“CANTOS DE MALDOROR”, ISIDORE DUCASSE (Conde de Lautréamont) (4ª Semana sobre Literatura Gótica, Siniestra y Crónica Negra) (Reseña / Review #1180).

Reseña Cultural: 1180 // Reseña Literaria: 132

Reseña actualizada. Publicada el 6 de enero del año 2009 en Lux Atenea.

Publicado por: VISOR LIBROS
ISBN: 84-7522-374-5
Edición: 1997 (EDICIÓN COMPRADA)

Lux Atenea 4 - 6

En este blog cultural non-mainstream no he encontrado una manera mejor de celebrar este día de Reyes que ofrecer esta reseña a los bibliófilos lectores de Lux Atenea, analizando el pilar literario más obscuro que se haya esculpido con palabras dentro del pensamiento decadentista nacido en el siglo XIX: la colosal obra “Cantos de Maldoror” escrita por el Conde de Lautréamont, seudónimo utilizado por el poeta Isidore Ducasse (1846 – 1870). Junto al mítico genio simbolista francés Arthur Rimbaud (1854 – 1891), es considerado como uno de los poetas malditos más ilustres de esa convulsa era decimonónica, y no será hasta la llegada del maestro André Breton (1896 – 1966) y su Movimiento Surrealista en el siglo XX, cuando Isidore Ducasse finalmente se convierta en la figura literaria aclamada y reverenciada cuyo prestigio artístico ha llegado hasta nuestros días. Tanto los “Cantos de Maldoror” como sus “Poesías”, son consideradas como obras literarias de culto por su excelencia. Escrito entre los años 1868 y 1869, “Cantos de Maldoror” fue publicado en 1869, presentándose artísticamente como obscura poesía en prosa. El fruto literario más bellamente siniestro que la privilegiada mente de este joven de veintidós años daría al mundo, y cuya vida terminaría antes de cumplir los veinticinco (Montevideo, Uruguay, 4 de abril de 1846 – París, Francia, 24 de noviembre de 1870). Vertebrado en seis Cantos, de lo que no hay duda es que “Cantos de Maldoror” destila ese sadismo cuyas gotas van cayendo poco a poco en el lujurioso frasco de la perversión. Con el detalle en la descripción cargado de intensa fuerza lírica, en “Cantos de Maldoror”, los bibliófilos lectores de Lux Atenea también encontrarán pasión en la narración, belleza lírica vestida con el terciopelo negro de la tinta, y confesiones cubiertas por el lado más tenebroso del alma humana. En esta obra tan impactante y provocadora, la vida se ve como una peligrosa y letal fantasmagoría siempre al acecho de nuevas víctimas, siendo el Conde de Lautréamont quien reclame sus dominios más allá de los límites marcados por la moral.

