AELDABORN “URFINSTERNIS” (Reseña / Review #321).

Reseña Cultural nº: 321 // Reseña Musical nº: 266

48ª SEMANA MUSICAL NON-MAINSTREAM / 48th NON-MAINSTREAM MUSIC WEEK

AELDABORN - URFINSTERNIS
Quiero dar las gracias al prestigioso sello discográfico alemán LICHTERKLANG por su cortesía al enviarme este promocional.

Edición reseñada: Digipak CD de seis paneles con libreto de 12 páginas, edición limitada de 258 unidades (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Fecha de publicación: Marzo 2019
Sello discográfico: LICHTERKLANG
Código de referencia: LK045
Tracklist: 1- Entwölktes Gebirge – Untergang // 2- Hymn To Kali // 3- The Wind Beyond // 4- Urfinsternis // 5- Schlangenröte // 6- The Law Of Silence // 7- The Saga Of King Olaf // 8- Hirtenlied // 9- The Ride Of Hyrrokkin // 10- Lake Of Revelation // 11- Reiter und Schlangen // 12- Erntezeit // 13- Leave Song And Wisdom-Wit // 14- Entwölktes Gebirge – Aufgang
Artistas: Thomas Lückewerth (Inneres Gebirge), Sepp Funkel (Inneres Gebirge), S. Dante (Inneres Gebirge), Pilar Molina (Aura Noctis), Julia Lückewerth-Wilke y Axel Burgard
Artistas invitados: Michael Weinstein
Trabajo musical: Aeldaborn
Trabajo artístico: Agnieszka Skatula Egzesja
Datos técnicos: Temas musicales compuestos y grabados desde el mes de enero del año 2017 a febrero de 2018; masterizados por Michael Powers (Triskelion Mastering)
Composiciones musicales que escucharás mil veces: Cada uno de estos temas. Obra Maestra Musical dentro de la escena neofolk

Lux Atenea 4 - 2

El pasado mes de marzo fue presentado oficialmente el nuevo álbum del grupo Aeldaborn ‎titulado “Urfinsternis”. Publicado por el prestigioso sello discográfico alemán LICHTERKLANG en esta preciosa edición limitada de 258 unidades en digipak CD de seis paneles con libreto de 12 páginas, y en una lujosa edición limitada de 18 unidades numeradas a mano en caja de madera que incluye como extra un EP con siete temas musicales (“Emerald Ark”, “Tanzen Die Dohlen”, “Lake Of Revelation”, “Hörner & Masken”, “I Swear”, “Hymn To Kali (In Pure Brightness)” y “Great Black One (Devourig Time)”) y cinco postales, el grandioso álbum “Urfinsternis” viene engalanado con un extraordinario diseño de Agnieszka Skatula Egzesja haciendo uso de sus cuadros al óleo (“To the black sun”, “Isis”, “Wings”, “Rare Cestoda”, “Moon (New Eon tarot)”, “Mythological variations”, “Stone” y “Every end”), cuya deslumbrante belleza visual transmite esencia ancestral y espíritu de vanguardia en sus imágenes. Simbolismo, obscuridad y trascendencia configurando esta atrayente portada, impecablemente armonizada con el diseño del espectacular libreto incluido en este digipak CD. Formado en la actualidad por Thomas Lückewerth (Inneres Gebirge), Sepp Funkel (Inneres Gebirge), S. Dante (Inneres Gebirge), Pilar Molina (Aura Noctis), Julia Lückewerth-Wilke y Axel Burgard, en el álbum “Urfinsternis”, el grupo Aeldaborn ha podido contar con la colaboración musical de Michael Weinstein como guinda artística para engrandecer aún más este admirable trabajo musical interpretado con pasión. Englobado dentro de la escena neofolk, de cada uno de estos temas musicales emana una irresistible atracción melódica y lírica que te embruja y cautiva desde el primer tema hasta el último, porque “Urfinsternis” es un álbum brillante que no he dudado un segundo en etiquetar como Obra Maestra Musical. Un álbum para ser escuchado y disfrutado en este año 2019, en 2024, en 2029, en 2044… porque su calidad musical es intemporal. Incluso el paso de los años hará aún más grande a este álbum tan fascinante. ¡¡¡Chapeu, Aeldaborn!!!

