ARTHUR SCHOPENHAUER “NOTAS SOBRE ORIENTE” (Reseña #1807).

Reseña Cultural: 1807 // Reseña Literaria: 330
Reseña actualizada. Publicada el 13 de junio del año 2012 en Lux Atenea.

Publicado por: ALIANZA EDITORIAL, S.A.
ISBN: 84-206-4318-2
Edición: 2007 (EDICIÓN COMPRADA)
Páginas: 224

ARTHUR SCHOPENHAUER NOTAS SOBRE ORIENTE ALIANZA EDITORIAL

“El conocimiento no posee un centro.”

Siguiendo la línea de análisis de la obra de este gran maestro de la Filosofía, el libro “Notas sobre Oriente” resulta muy interesante debido a esta magnífica reunión en un solo tomo de todos sus escritos relacionados con Oriente, su filosofía, y su religión. Un arduo trabajo de recopilación y de clasificación de información en esta temática, y que ha sido buscada en toda su obra siendo posteriormente organizada en los siguientes apartados:

– Buda y yo.
– Oriente y yo.
– Oriente versus Occidente.
– Tras las huellas de la India.
– El velo de mâyâ.
– Más allá de la ilusión.
– Contra el teísmo.
– La vida: un camino equivocado.
– La muerte: nada que haya que temer.
– Compasión.
– Ascesis.
– Contemplación.
– Redención.
– Santos y místicos.

Como podrán comprobar en estas páginas, el hinduismo, el taoísmo, el budismo, el confucionismo… fueron corrientes religiosas que abordó en profundidad a pesar de algunos errores puntuales en conceptos y explicaciones relacionados, y en cuyo juicio ha de tenerse en cuenta la mentalidad occidental dominante en aquella sociedad europea decimonónica y los errores cometidos por autores y escritores de la época en sus obras inspiradas en Oriente dentro de esta disciplina. Pese a estos escasos desenfoques conceptuales, de lo que no cabe la menor duda es que el maestro Arthur Schopenhauer encontró en Oriente ese sentido de la vida con el cual se identificaba su Yo más profundo y personal, y esa prístina imagen intelectual ha quedado fielmente reflejada en cada uno de estos datos recopilados en el libro “Notas sobre Oriente”. Completando esta obra de imprescindible lectura para los bibliófilos lectores de Lux Atenea afines al mundo filosófico y metafísico, en sus últimas páginas se ha incluido el ensayo de Giovanni Gurisatti “Schopenhauer y la India”. Un interesante estudio sobre la influencia metafísica del hinduismo, del brahmanismo, y del budismo en la evolución intelectual de este gran maestro.