Lux Atenea 4 - 5

Si analizamos esta obra incomparable de forma más precisa y detallada, el Canto I aparecerá como el Canto más decorado y con más plasticidad lírica, presentando el escritor Isidore Ducasse un uso constante de la imagen animal como símbolo y como referencia directa del pensamiento. Como magna obra decadentista, la primera toma de contacto con “Cantos de Maldoror” siempre es dura, ácida, y con algunos fragmentos literarios que provocan repulsión. La sinceridad que Isidore Ducasse desarrolla a lo largo de toda la obra escandaliza, pero ese es precisamente su sello literario, su marca artística en esta obra que no deja indiferente a nadie. El Canto II, en cambio, es más conceptual y directo dentro de la visión indirecta ofrecida por su personaje principal, Maldoror. Aquí, el poeta sigue provocando pero de otra forma, ahondando en ese detalle que asaltará de forma violenta a la mente del lector. Mucho más escatológico es el Canto III, más depravado y provocativo, extendiéndose el autor en el espectáculo barroco de las acciones tortuosas hasta elevar un poco más la inmoralidad latente en estos párrafos obscuros llenos de corrupción. En el Canto IV, el Conde de Lautréamont juega con el peso de lo supuestamente correcto y decoroso dentro de la balanza moral y ética que, en realidad, es observada y mostrada como la máscara de la Maldad convertida en ejemplo de bondad de cara al exterior. Por este motivo, el Canto IV es el más crítico, el más sarcástico, al transformarse en potentes descargas literarias lanzadas directamente a las bases que dan sentido a la sociedad y a quienes forman parte de ella, desnudando esa doble cara llena de hipocresía y de falsedad. Isidore Ducasse retornará al uso constante del símbolo en el Canto V, de la misma forma que lo utilizó en el Canto I, pero su esencia es mucho más siniestra, más luciferina y obscura. Un viaje tenebroso que resultará mucho más corto que los anteriores, pero mucho más inclemente y atroz. El final de la obra llegará con el Canto VI, quedando inquietantemente perfumado con esta ambientación melancólica que parece tender a justificar lo injustificable, siendo esto precisamente lo que eleve la gravedad de todo lo acontecido en cada una de estas páginas. En definitiva, seis Cantos que se convierten en seis niveles mentales a superar, o en seis monstruos creados para provocar o espantar a aquellos que se vean reflejados en sus páginas, y no desean verse a sí mismos con tanta nitidez y claridad en este espejo pulido por Isidore Ducasse.

Lux Atenea 4 - 4

Centrándonos en el análisis de su personaje principal, Maldoror, le caracteriza su visión ácrata de la vida y su actitud rebelde como imagen del individualismo llevado al extremo. La figura de Maldoror es la Muerte andando sobre la tierra. La ausencia de conciencia alguna a la hora de cometer actos de barbarie, y la falta absoluta de consciencia a la hora de analizar las nefastas consecuencias que implican esas repugnantes acciones. Por este motivo, Maldoror se presentará en estas páginas como un ser humano sin limitaciones, un nuevo Calígula autoproclamado como Dios y un aspirante a la inmortalidad que, en realidad, está cavando la tumba que le apartará inexorablemente de la eternidad. Todo es extremo en Maldoror en su paso por la vida, atacando sin contemplaciones a otros seres humanos porque los desprecia, y porque la obra sagrada de Dios le repugna al tomarla como supuesta. Por este motivo, en los años posteriores a la publicación de esta obra se estableció un paralelismo entre la figura de Maldoror y Satanás, o incluso con el ángel caído (Lucifer), convirtiendo al libro “Cantos de Maldoror” en una obra maldita, en algo blasfemo, satánico, ya que la Iglesia siempre a considerado a los seres humanos como hijos de Dios creados a su imagen y semejanza. Pero, como nos indica el Conde de Lautréamont en boca de Maldoror, si así es el hijo y su tierra, así debe ser entonces el Padre y su Cielo. “Cantos de Maldoror” quedó impregnado con esa furiosa misantropía que se mueve entre los actos más salvajes y violentos del ser humano contra sus semejantes, y el sarcasmo y la burla más refinada contra ese elegido de Dios que es visto como un mortal virus absolutamente letal contra todo ser vivo que exista sobre la faz de la Tierra. Una especie humana con ese don divino para convertir el Paraíso terrenal en un terrible Infierno, y sin que el propio Satanás tenga que mover un dedo para persuadirlo o convencerlo sobre los oscuros motivos que le mueven a seguir ejecutando esas acciones implacablemente hasta el final. La apocalíptica batuta humana no necesita de aprendices como Satanás para saber cómo transformar la belleza eterna e inmortal de lo sacro, en esas irónicas sonrisas de la Muerte y del Caos bailando sobre los gritos y los lamentos de una Humanidad plagada de actos violentos, de crueldades horrendas, y de pensamientos atroces listos para ser convertidos en realidad.