Lux Atenea 4 - 3

Desde el año 2003, el grupo Aeldaborn viene sorprendiendo a la escena neofolk con álbumes musicales artísticamente brillantes y conceptualmente avanzados, y con su nuevo álbum “Urfinsternis” sigue ampliando su horizonte musical con temas espectaculares enraizados profundamente en la cultura europea y en su esencia musical histórica. Vertebrado por catorce temas (14 +7 en la edición limitada de CD+EP en caja de madera), el grandioso álbum “Urfinsternis” impresionará y fascinará a los melómanos lectores de Lux Atenea gracias a esta fulgurante creatividad melódica, y esta cautivadora belleza lírica armoniosamente fusionada con estos pasajes melódicos de auténtico lujo. Música neofolk en estado puro que aparece en este año 2019 para revitalizar esta escena en un momento de cierta decadencia que está viviendo, tanto en el número de grupos y artistas neofolk existentes en la actualidad, como en el número de álbumes publicados que no sean más de lo mismo. Erigido musicalmente en lo más alto, el grupo Aeldaborn se convierte en emblema y en estandarte del más excelso neofolk que se viene publicando a finales de esta segunda década del siglo XXI. Por este motivo, como analista cultural non-mainstream con dos décadas de experiencia informando sobre delicatessen discográficas a los cultos lectores de Revista Cultural Atis&Nyd, Shadow’s Garden Webzine, Ouroboros Webzine y Lux Atenea), no tengo ninguna duda que el excelso álbum “Urfinsternis” se va a convertir en una de las obras maestras de referencia dentro de la escena neofolk, y tanto esta preciosa edición en digipak CD (258 unidades) como la lujosa edición limitada en caja de madera (18 unidades) van a ser unas de las joyas discográficas más buscadas y valoradas por los melómanos más hedonistas y exquisitos que atesoran selectas colecciones de joyas musicales en formato físico de lo más exclusivo.

Lux Atenea 4 - 4

Comenzamos la atenta audición de esta joya musical sumergiéndonos en la magia melódica del primer tema “Entwölktes Gebirge – Untergang”, donde la sonoridad de los instrumentos de cuerda unida a esta lírica evocadora nos llevan a paladear estas exquisitas voces como melómanos sibaritas. “Entwölktes Gebirge – Untergang” es pasado mítico, es esa mirada al entorno ctónico en clave cultural europea y con ese toque melancólico sutil que es esencial para poder sentir la música neofolk. A continuación, cambiando de escenario mítico, la canción “Hymn To Kali” les sobrecogerá profundamente con este plano lírico impecablemente interpretado que, situado en un segundo plano en la estructura musical, nos transmite esos aires de tragedia y de intensidad emocional cargada de decadencia y muerte tan necesarias para la renovación ante lo impuro. Tras el pausado final en clave lírica, “The Wind Beyond” dará continuidad a ese dinamismo melódico con este impulso musical donde el chelo crea la atmósfera sonora perfecta para conectarnos con la naturaleza sobrenatural presente, unificando la noche y el destino en este conjuro sagrado que nos llevará ininterrumpidamente al tema homónimo del álbum. De nuevo, la orquestación vocal será protagonista en “Urfinsternis” dentro de una ambientación más luminosa y reflexiva mientras todo vibra, todo se hace latente, todo se hace sublime. Una mirada a las alturas, al cielo, que profundizará en su mística con el tema “Schlangenröte”, enlazado en su trasfondo conceptual con el anterior tema “Hymn To Kali”. En “Schlangenröte”, la combinación de voces masculina y femenina es excelsa, ceremonial, arcanamente europea, convirtiendo su audición en uno de los momentos más especiales en este extraordinario álbum de Aeldaborn. Con “The Law Of Silence” abriendo su brillantez artística para deslumbrarnos, la grandeza de este grupo musical se presentará de lo cautivadora, preciosista, y con ese punto bohemio en la contemplación de lo humano y de lo divino. ¡¡¡“The Law Of Silence”, exquisitez musical!!!