ARTHUR SCHOPENHAUER NOTAS SOBRE ORIENTE ALIANZA EDITORIAL pic2

Un importante dato que normalmente se ha pasado por alto en muchos de los estudios realizados a posteriori sobre la obra filosófica de Arthur Schopenhauer, ha sido la pasión que la metafísica oriental despertaba en esta privilegiada mente intelectual occidental. De por sí, su plena dedicación al estudio de Oriente desde el punto de vista de su metafísica, de sus religiones, y de su filosofía ancestral llegó a tal punto de entrega intelectual que, aproximadamente, la mitad de su biblioteca personal de más de 3.000 volúmenes tenían esta temática como fundamento (en este libro, ver desde la página 169 a la 178 correspondientes al apéndice de las obras pertenecientes a la biblioteca oriental de Schopenhauer). Es más, sus razonamientos alcanzados sobre la importancia de la voluntad en el destino y en los actos del individuo desde su nacimiento en este mundo, apoyaron una parte de sus cimientos filosóficos precisamente en la corriente de pensamiento oriental del cual acostumbraba a estar muy bien informado teniendo en cuenta las posibilidades de acceso cultural en aquella época (siglo XIX). Una visión del mundo desde la perspectiva y desde la mirada oriental que, en gran parte de sus fundamentos, fueron identificados como propios por el maestro Arthur Schopenhauer a lo largo de sus interminables estudios intelectuales. De por sí, incluso a sus allegados solía saludarles con la frase “Nosotros, los budistas”. Libros como el Bhâgavata-Purana, el Bhagavad Gîtâ, los Vedas, las Upanishads, el Dhammapada, el Tao te King, el Mahabharata… terminaron convirtiéndose en profundas fuentes de Sabiduría para esta mente siempre inquieta a la hora de desvelar los fundamentos existenciales y filosóficos del individuo durante su fugaz existencia, en comparación con el reloj del tiempo vigente en nuestro universo desde su nacimiento. Esa prontitud y esas ansias de aprovechamiento del tiempo de vida tal vitalmente schopenhauerianas, marcan profundamente cada una de sus frases al quedar siempre destacado el absurdo desperdicio de tiempo y de esfuerzos en pro de lo intrascendente por parte de la mayoría de las personas. Una adoración de la luz de gas existencial intrascendente por parte de la mayoría cuyo desvelo en sus obras sobre esa esencia neutra y efímera, tantos rechazos sociales y personales le terminaron provocando. El camino hacia la trascendencia y hacia la inmortalidad solamente se puede recorrer en solitario y, esta ley, ya se encarga la gran masa humana y social de recordárselo a aquellos que deciden iniciar esta dura y dificultosa travesía llena de sufrimiento, dolor, desapego, y desasosiego. Palabras metafísica e inconfundiblemente orientales.

ARTHUR SCHOPENHAUER NOTAS SOBRE ORIENTE ALIANZA EDITORIAL pic1

Haciendo gala de sus más certeras y contundentes reflexiones en esta obra, el estudio que estoy realizando sobre su obra no está haciendo más que preguntarme por qué se le considera como el filósofo del pesimismo cuando, en realidad, no veo más que la descripción clara y precisa de la auténtica realidad humana, ya sea a nivel social o a nivel individual. Si algo me está llevando a este minucioso estudio de las obras del maestro Arthur Schopenhauer es precisamente su escasa o nula intención de decorar todo aquello que pueda resultar crudo al lector por su incuestionable realismo. Muchos ya sabemos que dos mil años de cultura occidental predominantemente en manos de la jerarquía cristiana y católica, no han hecho más que poner más y más capas de edulcorado barniz en las podridas vigas de la sociedad europea reinante en cada época histórica. Siempre es más fácil hablar de las miserias humanas en ese tono de buenismo totalmente falto de realidad alguna, y que siempre se escuda en el supuesto de que el ser humano es bueno por naturaleza y que solamente un pequeño porcentaje de personas son los causantes del Mal en este mundo. En cambio, el gran maestro Arthur Schopenhauer cuando tiene que abordar y explicar estos difíciles y complicados asuntos, no duda un segundo en razonarlos y describirlos independientemente de que sus palabras puedan provocar cierta misantropía en la mente del lector. La realidad humana es la que hay, y así ha existido desde que el mundo es mundo, y Arthur Schopenhauer siempre se presenta claro, directo, y muy inteligente en su retórica filosófica basada en esa experiencia de vida que podrá cambiar de forma a lo largo de las diferentes eras, pero cuyo trasfondo y raíz es siempre será el mismo: la profunda falta de voluntad de la mayoría de los seres humanos para elevar su plano existencial a lo largo de la vida. “Notas sobre Oriente”, cuando la filosofía decimonónica más elevada y deslumbrante observó el resurgir del Sol metafísico oriental en el horizonte de Europa. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“Una vida individual ha alcanzado plenamente su fruto cuando el ser humano se despide de ella sin albergar por más tiempo el deseo de ella y de sus goces.”

ARTHUR SCHOPENHAUER NOTAS SOBRE ORIENTE

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

“EL RUMOR DEL OLEAJE”, YUKIO MISHIMA (Reseña #1765).

