BRAM STOKER “DRÁCULA”, ilustrado por FERNANDO VICENTE (Reseña #1767).

Reseña Cultural: 1767 // Reseña Literaria: 291
Reseña actualizada. Publicada el 3 de enero del año 2015 en Lux Atenea.

Quiero dar las gracias a la editorial REINO DE CORDELIA por su cortesía al enviarme este promocional físico.

Publicado por: REINO DE CORDELIA, S.L.
ISBN: 84-15973-36-2
Edición: 2014 (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Páginas: 544

Bram Stoker Dracula Fernando Vicente

El pasado mes de octubre fue presentada oficialmente esta lujosa edición de la obra de culto “Drácula” (1897) escrita por el decimonónico maestro de la literatura Bram Stoker (1847-1912), habiendo sido ilustrada por el genial artista madrileño Fernando Vicente. Una presentación espectacular para tan emblemático momento que ha transformado este acontecimiento cultural en un relevante momento bibliográfico en España, al convertirse en la edición ilustrada más ambiciosa entre todas las realizadas hasta el momento en idioma español. Dentro del género gótico y de terror, la mítica obra “Drácula” se ha convertido en parte ineludible de la literatura clásica de imprescindible lectura para los bibliófilos que desean aventurarse en el interior de la apasionante temática gótica y, en esta grandiosa y cuidada edición presentada por la editorial Reino de Cordelia, los lectores de Lux Atenea además podrán disfrutar observando esta serie de ilustraciones cuya siniestra belleza les impactará y les seducirá. Solamente hará falta que tengan un ejemplar en sus manos para comprobar la excelsa calidad de los materiales utilizados en su impresión, destacando sobre todo su gruesa tapa dura, su vampírica y seductora sobrecubierta, el tacto aterciopelado de sus hojas… hasta convertir la apertura de este libro en un ritual, y su atenta lectura en una tenebrosa aventura dentro de la literatura decimonónica más selecta para los amantes del género gótico. Al igual que el conde Drácula tiene a la inmortalidad como una de sus principales características, esa misma es la sensación que provoca la esencia cultural de esta augusta publicación literaria presentada por Reino de Cordelia, y que inexorablemente está destinada a convertirse en una edición de lujo que será muy bien valorada por aquellos lectores que desean engrandecer su biblioteca privada con las ediciones más selectas. Siniestra crème de la crème cultural que he leído, analizado, y reseñado gracias a la cortesía de esta editorial.

Bram Stoker Dracula Fernando Vicente pic2

A pesar del tiempo transcurrido desde su primera publicación, “Drácula” es una obra que te atrapa mentalmente en cuanto empiezas a leer sus primeras páginas. Aires victorianos de corte tradicional emanando de sus hojas que, en este siglo XXI, no impiden que lo vampírico esté experimentando un nuevo renacimiento entre el público comparable al éxito de las primeras películas de vampiros dentro del Séptimo Arte. La posmodernidad, con su visión existencial neobarroca de la sociedad y del individuo, está convirtiendo lo vampírico en ese tótem simbólico de la inmortalidad que tanto se anhela en este mundo posmoderno. Por este motivo, el vampiro, como ser inmortal que chupa la sangre, o sea, la vida, y que es capaz a su vez de dar la inmortalidad a otros seres humanos al transformarlos también en vampiros, resalta precisamente por su mortífera comunión simbólica con lo vital como paradigma y eufemismo a su vez de lo posmoderno en su raíz filosófica. Analizando detenidamente cada una de las ilustraciones que engalanan esta lujosa edición, el bibliófilo lector de Lux Atenea percibirá ese halo tenebroso tocado con el suave filtro de lo bello, y con el Mal presentado en su manifestación más aristocrática y barroca. Una belleza siniestra que el magnífico ilustrador Fernando Vicente no ha dudado en reflejar en cada una de sus creaciones artísticas, dando ese toque de exclusividad y de distinción a este libro como si el propio Bram Stoker en persona le hubiera inspirado y asesorado a su vez para la realización y definición de estas impresionantes imágenes, ordenadas magistralmente como instantáneas de su trama. Un doble placer a través de la lectura y de lo visual, invitando a la observación atenta de cada una de estas ilustraciones mientras el vampiro por excelencia empieza a despertar, y la magia de lo selénico y de lo terrorífico parece surgir en cada nueva ilustración creada con maestría por Fernando Vicente.