Lux Atenea 4 - 5

A partir de aquí, la mitología nórdica adquiere un mayor protagonismo, empezando por el intenso tema “The Saga Of King Olaf”, impecablemente reflejada en esta irresistible lírica cuyo trasfondo cultural es fundamental para conocer el espíritu del Norte de Europa. Aquí, Aeldaborn se presenta con un impulso sonoro y con un talentoso espíritu creativo en la composición y en la interpretación, siendo el tema “Hirtenlied” el que proyecte este entorno costumbrista en la interactuación del ser humano con la naturaleza, y que desembocará en el ciclópeo mundo mitológico de los gigantes a través del tema “The Ride Of Hyrrokkin”, invitándonos a la inmersión en otra época antediluviana. Después, en “Lake Of Revelation” pasaremos de lo mítico a lo esotérico, a la iluminación, al desvelo de lo sagrado en clave profética para que, luego, el tema “Reiter und Schlangen” nos vuelva a fascinar con esta visión de lo trascendente, de lo simbólico, de esos signos sibilinos existentes en nuestro mundo que, cuando son ignorados, provocan el infortunio. Al igual que en “Hirtenlied”, el tema “Erntezeit” dará continuidad a la imagen costumbrista recreada a través de esa doble cara sagrada de la Madre Naturaleza debido a su siniestra presencia en la desgracia (magnífica recreación instrumental protagonizada por el chelo), como por su esplendoroso protagonismo al ser proveedora de alimentos y de diversidad en las formas de vida. Todo lo contrario que en el tema “Leave Song And Wisdom-Wit”, donde de lo externo pasamos a lo interior, al análisis, al aprendizaje, a la perspectiva certera que ofrece la Sabiduría, recreando Aeldaborn fielmente ese halo luminoso de esencia espiritual. El final de este tema con el melódico violín como protagonista instrumental es un auténtico embrujo musical, y su armonización con la coral femenina… ¡¡¡una selecta delicatessen!!! Precisamente la irresistible belleza que ofrecen las voces femeninas en Aeldaborn serán las que clausuren este espectacular álbum, adentrándonos en la grandeza de lo sublime en “Entwölktes Gebirge – Aufgang” donde el ser humano ya no es ni protagonista ni participante. Tan solo un mero espectador ante lo que le sobrepasa espiritualmente. “Urfinsternis”, música neofolk de auténtico lujo en los convulsos tiempos actuales que estamos viviendo en Occidente. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

1999 – 2019, veinte años informando sobre Cultura con respeto y admiración absoluta hacia la obra de los artistas.

Este mes de septiembre ya puedo hablar de mis veinte años informando sobre Cultura a través de la Revista Cultural ATIS&NYD, Shadow’s Garden Webzine, Ouroboros Webzine y del blog cultural personal Lux Atenea (desde 2006). A lo largo de estas dos décadas, la escena cultural, el público interesado en estas temáticas, y los medios disponibles para la publicación y para la difusión han cambiado totalmente este entorno informativo. Con la Singularidad ya asomando en el horizonte de nuestro presente posmoderno, seguro que todo esto cambiará completamente, como así ha venido siendo con el paso del tiempo. Un cambio absoluto fue cambiar de la publicación en papel (Revista Cultural ATIS&NYD) al mundo digital (Shadow’s Garden Webzine, Ouroboros Webzine y Lux Atenea) debido a la revolución que ha supuesto la expansión de Internet en España y en todo el planeta. Una expansión que continúa aún hoy día. El romanticismo que suponía la edición en papel fue sepultado por el abaratamiento tan radical en los costes económicos que supuso el entorno digital respecto a la impresión tradicional, además de suponer una mayor facilidad en la edición, una mayor versatilidad, una distribución más amplia de la edición a nivel nacional e internacional, y rapidez a la hora de contactar con artistas, sellos discográficos, editoriales, promotores… gracias al correo electrónico y a las Redes Sociales. Haciendo foco en Lux Atenea, en todo este tiempo que ha pasado desde el año 2006, la escena cultural actual nada se parece a ese punto de origen cuando uno analiza el presente. Incluso Lux Atenea tiene ahora su propia url, algo impensable en el año 2006. Pero, ¿qué ha provocado que contabilice en dos décadas mi presencia informativa dentro de esta escena cultural? La respuesta es muy clara y sencilla: vosotros, los cultos lectores que habéis apoyado cada uno de mis proyectos hasta consolidarlos. Muchos lectores pensarán que lo que ha hecho perdurar mi contribución informativa a esta escena ha sido mi selección cultural, pero sería quedarse con el tronco del árbol como origen de todo, y no con sus raíces. Desde mi punto de vista, la raíz principal que ha hecho que el culto lector vea, sienta y disfrute cada una de mis reseñas ha sido el máximo respeto y admiración que siempre he mostrado (y sigo mostrando) hacia la obra de los artistas, grupos musicales, escritores, pintores, dibujantes… que he analizado y reseñado, además de mi reverencia y pasión absoluta hacia las ediciones publicadas por artistas, sellos discográficos, editoriales, distribuidoras cinematográficas… porque solamente reseño ediciones originales que he comprado o recibido como promocional. Un analista cultural escribiendo con respeto y admiración por la obra del artista o artistas. Parece algo obvio hoy día en 2019, pero esto no ha sido siempre así en años no tan lejanos dentro de esta escena.