Reseña Cultural: 1765 // Reseña Literaria: 290
Reseña actualizada. Publicada el 9 de noviembre del año 2006 en Lux Atenea.

Publicado por : ALIANZA EDITORIAL
ISBN : 84-206-4541-9
Edición : 2003 (EDICIÓN COMPRADA)

Yukio Mishima El Rumor Del Oleaje

Pureza, armonía, y sensibilidad. Esta excelsa obra es una auténtica delicia para los sentidos, habiendo sido escrita por uno de genios literarios japoneses más talentosos del siglo XX: Yukio Mishima (1925-1970). “El Rumor del Oleaje” es una novela que les susurrará el amor que surge entre dos adolescentes en este pueblo pesquero situado en una bella y esplendorosa isla del archipiélago japonés, mostrando una vida cotidiana donde el impulso vital tiene como tempo existencial, vivir día a día de forma sencilla en este entorno natural. Con Yukio Mishima describiendo la esencia del detalle en estas páginas, la unión del ser humano con la naturaleza le lleva a quedar fascinado con el disfrute de los sentidos concentrados en lo que le rodea, en lo que ama y quiere, en lo que adora, en definitiva, en todo aquello que hace que se sienta como un pequeño ser viviendo en esta pequeña isla azul que no es más que una mota de polvo moviéndose en este océano casi infinito llamado Universo. “El Rumor del Oleaje” es equilibrio a través de la sensibilidad y, como analista cultural, si hay una fragancia que me encanta oler en la literatura oriental es la armonía lírica que transmite su sensibilidad artística, y en la cual los escritores japoneses son auténticos maestros. Esta finura en la apreciación y en la descripción de las formas, de los colores, de lo inmediato, de la acción, del deseo, provocan siempre en mi interior pensamientos e imágenes que, como un alquimista de lo pasional y del ideal, me conmueven y motivan en esta vida a través de la inmersión en el Arte. Un equilibrio vital absoluto llevado a la práctica en el momento y en el lugar adecuado, y no en otro. Ese ideal descrito en Oriente, y donde encuentro ese otro Yo que me hace sentir vivo, alejándome de la frialdad de los sentidos y emociones reinante en esta sociedad. Aunque soy occidental, presento dos caras como el dios romano Jano, mirando a Occidente por mis raíces culturales ancestrales, y hacia Oriente para encontrar esa armonía y ese equilibrio que solamente en estas culturas vibran desde lo más profundo de nuestro interior hacia el espacio cósmico. Una raíz creativa que sólo he encontrado en Oriente, pero sentido desde Occidente, y precisamente por ese trasfondo es donde Yukio Mishima conecta con Occidente como si fuera un traductor existencial situado entre estos dos mundos. Dentro de su magna obra literaria, “El Rumor del Oleaje” destaca especialmente por la tensión existencial que transmite donde el tiempo sigue siendo la clave de lo humano. Además, en estas páginas, los bibliófilos lectores de Lux Atenea quedarán fascinados con este estilo tan sensible y armonioso pulido en frases con una irresistible grandeza artística. “El Rumor del Oleaje”, a continuación, les dejo una clara muestra del talento literario de Yukio Mishima que podrán encontrar durante la lectura de este mágico libro. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

– “…La percepción de ese mundo desconocido fue para él como un trueno distante, que retumbaba en la lejanía y se disolvía en la nada.”
– “…el rugido de la tormenta en el exterior aumentaba su sensación de bienestar,…”
– “…A la pálida luz del amanecer, las lápidas parecían otras tantas velas blancas de barcos anclados en un activo puerto. Eran velas a las que nunca volvería a hinchar el viento, velas que, después de permanecer demasiado tiempo sin ser utilizadas y colgantes en exceso, se habían convertido en piedra. Las anclas de las embarcaciones habían penetrado tan profundamente en la oscura tierra que nunca sería posible volver a levarlas.”
– “Inhaló profundamente , y fue como si una parte de ese algo invisible que conforma la naturaleza hubiera penetrado hasta el centro de su ser.”