Bram Stoker Dracula Fernando Vicente pic3

La lectura de ediciones literarias ilustradas atrae, y este ejemplar me ha dejado muy sorprendido al haber logrado armonizar en grado superlativo la calidad material de la impresión editorial con la fascinación de esta historia de terror, que parece haber sido escrita con la misma sangre de las víctimas del conde Drácula en sus revelaciones. Por la siniestra fascinación que me han provocado estas ilustraciones, Fernando Vicente se ha presentado ante mis ojos como un obscuro maestro de la ilustración que, con un estilo posmoderno de vanguardia, logra hipnotizarnos como si éste hubiera fijado la mirada en el propio conde Drácula para luego caer rendido. En sus espectaculares ilustraciones, de entrada quedarán impresionados al contemplar cada uno de los dibujos que encabezan cada capítulo como si de una antigua edición se tratara, apareciendo posteriormente una sucesión de ilustraciones como instantáneas marcadas por escenarios fantasmagóricos donde lo horrible y lo terrorífico son esenciales en su definición. Un viaje lóbrego y un tanto demoníaco donde la mirada y la mente quedan fijadas en imágenes de fuerte impacto visual, como este carruaje avanzando por el bosque en una noche iluminada en color sangre y con la Luna mostrando su calavérico rostro, con esa manada de lobos rodeando el carruaje mientras observamos una espiral dibujada en el suelo nevado, con este castillo que destaca por las grandes alas desplegadas en una de sus paredes, o con la imagen del aristocrático vampiro de mirada fría y penetrante, y peinado de la segunda mitad del siglo XVIII. Todo un espectáculo abriendo su hipnótica atracción con el vampiro bajando por una de las paredes exteriores de su castillo en mitad de la noche, con las tres vampíricas damas sobre la cabeza del vampiro (¡¡¡impresionante imagen!!!) y luego con estas tres vampiresas ya erguidas, además de la tenebrosa imagen de las tres vampiresas compartiendo la sangre en una imagen tocada por lo maléfico y lo erótico en su esencia. Ilustraciones cargadas de elementos simbólicos como el barco en el puerto en una noche prácticamente despejada y con el lobo vigilante observándonos, el siniestro barco abriéndose camino entre las enfurecidas olas impulsado por sus velas con forma de alas de murciélago, la mujer vampirizada con las rosas y la marca del vampiro sangrando en su cuello, las ratas perfilando el cuerpo hasta solamente dejar las manos a la vista (página 375), o la siniestra imagen de la mujer con su cuerpo rompiéndose en pedazos encima de la bañera.

Bram Stoker Dracula Fernando Vicente pic1

Estas ilustraciones quedan marcadas por los gestos y por lo estético en clave siniestra, destacando especialmente la mujer al borde del acantilado y con las cruces del cementerio iluminadas por la Luna en la noche, el brazo de rúbea piel y estas uñas largas y afiladas (página 201), la inquietante vampiresa con tocado de rosas y gasa negra cubriendo su cuerpo, el cristal roto y la furia asomando con sus fauces abiertas por el hueco abierto, la gélida mirada de femme fatal de la vampiresa (página 241), la dura mirada del doctor Van Helsing (página 353), la atmósfera mortuoria en el interior de la mansión bajo la débil iluminación de los quinqués y con las sombras creando extrañas formas, la aristocrática y diabólica imagen de la dama en la página 383 (se ha grabado en mi mente como excelsa ilustración de este libro por su siniestra belleza y elegante estética), la macabra y inolvidable imagen de la página 398, la atmósfera propia de Romanticismo que refleja el mordisco del vampiro a la mujer atrapada en sus alas en mitad de la noche, el toque chic de la vampiresa con los ojos vendados, o la fantasmagórica visión de la vampiresa en el ataúd con el ramo de rosas negras depositadas en sus brazos. ¡¡¡Chapeau a tan siniestro arte!!! Como apunte final, quisiera destacar el magnífico prólogo escrito por Luis Alberto de Cuenca en estas ocho páginas de imprescindible lectura, en una antesala intelectual que provocará más de una reflexión en los lectores. “Drácula – Ilustrado por Fernando Vicente”, excelsa edición destinada al anaquel de la librería donde se atesoran los libros más queridos y siniestramente bellos. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