 

20 años han pasado ya, pero lo que más me gusta de esta etapa informativa es que el fundamento principal que ha dado sentido a los medios de publicación que he creado, en 2019 se ha consolidado definitivamente dentro de esta escena a nivel de medios de información y de analistas. Los cultos lectores de Lux Atenea se preguntarán: ¿cuál es ese fundamento informativo? La respuesta es muy sencilla: escribir reseñas con respeto y admiración absolutas hacia la obra creada por un artista o artistas. Parece algo obvio, pero no siempre ha sido así. Retrocedamos en el tiempo hasta mediados de la década de los ochenta. Por afinidad, en Madrid entro en la escena gótica española y, por mis conocimientos y por mis contactos musicales, empiezo a apoyar a artistas, grupos musicales, Dj`s, y clubs góticos para aportar mi granito de arena a esta escena. Todo comienza a ir aparentemente bien pero, desde mi punto de vista, empiezo a encontrarme con un problema muy serio y muy grave por las connotaciones que tiene a medio y largo plazo. Ese problema irá haciéndose más grande e importante a lo largo de la segunda mitad de la década de los ochenta y durante toda la década siguiente. ¿Cuál es ese problema tan importante dentro de la escena gótica española? Los medios de información existentes en esta escena no tratan con respecto y admiración a los artistas y grupos musicales. Solamente los artistas y grupos de renombre son reverenciados y ampliamente difundidos por estos medios, ya sea a través de fanzines o de revistas. Salvo en esas contadas excepciones, la obra de cualquier otro grupo musical o de cualquier otro nuevo artista o grupo aparecido dentro de la escena, es presentado en la reseña publicada con un tono nada acorde con la realidad de esa obra. La aparición creciente de esos «expertos musicales» que escriben burlándose del álbum, haciendo bromas sobre algunos temas musicales, mofándose del artista o grupo, o etiquetándolo con estilos que no tienen nada que ver con la esencia artística de la obra musical reseñada, se incrementará considerablemente hasta hacerse latente en estos fanzines y revistas. Pocos analistas musicales en esa época se salvan por su seriedad y rigor a la hora de informar a los lectores. Además, rizando el rizo, a esa corriente de publicación de reseñas negativas sobre obras musicales la catalogan como «análisis constructivo», justificándolo además porque no se va a hablar siempre bien de un álbum, single, o EP. O sea, escribir una reseña absolutamente negativa sobre una obra musical llegará a considerarse como «un acto constructivo de análisis» y como «una garantía de rigurosidad en el análisis de la obra de cara al lector». De una escena gótica española de mediados de la década de los ochenta totalmente ecléctica y que había roto moldes conceptuales por su aperturismo cultural, en quince años se pasará a una escena gótica totalmente entregada al culto a la imagen (vestuario y maquillaje principalmente) y a la música, como única base fundamental para ser gótico. Cualquiera que se saliera de ese marco establecido de «imagen y música sólo» porque tenía intereses culturales más amplios, era sistemáticamente dejado de lado por quienes lideraban esta escena por no ser «suficientemente gótico». En oposición absoluta a este panorama informativo terrible para artistas y grupos musicales, sobre todo si eran nacionales, en el mes de septiembre del año 1999 presento oficialmente el primer número de la Revista Cultural Gótica ATIS&NYD, precisamente, destinada a ese público gótico más culto que es rechazado por el resto del colectivo gótico. Además, la Revista Cultural Gótica ATIS&NYD dará nombre a este colectivo, Movimiento Cultural Gótico, convirtiéndose en la revista oficial de ese Movimiento Cultural Gótico cuyo fundamento conceptual quedó detalladamente descrito en una de las ediciones publicadas. Mes de septiembre del año 1999, en ese preciso momento empezó mi vida como analista cultural dedicado en aquella época a la promoción de la escena cultural gótica, y con una apertura artística total y absoluta a las diferentes manifestaciones artísticas creadas bajo una perspectiva existencial gótica.

