“LA SOMBRA DEL VAMPIRO (shadow of the vampire)”, 2000 (Reseña / Review #1754).

Reseña Cultural nº: 1754 // Reseña Media nº: 107
Reseña actualizada. Publicada el 4 de mayo del año 2014 en Lux Atenea.

Director: E. ELIAS MERHIGE
Guión: STEVEN KATZ
Actores principales: JOHN MALKOVITCH (Friedrich Wilhelm Murnau), WILLEM DAFOE (Max Schreck), CATHERINE McCORMACK (Greta Schröder), UDO KIER (Albin Grau), EDDIE IZZARD (Gustav von Wangenhein), CARY ELWES (Fritz Arno Wagner), ADEN GILLET (Henrik Galeen), RONAN VIBERT (Wolfgang Müller)
País: EE.UU – REINO UNIDO – LUXEMBURGO Año: 2000
Productora: LIONS GATE FILMS – SATURN FILMS – BBC FILMS – DELUX PRODUCTIONS – LUXEMBURG FILM FUND
Duración aprox.: 88 minutos
Publicado en España por: FILMAX HOME VIDEO
Año: 2001 Formato: DVD (EDICIÓN COMPRADA)

DVD: Película “La Sombra Del Vampiro”
EXTRAS: Biofilmografías de directores y actores // Trailer // Spot // Making of

DVD LA SOMBRA DEL VAMPIRO shadow of the vampire

Años veinte, era dorada de la cinematografía germana con el Expresionismo alemán brillando en su máximo esplendor. Friedrich Wilhelm Murnau (1888-1931), uno de sus míticos directores, será el protagonista principal de esta historia de terror perfilada con grandes claroscuros donde lo sarcástico y lo cómico sirven de contraste con lo tétrico y lo siniestro, resaltando aún más como geniales pinceladas artísticas. En esta historia de ficción, el director de cine Murnau (actor John Malkovitch), tras no poder conseguir los derechos de la obra de Bram Stoker “Drácula” para llevarla al cine debido a la negativa de la viuda del autor, decide rodar otra historia protagonizada por un vampiro y contratar al misterioso actor Max Schreck (actor Willem Dafoe) para que dé vida a su personaje principal, el conde Orlock. Debido a la leyenda que arrastraba en su época este actor en relación a su naturaleza vampírica, la maléfica realidad irá manifestándose a lo largo del rodaje. Murnau quiere rodar su obra “Nosferatu, el vampiro” (1922) con el máximo realismo posible, y no duda en convertirse en un interesado e insensible Mefistófeles del Séptimo Arte tras haber negociado con el tenebroso actor Max Schreck que podrá vampirizar a la bella actriz Greta Schröder (actriz Catherine McCormack), una vez haya terminado el rodaje. Cuando este vampiro llega desde Checoslovaquia para empezar trabajar en la película, sus incontenibles ansias de sangre empezarán a hacer estragos entre los miembros del rodaje hasta provocar el pánico entre ellos. El miedo se extenderá entre todos los participantes en este siniestro largometraje, pero el egoísmo de Murnau le llevará a resolver todo tipo de situaciones, por difíciles que sean, a base de una mezcla de cinismo y de falsa comprensión donde el arte interpretativo del actor John Malkovitch resalta especialmente por su credibilidad en pantalla. El ingenio que tiene a la hora de manipular a los asustados miembros de su equipo de rodaje en beneficio propio, provocará más de una mirada de sorpresa en el cinéfilo lector de Lux Atenea durante su visualización.

DVD LA SOMBRA DEL VAMPIRO shadow of the vampire pic1

En esta extraordinaria película, el director neoyorkino E. Elias Merhige aprovecha la leyenda cinematográfica real aún vigente sobre la naturaleza vampírica del actor alemán Max Schreck (1879-1936), famoso por su inolvidable interpretación del personaje de Nosferatu en la obra maestra homónima de Murnau, para moverse en esa delgada línea que separa lo ficticio y lo real, y para dar más fuerza e incertidumbre a la trama de esta tenebrosa historia. Con el cinismo convertido en acto hilarante para el espectador, “La Sombra Del Vampiro” también presenta características de una película dramática que fascinarán a los cinéfilos lectores de Lux Atenea. El extraordinario trabajo realizado en vestuario, maquillaje, escenarios, fotografía, y en su impresionante banda sonora compuesta por Dan Jones, con el paso de los años han convertido a “La Sombra Del Vampiro” en una película de culto por esta obscura y atrayente temática reflejada en imágenes bajo la dirección de Elias Merhige. El arte interpretativo mostrado por estos magníficos actores llevaría incluso a Willem Dafoe a ser nominado al Oscar al Mejor Actor Secundario, tras la sobrecogedora interpretación del malévolo e intrigante actor Max Schreck potenciado visualmente con este impresionante trabajo de caracterización y de maquillaje hasta transformarlo en un auténtico vampiro. Por este motivo, “La Sombra Del Vampiro” sería también nominada al Oscar al Mejor Maquillaje. En definitiva, estamos ante la reencarnación de Nosferatu en pantalla a las puertas del siglo XXI.