EL RUMOR DEL OLEAJE - YUKIO MISHIMA

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

ARTHUR SCHOPENHAUER “EL ARTE DE CONOCERSE A SÍ MISMO” (Reseña #1573).

Reseña Cultural: 1573 // Reseña Literaria: 247
Reseña actualizada. Publicada el 13 de enero del año 2011 en Lux Atenea.

Publicado por: ALIANZA EDITORIAL, S.A.
ISBN: 84-206-6095-0
Edición: 2009 (EDICIÓN COMPRADA)
Páginas: 137

arthur schopenhauer el arte de conocerse a si mismo

“Conócete a ti mismo”, grandiosa frase de profundo significado existencial que estaba grabada en el templo de Apolo situado en la mítica ciudad de Delfos, y con la cual perfectamente podíamos describir el sublime contenido de esta excepcional obra escrita por uno de los filósofos más importantes nacidos en Europa: Arthur Schopenhauer (1788-1860). Filosofía vista como una apertura mental al Conocimiento y como fuente de Sabiduría que, en su apartado práctico, adquiere el rango de experiencia de vida. Conocimiento, autoconocimiento, y experiencia dan forma y sentido a una estética existencial del individuo en manos del ilustre maestro Schopenhauer, pero siempre teniendo en mente que el autoconocimiento en su límite extremo lleva al individuo a caer en los mismos errores existenciales del mítico Narciso debido a que el Ego acaba absorbiendo totalmente la voluntad del ser hasta hacerlo esclavo de sus veleidosos caprichos. Por este motivo, la obra “El Arte de Conocerse a sí mismo” nos habla con nítida claridad sobre la determinación del individuo, sobre la apertura mental al mundo desde el autoconocimiento y la experiencia que acaban convirtiéndose en eficaces vacunas contra esa alegre mirada absolutamente irresponsable, y donde se ve al ser humano como especie que mira por el bienestar de sus semejantes. Una cultura enseñada en Europa desde hace siglos y que, en el caso en particular de Schopenhauer, provocaría un choque entre lo enseñado y su propia experiencia personal, llevándole a cambiar su visión del mundo radicalmente. En ese proceso de adaptación desde la Razón, Schopenhauer terminaría afianzando dentro de su ser tanto ese idealismo propio del pensamiento occidental, como un pesimismo absoluto ante la contemplación fría y analítica del mundo en el que vive. Incluso, a este gran filósofo se le ha llegado a considerar como el Maestro del Pesimismo, pero, desde mi punto de vista, creo que se ha confundido a un pesimista con una persona que ha visto y descrito al mundo tal y como es. Algo parecido le sucedió a Maquiavelo (como así comenté en mi reseña sobre su biografía), y creo que más que una persona pesimista por la absoluta crudeza con la cual observa el mundo, el gran maestro Schopenhauer es un pesimista debido a que ha logrado quitarse todas las sedosas vendas que tapaban sus ojos para ocultarle la auténtica realidad humana. En su obra “El Arte de Conocerse a sí mismo”, los bibliófilos lectores de Lux Atenea considerarán a Schopenhauer mucho más como un gran filósofo de la vida práctica que como un amargado pesimista.