 

Entre los años 1999 y 2002 se publican 12 números de la Revista Cultural Gótica ATIS&NYD, y una de las críticas que se viene repitiendo a lo largo de todos esos años es que no escribo reseñas críticas sobre álbumes musicales o libros, o sea, que no escribo reseñas negativas sobre obras artísticas. Mi respuesta siempre fue la misma: solamente escribo sobre obras artísticas que me apasionan. Si una obra artística (un álbum musical, un libro, un cómic, una película, un documental, una serie de televisión…) me apasiona, ¿cómo puedo escribir negativamente sobre ella? Sería incongruente y sin sentido alguno. Es más, el problema que siempre he tenido es todo lo contrario: he tenido que seleccionar las obras analizadas y reseñadas porque no puedo escribir sobre todas las obras que me apasionan por falta de tiempo. Es imposible. De ahí la selección artística que vengo realizando durante estos veinte años a la hora de escribir y publicar reseñas. Pero, en aquella época, esto no se entendía, y una gran parte del público quería leer «reseñas negativas sobre obras artísticas». Les debía resultar de lo más divertido y ameno. Una actitud cultural y personal totalmente contraria a la mía, ya que, cuando una obra artística me apasiona, mi respeto y mi admiración hacia el artista o artistas que han creado esa extraordinaria obra es absoluta. De ahí que lleve casi cuatro décadas comprando ediciones físicas originales de las obras que me apasionan. No concibo otra forma de disfrutar la obra si no es a través de la edición original, sea física o digital en los tiempos actuales. Cuando en el año 2006 aparece Lux Atenea en Internet, en la escena española seguía existiendo esa corriente negativa de análisis a la hora de escribir una reseña sobre una obra artística, pero, a partir de ese año 2006, todo iba a cambiar en la escena nacional e internacional.

 

