativismo, siendo el tema homónimo del álbum el que haga desembocar todo este impulso musical hacia corrientes sonoras de auténtica vanguardia. “Mechanical Christ” es lento pero contundente, es minimalista pero no tan emocionalmente gélido, es reflexivo pero con esa carga filosófica irreverente e irónica propia del Marqués de Sade (1740- 1814), erigiéndose este tema como la delicatessen musical más espectacular e innovadora de este álbum. ¡¡¡“Mechanical Christ”, sacrificio en el vacío en clave sonora post-industrial de vanguardia!!! Clausurando este grandioso trabajo artístico, el tema “Love Is A War” grabará musicalmente a fuego esas realidades del amor que los seres humanos tratan de ignorar, pero que siempre terminan saliendo a flote en su vida hagan lo que hagan porque, la mayoría de las veces, el Amor y la Guerra se convierten en las dos caras de la misma moneda acuñada por el mismísimo Diablo. “Mechanical Christ”, desde la ciudad de Melbourne, música post-industrial de vanguardia mostrando la realidad humana más terrible y siniestra de la Posmodernidad actual. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

 

Félix V. Díaz
Reseña Cultural nº: 185 // Reseña Musical nº: 130

En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s