BRAM STOKER DRACULA ilustrado por FERNANDO VICENTE

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

JEAN LORRAIN “LA MANDRÁGORA” ILUSTRADO POR MARCEL PILLE (Reseña #1647).

Reseña Cultural: 1647 // Reseña Literaria: 277
Reseña actualizada. Publicada el 2 de junio del año 2015 en Lux Atenea.

Quiero dar las gracias a la editorial REINO DE CORDELIA por su cortesía al enviarme este promocional físico.

Publicado por: REINO DE CORDELIA, S.L.
ISBN: 978-84-15973-49
Edición: Marzo 2015 (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Páginas: 72

Jean Lorrain - La Mandragora ilustrado por Marcel Pille

La literatura decimonónica es una de las columnas culturales más importantes de Lux Atenea por la relevancia de los libros que voy seleccionando para ser analizados y reseñados, dando continuidad a esta línea temática que estoy potenciando con constancia y con pasión en los diferentes medios de información que he creado y dirigido desde el año 1999, convirtiéndose la promoción cultural de estas joyas de la literatura en un auténtico placer. He de reconocer que mi pasión por la literatura del siglo XIX irremediablemente me lleva a seleccionar ilustres obras escritas en aquella época tan cercana en el tiempo, y tan desconocida a su vez por el gran público. Dentro del amplio panorama literario, gracias al admirable trabajo que están realizando prestigiosas editoriales comprometidas con la Cultura como Reino de Cordelia, en España podemos disfrutar estas delicatessen decimonónicas. Cuando la magia de la fábula se convierte en ese estímulo para la imaginación del lector, los libros que destilan esa esencia de ficción y fantasía quedan indeleblemente guardados en nuestra memoria a través del trasfondo psicológico que posee su moraleja. Si además le unimos la fuerza visual de las ilustraciones que lo engalanan, ediciones tan lujosas como “La Mandrágora” de Jean Lorrain (1855-1906) ven su calidad literaria aumentada gracias al arte de la ilustración mostrada por Marcel Pille, encargado de crear las bellas ilustraciones que engalanaban la edición en formato libro de esta fábula presentada originalmente en el año 1899 (anteriormente había sido publicada con el título “Conte de Noël” en las páginas del periódico Le Courrier Français en 1894). Tras haber sido traducida por Luis Alberto de Cuenca y Alicia Mariño, esta ilustre obra por primera vez ha visto la luz en idioma español a través de esta lujosa edición en tapa dura con sobrecubierta presentada oficialmente el pasado mes de marzo, y que estoy seguro que fascinará a los bibliófilos lectores de Lux Atenea que lo adquieran.