DVD LA SOMBRA DEL VAMPIRO shadow of the vampire pic2

Como analista cultural, para que una película me encante, me fascine, y me lleve a comprala en su edición original en formato DVD, previamente tiene que haberme impactado con escenas únicas e irrepetibles que rápidamente se quedan grabadas en la mente, y que identifico inmediatamente con ese largometraje a lo largo de los años. En el caso de “La Sombra Del Vampiro”, esta sucesión de escenas sigue siendo uno de los principales motivos que me llevan a volver a disfrutarla porque, en cada visualización, siempre descubro algo nuevo, algo que me sorprende y que había pasado desapercibido hasta entonces. De todas estas escenas, quisiera destacar la secuencia cuando los miembros del rodaje pasan la primera noche en ese siniestro hospedaje, la inolvidable y sarcástica secuencia en la cual Murnau y Max Schreck negocian para que deje a su equipo de rodaje en paz, o cuando Greta entra en pánico durante el rodaje al darse cuenta que Max Schreck no se refleja en el espejo. Lo gótico, lo vampírico, y lo siniestro están presentes en “La Sombra Del Vampiro” con la primera visión del actor Max Schreck cuando le llevan la jaula con su alimento para que coma, cuando Max Schreck atrapa un murciélago y le chupa la sangre delante del guionista Henrik Galeen (actor Aden Gillet) y del productor de la película Albin Grau (actor Udo Kier), en la lúgubre imagen de Max Schreck cuando le llevan el frasco con sangre, cuando durante el rodaje de una escena el director asusta a Gustav para que se corte con un cuchillo delante de Max Schreck y de esta manera provocar su reacción delante de la cámara, o cómo el tenebroso Max Schreck asusta al actor Gustav von Wangenhein (actor Eddie Izzard) en la escena del contrato que interpretan juntos. ¡Su cara de estupefacción es absoluta! Las sombras, el reflejo del ambiente de trabajo dentro del mundo del cine en aquella época, las imágenes en blanco y negro con las cuales el director Elias Merhige trata de recrear el estilo característico del cine mudo en esta película, el avión con el cual se trasladan a la isla de Heligoland… todo en este largometraje es un viaje cinematográfico a otra época y con la presencia del vampiro permanentemente acechando. “La Sombra Del Vampiro”, drama, terror, y humor negro fundidos en el crisol artístico del Séptimo Arte. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

LA SOMBRA DEL VAMPIRO shadow of the vampire 2000

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

“AMERICAN PSYCHO”, 2000 (Reseña / Review #1671).

Reseña Cultural nº: 1671 // Reseña Media nº: 35
Reseña actualizada. Publicada el 16 de enero del año 2008 en Lux Atenea.

Dirigida por: Mary Harron
Actores principales: Willem Dafoe (Inspector Donald), Christian Bale (Patrick Bateman)
Año: 2000 Duración aprox.: 98 minutos
Publicado por: COLUMBIA TRISTAR Formato: DVD (EDICIÓN COMPRADA)