Dentro de la escena gótica nacional, en el año 2006, la escena informativa seguía con sus «críticas constructivas», añadiéndose a esa corriente negativa la aparición de una élite gótica aparecida en los foros de Internet y que aumentaría su presencia y protagonismo en la escena gótica española a lo largo de los años. El culto a la imagen y a la música como única identidad gótica se eleva a la enésima potencia, y su protagonismo en grupos de personas góticas y en los clubs góticos es total y absoluta. Estas élites lo devoran todo, lo marcan todo, y simplifican todo a una cuestión de imagen y gusto musical, y nada más, para ser un auténtico gótico. A lo largo de los años, la escena gótica se entrega en cuerpo y alma a esta corriente, y Lux Atenea es completamente opuesta a ella por su diversidad cultural. Gracias al constante y fuerte incremento de lectores, Lux Atenea se convierte en líder y en página web de referencia en España dentro de la escena gótica, saltando con fuerza a la escena internacional, al igual que pasó con la Revista Cultural ATIS&NYD. Lux Atenea crece con fuerza a nivel internacional y muchos artistas y grupos musicales empiezan a querer que les escriba una reseña de su obra. El estilo, el respeto y la admiración hacia su obra que destila cada reseña que publico, porque me apasiona, comienza a ser observado y analizado por otros medios informativos internacionales porque algunos de ellos, en línea con la publicación de «reseñas constructivas negativas», empiezan a ver su liderazgo en peligro en vista a la caída de lectores que padecen. La escena cultural gótica tiene un número de lectores determinado, y no van a leer la reseña de un mismo álbum musical publicada por varios medios informativos. A lo largo de los años, el público gótico nacional e internacional empieza a seleccionar qué reseñas y de qué medios informativos van a leer, y Lux Atenea es una de las páginas que son elegidas por este público interesado en la Cultura. Por este motivo, gracias a la fidelidad y al apoyo constante de los cultos lectores de Lux Atenea, el estilo Lux Atenea a la hora de analizar y de escribir la reseña sobre una obra artística empieza ser tomada en cuenta por otros analistas y por otros medios de información, y, ¿qué se gana con ello? No se gana que Lux Atenea sea una de las páginas web de referencia en la escena nacional e internacional. Se gana algo mucho más importante que eso: se gana que otros analistas y otros medios de información nacionales e internacionales empiecen a tratar con respeto y admiración a la obra musical analizada, y a los artistas y grupos musicales que lo han creado. A lo largo de estos 20 años, gracias a Lux Atenea, en la escena informativa gótica (y actualmente, en la escena cultural non-mainstream) se publican muchas más reseñas positivas que «constructivamente negativas» en los medios de información, y esta visión actual de los medios de información me gusta mucho, no por mí, sino por los artistas y por los grupos musicales porque se lo merecen. Porque es admirable su trabajo artístico y porque este mundo, sin artistas, sin obras artísticas, y sin Cultura, sería insufrible e insoportable. Gracias a la influencia de Lux Atenea a lo largo de todos estos años, da gusto observar la perspectiva positiva con la cual se viene analizado actualmente a las obras musicales que se reseñan y publican en los medios de información actuales, y los cultos lectores de Lux Atenea tienen que estar orgullosos de haber contribuido a este cambio tan positivo, y de justicia con la obra de los artistas y de los grupos musicales. Lo mismo está sucediendo en relación con libros, películas, cómics… dentro de la escena cultural non-mainstream.

 

Mientras la escena cultural non-mainstream está disfrutando de una Edad de Oro en los tiempos actuales, en cambio, la escena gótica (la cual abandoné hace unos años tras haber participado en ella durante 25 años) está sumida en una crisis total y absoluta a nivel nacional e internacional. Los frutos de ese culto total y absoluto a la imagen y a la música como elementos exclusivos de la identidad gótica estan resultando de lo más amargos y desesperanzadores. Una escena gótica nacional e internacional envejecida, sin sangre nueva que la revitalice, y con elementos posmodernos que están terminando de desvirtualizarla conceptualmente, contrayendo y limitando esta escena gótica como nunca antes. En el caso de España, a lo largo de estos 20 años se ha pasado de tener varias escenas góticas pujantes en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza… a haber quedado solamente Madrid como eje principal único, y gracias a la excelente labor de los promotores musicales que nunca verán suficientemente reconocido su trabajo, o en su justa medida, por esta misma escena. Un panorama gótico desolador, salvo en Madrid. Todo lo contrario a lo que se está viviendo en la escena cultural non-mainstream internacional donde la calidad y la cantidad de obras artísticas está siendo excelsa, viviendo intensamente como analista cultural este fértil periodo de esplendor cultural con absoluta pasión. A partir del próximo lunes, nuevas reseñas y el retorno de Lux Atenea News. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

 

Félix V. Díaz

Lux Atenea (Cultura Non-Mainstream)

Reseñas musicales en LUX ATENEA: muchos promocionales, extraordinaria calidad artística, y poco tiempo para escribir.