Lux Atenea 4 - 5

Si hay algo que destaca en el lenguaje que Arthur Schopenhauer utiliza para poder hablarnos sobre la existencia humana, es esa visión clara y reveladora del auténtico motivo que les mueve en la vida a la gran mayoría de las personas, independientemente de la época o cultura en la cual hayan nacido: sus ansias materiales. Schopenhauer, como experto a la hora de analizar y describir la radiografía de la verdadera raíz humana, encuentra en ese aferramiento a lo material precisamente lo opuesto a lo que a él verdaderamente le da vida en este mundo: lo intelectual. Ese choque frontal desembocará en su total desilusión con el mundo, y en esa absoluta incompatibilidad entre sus intereses intelectuales en la vida frente a una sociedad de individuos humanos únicamente interesados en satisfacer sus caprichos materiales a cualquier precio, llevándole a un periodo de reflexión y análisis que tendrá como resultado final esa visión pesimista de la vida al comprobar con nítida claridad, la amplia y extendida bajeza intelectual que le rodea. Pese a ese pensamiento filosófico basado en una realidad que la mayoría de los seres humanos no quiere ni oír ni conocer, nadie puede dudar de la sagaz inteligencia mostrada por Schopenhauer, de su entrega absoluta al mundo del intelecto como eje fundamental y sentido principal de la vida, y que sus reflexionados actos siempre fueron previamente analizados con exhaustividad antes de ser llevados a la práctica, por lo que su renuncia a ser aceptado por la sociedad adquiere un indiscutible peso moral y ético debido a la incompatibilidad de intereses existente.

Lux Atenea 4 - 6

Al igual que Plauto, Schopenhauer también acaba teniendo una visión del ser humano como principal depredador de su propia especie. Por este motivo, sus palabras inevitablemente destilan el inconfundible licor existencial de la misantropía, y pese a estar condicionado por sus propios miedos y temores como cualquier otro ser humano, al menos Schopenhauer tiene el carácter y el valor de construir una radical e inflexible base con la cual afrontar los difíciles y retorcidos retos que ofrece la existencia humana en este mundo a través de un desprecio que gusta endulzar con la más inteligente ironía. Como inconfundible alma inmortal, solitaria e independiente, la profunda desconfianza que muestra hacia la sociedad, hacia otros seres humanos, hacia la propia especie en su totalidad al estar únicamente interesada en el egoísmo material a través del falso fraternalismo y del constante uso de la mentira, es lógico que observe a la sociedad como ese entorno que limita su libertad como individuo, encadenándolo con leyes éticas y morales que considera ilógicas y que, además, acaban aplicándose o no según quién sea el afectado. Además, su choque conceptual con algunas innovadoras descripciones filosóficas escritas por Goethe, unido a su radical oposición al pensamiento de Hegel, le acabarían deparando innumerables enemigos dentro del ambiente académico imperante en Alemania en aquella época. Con su fuerte carácter y personalidad, con su rotundidad a la hora de mostrar su Filosofía como así podrán comprobarlo los cultos lectores de Lux Atenea en este libro, es normal que fuera un reducido número de personas los que llegaron a ganarse el corazón de Schopenhauer (Goethe, Fernow, F. A. Wolf, y muy pocos más, como así nos indica en esta obra). Grandes escritores, filósofos, y pensadores como Eurípides, Aristóteles, Cicerón, Horacio, Marcial, Plauto (con su revelador “homo homini lupus”), Marco Antonio, Ovidio, Petrarca, Shakespeare, Giordano Bruno, Gracián, Chamfort, Kleist, Lord Byron, Schiller, Samuel Johnson… completan esta apasionante obra que será muy apreciada por aquellas personas que valoran mucho más la inteligencia y el intelecto en su vida, que esas insaciables apetencias materiales que tantas insatisfacciones y conflictos han creado en la Humanidad desde la aparición del primer homo sapiens. Si es un amante de lo material, Schopenhauer le resultará demasiado radical, pero si su alma está entregada al cultivo de la mente a través del intelecto, de la Lógica, y de la Razón, en esta obra de Schopenhauer encontrará a un virtuoso filósofo que le hablará muy claramente sobre cómo solucionar aquellos problemas que puede padecer debido a su entrega espiritual. “El Arte de Conocerse a sí mismo”, la única obra escrita por Schopenhauer que no quiso que se llegara a publicar hasta después de su muerte. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

SCHOPENHAUER EL ARTE DE CONOCERSE A SÍ MISMO

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.