AMERICAN PSYCHO DVD pic1

Basada en la novela homónima escrita por Bret Easton Ellis, todo un best seller, la directora de cine canadiense Mary Harron se atrevió a llevarla a la gran pantalla de forma bastante arriesgada dada la complejidad existente tanto en su trama como en su personaje principal, Patrick Bateman. En toda adaptación cinematográfica de un libro, siempre hay partes del mismo que no quedan reflejadas en imágenes pero, en este caso en particular, ese aspecto artístico no ensombrece para nada el magnífico trabajo realizado. El culto a las apariencias existente en ciertos círculos de alto poder adquisitivo queda muy bien reflejado en esta película, y dentro de ese juego hipócrita para aparentar ser lo que no se es, y en un mundo en el cual se adora el maquiavélico lema de “el fin justifica los medios”, qué pueden esperar encontrar en esos ambientes y en esos círculos económicos tan competitivos. Inmersos en una dinámica existencial tan extrema, la película “American Psycho” presenta otro estilo, un estilo acorde con la jungla de asfalto donde se desarrolla su siniestra trama porque Patrick Bateman personifica la cara obscura del ser humano. Estéril en su reino esterilizado, siempre impoluto, con compostura y con una pulcritud convertida en la imagen del éxito, detrás de su sonrisa y de su cuidado corporal, detrás de este yuppie con una fortuna en su cuenta bancaria se encuentra una demoníaca sombra: la sombra del éxito profesional a cualquier precio. Patrick Bateman es un esclavo del cuerpo, un yuppie materialista y envidioso, y un adicto al dinero que hará lo que sea para que sus deseos se hagan realidad. Con una inteligencia tan afilada como una cuchilla, calculador y ordenado hasta la obsesión, cree que el mundo es su territorio, su coto privado. Ese lugar donde puede hacer y deshacer lo qué desee, cuándo lo desee, y cómo lo desee. Y si algo o alguien entorpeciera sus designios o sus caprichos, su interior sufrirá una brusca transformación que le hará pasar de la serenidad más absoluta a la violencia más salvaje porque Bateman es un individuo que no sabe controlar sus impulsos. Y no solamente no los controla, sino que le dominan. Los cinéfilos lectores de Lux Ateena comprobarán cómo la agresividad sale por cada poro de su piel cuando algo no sale como el quiere, o como el desea, y todo ello le lleva a cometer los actos más atroces con aquellos que osan ponerse por delante de él, o que simplemente le molestan en ese momento.

AMERICAN PSYCHO DVD pic2

Pero no se confundan, en Patrick Bateman no existe el sentimiento de culpabilidad porque su conciencia está muerta y su ataúd está enterrado bajo su piel. La indiferencia ante sus crímenes es absoluta y, es más, sus asesinatos son casi rituales. Sádico, narcisista hasta el extremo de romper los espejos con solo mirarlos, Patrick Bateman es un ser que ofrece caricias muy peligrosas. Un ser egoísta al cual los sentimientos de los demás le traen sin cuidado, y si hablamos de su sadismo, sus dibujos hablan por si mismos: su dietario se ha terminado convirtiendo en un siniestro manual de anatomía. Poco más se puede decir. Tras esta descripción de Patrick Bateman, el cinéfilo lector de Lux Atenea intuirá que el extraordinario actor Christian Bale se ha vaciado artísticamente interpretando a este difícil personaje, bordándolo en todos sus aspectos. Otro genial artista dentro de este reparto es el mítico actor Willem Dafoe en su papel como inspector, pero no tiene muchas oportunidades para explotar su personaje, quedando entre dos aguas a lo largo de toda la película. De su interpretación me quedo con esas sonrisas que no sabemos muy bien si están escondiendo un as en la manga, o son pura cortesía. Como en todo buen thriller que se precie, las escenas que verán les dejarán impresionados tanto por su intensidad como por su impacto visual, destacando escenas como la persecución por los pasillos de la planta del edificio que dejarán un poco alterado al espectador. En “American Psycho”, otras escenas que les atraerán son Patrick Bateman y su novia en el taxi con él escuchando lo último de Robert Palmer y ella organizando asuntos, cuando Patrick Bateman llama al restaurante y recibe una respuesta muy peculiar por parte de quien le atiende, la mítica escena de las tarjetas de presentación con una atmósfera de envidia y vanidad que casi asfixia, o escenas con cierto toque de humor como cuando Patrick Bateman va al cuarto de baño a saludar a uno de sus compañeros y… Por lo tanto, el espectador se preguntará si Patrick Bateman mata para ver muerto aquello que tiene en su interior y no quiere ver, mata para no ver a aquellos que piensa que están por encima de él, o mata porque se siente más allá del Bien y el Mal. Con frases como “Quiero que los demás sientan mi dolor” saliendo de su boca, habrá quien piense que Patrick Bateman es una víctima según la doctrina actual ‘políticamente correcta’, y le comprenderán y le verán más como una víctima de la sociedad en vez de como un brutal psicópata y un verdugo. “American Psycho”, ¿será todo fruto de su imaginación? ¡¡¡Disfrútenlo!!!

AMERICAN PSYCHO

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.