Es de noche, y estoy escuchando la mítica canción “In The Night” de Bauhaus mientras comienzo a escribir este comentario. Desde hace décadas, éstos han sido siempre los mejores momentos que he podido encontrar para poder escribir porque en la noche encuentro mi momento más creativo del día. Por este motivo, me siento tan identificado con la imagen del famoso meme donde la ventana iluminada de un edificio en mitad de la noche es señalada como la vivienda de un artista. Yo no soy un artista, soy un analista cultural, pero me identifico completamente con esa pasión por la noche como momento creativo vivido en soledad donde uno expresa y define su entrega cultural. Además, gracias a este genial invento que son los auriculares, en la noche uno puede disfrutar la música sin molestar a nadie y pudiendo escucharla a su volumen ideal porque, desde mi punto de vista, cada estilo musical, cada canción, cada composición musical tiene su volumen para poder ser disfrutado en su plenitud. De otro modo, sin auriculares, uno tendría que esperar al periodo de tiempo diurno para poder escuchar esos mismos temas. Sin duda alguna, la noche y los auriculares forman una combinación perfecta.

 

Retornando a Lux Atenea y al eje principal de este comentario, llevo sin publicar una nueva reseña musical desde el día 13 de agosto. Durante este tiempo, el número de promocionales que he recibido es impresionante, y lo que me ha llevado a escribir este comentario es la extraordinaria calidad musical creada por estos artistas y grupos musicales en sus nuevos álbumes. Que haya descansado durante estas dos semanas no significa que haya desconectado culturalmente, sino todo lo contrario. En estas dos semanas, la literatura y la música han estado presentes en mi vida porque sin ellas, qué sentido tiene la existencia en este mundo a nivel personal. En esta vida, uno se desarrolla en varios planos, ya sea a nivel profesional, familiar, sentimental, a través de la amistad, pero, a nivel interior y personal, la Cultura es lo que a mí me mueve, lo que me conmueve, lo que me transforma, lo que me hace evolucionar. La Razón y la Espiritualidad también tienen un gran peso en la perspectiva existencial pero, a nivel cultural, uno es pasional, decimonónicamente pasional, y la música y la literatura son el pan y sal con los cuales alimento mi alma y mi mente respectivamente. En estas dos semanas donde la reflexión integra, consolida y transforma mi ser, en vista a la grandiosa calidad de estos promocionales musicales recibidos, esas mismas reflexiones me han llevado a un profundo dilema como analista cultural que publico reseñas en mi propio blog. Con tal cantidad de promocionales y de tan extraordinaria calidad, ¿puedo seguir escribiendo reseñas musicales tan extensas como vengo haciendo en la etapa informativa más reciente de Lux Atenea? Obviamente, no, porque no hay tiempo disponible para ello. He de reconocer que escribir una reseña, ya sea sobre una obra artística musical, literaria, cinematográfica, o englobada dentro del atrayente universo del cómic, es para mí un auténtico placer. Haciendo foco sobre las reseñas musicales, desde hace bastante tiempo estoy escribiendo reseñas extensas porque así surgen, y, aunque a veces trato de que sean un poco más breves para facilitar su lectura, al final, siempre acabo por volver a las reseñas musicales extensas de varios párrafos porque escribo desde la pasión, desde mi pasión por la obra analizada y disfrutada. Pero, en vista al creciente número de promocionales musicales recibidos, y debido a su gran calidad artística, creo que voy a retornar a la publicación de reseñas musicales más breves porque quiero que las magníficas obras creadas por estos grupos musicales y artistas tengan difusión a través de Lux Atenea. Quiero que los cultos lectores de Lux Atenea los conozcan, y que, tras adquirir estos magníficos álbumes en su edición original, puedan disfrutarlos detallada e intensamente. Esta labor de análisis, de escritura y publicación de la reseña sobre la obra artística que me ha apasionado, solamente podré realizarla en todos estos promocionales si escribo reseñas más breves porque mi tiempo es limitado.

 