Jean Lorrain - La Mandragora ilustrado por Marcel Pille pic 1

Jean Lorrain, seudónimo del escritor francés Paul Alexandre Martin Duval (1855-1906) de reconocida fama en el siglo XIX, siempre fue uno de los artistas inconfundibles dentro del Decadentismo cuya vida extrovertida no le hizo pasar precisamente desapercibido en la sociedad de aquella época. Una actitud que le llevó a ganarse la amistad o la enemistad de otros genios de la literatura como Jules Barbey d’Aurevilly (1808-1889) o Guy de Maupassant (1850-1893) respectivamente, en un momento clave en Europa Occidental por el colapso definitivo de la sociedad tradicional ante el incontenible impulso de la sociedad moderna. Un periodo de tiempo marcado por la tensión existente en la ciudadanía ante los bruscos cambios en la ética y la moral hasta entonces reinantes, y tanto los escritores románticos como los decadentistas fueron el reflejo literario de esa resistencia al racionalismo y al materialismo moderno, ya fuera desde una perspectiva espiritual profunda que venera al Ideal (Romanticismo), o ya fuera a través de la exaltación del individualismo y del análisis psicológico del inconsciente (Decadentismo), convirtiéndose éste último en la semilla artística del futuro Simbolismo. Pero, lo más curioso y sorprendente desde un punto de vista cultural, es que todavía haya obras literarias decadentistas de esta calidad que aún permanecían inéditas en idioma español hasta en esta segunda década del siglo XXI, lo cual me lleva a pensar sobre cuántas joyas literarias escritas en aquella fascinante época quedan todavía pendientes de ser editadas en España para el disfrute de los lectores. En esta apasionante labor, es admirable el trabajo que está realizando la prestigiosa editorial Reino de Cordelia, cuidando cada detalle en la impresión de estas preciosas ediciones.

Lux Atenea 4 - 4

Iniciamos la lectura del libro “La Mandrágora” con el interesante prólogo escrito por Alicia Mariño titulado “El Hechizo de la Mandrágora”, y donde el análisis de esta obra despierta nuestro interés al haber quedado muy bien fundamentado. A continuación, la inmersión en esta fábula de Jean Lorrain nos invitará a conocer la sorprendente historia de la reina Godelive cuyo segundo hijo recién nacido, una rana, removerá la estabilidad del reino hasta en sus cimientos. Tras ser sentenciada a muerte por el rey Luitprand, la rana es ejecutada, pero lejos de solucionar ese problema, a partir de entonces nada volverá a ser igual en el reino al caer presa de la tragedia, del caos, y del infortunio. Teniendo como trasfondo el contraste existente entre la bondad interior con apariencia exterior rechazada socialmente, contrapuesta a la belleza física admirada públicamente pero de maléfica raíz, “La Mandrágora” se acaba convirtiendo en un siniestro espectáculo de horror y decadencia, y con la presencia del ocultismo como obscura guinda para este tenebroso pastel moral y ético donde el mundo de los sueños se presenta cargado de metafóricos simbolismos. Un estilo narrativo ágil que despertará la curiosidad y el interés en el culto lector de Lux Atenea, intrigado sobre cómo acabará esta historia después de esa ejecución inmisericorde, asentándose su trama en la realidad basada en el crudo reflejo de la visión humana sobre el Bien y el Mal que siempre enjuicia o prejuzga a favor o en contra por las apariencias a través de la belleza. Pero, ¿qué sucede cuando el Mal está envuelto con una impactante y seductora belleza física? ¿Son el ser humano y su sociedad capaces de ver ese demoníaco trasfondo astutamente ocultado tras una belleza fascinante? En cuanto al arte dentro del plano visual, esta lujosa edición de la obra viene engalanada con elegantes ilustraciones de estilo clásico donde el realismo en el detalle hace que tengan más fuerza. Dibujos que se convierten en instantáneas de esta dramática historia, y con la crudeza de su trama perfectamente reflejada con sumo talento por Marcel Pille en este admirable trabajo de ilustración. Poseedoras de una aristocrática belleza de época, el protagonismo de estas imágenes adquiere en el siglo XXI ese hipnótico halo vintage cuando la mirada del lector se detiene para observarlas atentamente, habiendo sido armoniosamente integradas en las páginas de este libro para ofrecer este plus cultural a la obra y que provoca que su moraleja resplandezca con mayor brillantez y sensibilidad. “La Mandrágora”, cuando la iridiscente esencia literaria de esta fábula continúa fascinándonos un siglo después de su primera publicación. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

JEAN LORRAIN LA MANDRAGORA ILUSTRADO POR MARCEL PILLE

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.