Creo que los cultos lectores de Lux Atenea entenderán mi postura al respecto, y creo que comprenderán el peso lógico y racional de estas razones que me llevan a la publicación de reseñas musicales más breves. Comprobarán que algunas de las reseñas musicales que publicaré en los próximos días siguen siendo extensas, pero esas reseñas fueron escritas antes de haber tomado esta decisión. Con el paso del tiempo, las reseñas musicales breves pasarán a ser mayoría en esta nueva etapa de Lux Atenea, eso sí, las reseñas literarias y cinematográficas no se verán afectadas porque por su frecuencia de publicación están más distanciadas en el tiempo, y también esto tiene lógica y sentido. No es lo mismo escribir la reseña de un libro, de un cómic, o de una película, si lo comparamos con la escritura de la reseña de un álbum musical porque la música es mucho más directa, más concentrada en el tiempo, y más intensamente emocional. Tras una experiencia personal de publicación de reseñas de dos décadas, considero que un analista cultural no puede tardar el mismo tiempo en escribir la reseña sobre un álbum musical que sobre un cómic, tardando mucho más tiempo aún si la reseña es sobre una película, y muchísimo más tiempo si la reseña que escribe es sobre un libro. Indudablemente, la reseña literaria lleva mucho más tiempo terminarla si la obra es analizada en profundidad y, en Lux Atenea, así viene siendo desde siempre. Eso sí, si una persona publica la reseña de un libro leyendo sus primeras páginas, leyendo algunos de sus capítulos, leyendo la sinopsis oficial del libro, claro que puede publicar la reseña de un libro en muy poco tiempo pero, ¿ese libro realmente ha sido leído y analizado en profundidad? Sencillamente, no, y es un engaño para sus lectores.

 

Como en todo en esta vida, también existen excepciones que confirman la regla, y se pueden publicar reseñas literarias breves sobre diccionarios o guías de consulta debido a su formato, ya que en estos casos lo que prima es la información dada al lector para que conozca la existencia de estas obras tan útiles y prácticas. Incluso algunas novelas también pueden ser analizadas a través de reseñas breves, pero, por lo general, un libro no puede ser reseñado en el mismo tiempo que un cómic, que una obra cinematográfica, o que un álbum musical porque no es lo mismo leer, que leer con imágenes, como no es lo mismo visualizar y escuchar, que escuchar solamente. Los periodos de tiempo de análisis son distintos para un mismo volumen de información y, por lo tanto, los tiempos dedicados a su análisis tienen que variar completamente. Cuanto más cercano a la racionalidad se encuentra, más lento es, y cuanto más simbólico, metafórico y auditivo sea, más rápido es de asimilar y de disfrutar apasionadamente. Y si hacemos foco en el universo literario, no se tarda el mismo tiempo en escribir la reseña sobre una novela, que sobre un ensayo de temática histórica, que sobre un Tratado Esotérico o Místico, porque los tiempos de lectura y análisis varían considerablemente. Además, dejando a un lado su temática, lo mismo sucede si tenemos en cuenta el número de páginas de cada obra literaria analizada y reseñada, porque no es lo mismo escribir cuatro reseñas sobre cuatro libros de 200 páginas que la reseña de un libro de 800 páginas, ya que para un mismo número de lectores de la página web, por lo general y salvo excepciones puntuales, siempre será mayor el total de lecturas recibidas en las cuatro reseñas publicadas sobre libros de 200 páginas que en la reseña del libro de 800 páginas, aunque ésta lleve mucho más trabajo y tenga mucho más mérito si la reseña es muy buena. En este sentido, personalmente siempre escribo reseñas sobre aquellas obras artísticas que me apasionan porque esta pasión por la Cultura Non-Mainstream es lo que fundamenta y da sentido a Lux Atenea como blog personal. La calidad artística es lo que me inspira para escribir una reseña literaria y si, por ejemplo, tengo que escribir la reseña de un libro que por sus características y contenido me va a llevar bastante tiempo escribirla, pues es lo que hay porque me apetece escribir esa reseña. Es una de las ventajas que tiene ser director y analista en mi propio blog, y sin estar condicionado por otros factores externos que influyen totalmente a las publicaciones de otras páginas web o blogs. Además, en cuanto a promocionales, no recibo el mismo número de libros que de álbumes musicales, de ahí que haya tenido que tomar la decisión anteriormente mencionada sobre las próximas reseñas musicales. En definitiva, Lux Atenea es selección cultural, Lux Atenea es desvelo informativo sobre obras pertenecientes a la Cultura Non-Mainstream en su más amplia mayoría y, por este motivo, a los cultos lectores de Lux Atenea les digo de todo corazón… ¡¡¡disfrútenlo!!!

 

Félix V. Díaz
LUX ATENEA ( CULTURA NON-MAINSTREAM )