Lux Atenea 4 - 3

¿Estaba loco este poeta maldito para escribir con tan descarnada crudeza? A veces la imagen de la locura y de la desesperación no desvela otra cosa que la realidad humana, tantas veces maquillada con la imagen de la felicidad y de la fraternidad. Felicidad, ¿dónde se encuentra ese vergel donde te exiliaste? Fraternidad, ¿dónde se encuentra esa ayuda desinteresada que brilla con su intención salvífica, humilde, y pura? Creo que estos textos perfectamente podían sonar como voz en off en cualquier documental dedicado a mostrar la brutal devastación que la Humanidad está provocando en este planeta, siempre moviéndose en la salvaje y despiadada espiral del egoísmo, de la violencia, y de la destrucción. Homo homini lupus. “Cantos de Maldoror” tiene párrafos marcados con duras y reflexivas palabras que quedarían en siniestro equilibrio con las crudas imágenes que se grabaron en conflictos tan crueles e impactantes como Ruanda, Congo, Afganistán, Irak, Yugoslavia, Vietnam, Segunda Guerra Mundial, Primera Guerra Mundial… Los escenarios pueden cambiar, pero, en cuanto a su trasfondo humano, las imágenes y los relatos de esas tragedias siempre hablarán con el mismo lenguaje de Isidore Ducasse en esta obra, ya que es el eterno y demoníaco pensamiento latente en la mente humana. En definitiva, la lectura de “Cantos de Maldoror” siempre será un shock para la espiritualidad y para la sensibilidad, porque desvela la hipocresía humana, porque señala esas lápidas de mármol pulidas con la sangre derramada, porque descubre a esas personas que huelen a aguas corruptas, porque alerta sobre esas falsas creencias religiosas que ocultan lo infernal, y porque en su lectura se intuye el hundimiento de nuestra especie en el lodazal de sus pecados capitales. “Cantos de Maldoror”, obra cumbre de la literatura decadentista decimonónica. ¡¡¡Disfrútenlo!!! (o más bien, súfranlo)

Lux Atenea 4 - 2

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

PETER MURPHY “DEEP” (VICTORIA EDICIONES MUSICALES, S.A. / BEGGARS BANQUET RECORDS LTD, 1990) (Reseña / Review #1179).

Reseña Cultural nº: 1179 // Reseña Musical nº: 1022

Reseña actualizada. Publicada el 8 de mayo del año 2011 en Lux Atenea.

Publicado por: VICTORIA EDICIONES MUSICALES, S.A. / BEGGARS BANQUET RECORDS LTD, 1990
Edición comentada: CD (EDICIÓN COMPRADA)
Tracklist: 1- Deep Ocean Vast Sea // 2- Shy // 3- Crystal Wrists // 4- Marlene Dietrich´s favourite Poem // 5- Seven Veils // 6- The Line Between the Devils Teeth (and that which cannot be repeat) // 7- Cuts you up // 8- A Strange Kind of Love (version one) // 9- Roll Call // 10- Roll Call (reprise)

Han pasado más de dos décadas desde su publicación y sigo disfrutando intensamente este álbum cada vez que lo escucho. A día de hoy, “Deep” se ha convertido en uno de los CD´s de mi amplia colección discográfica que más veces he escuchado, e incluir este glorioso álbum en la selección musical que estoy analizando en Lux Atenea, es todo un honor para mí. Una emotiva reseña donde se une la pasión por esta excelsa obra maestra, y haber tenido el privilegio de ver y de sentir estos magnos temas interpretados en directo, durante el concierto ofrecido por Peter Murphy en la sala madrileña Aire dentro de la gira oficial organizada tras la presentación oficial del álbum, como así pueden comprobarlo en la imagen de mi entrada a este mítico concierto. Momentos únicos e irrepetibles donde tuve ocasión de sentir con pasión este evento musical, quedando absolutamente fascinado con el arte interpretativo desplegado sobre el escenario por el legendario artista británico Peter Murphy en este inolvidable encuentro con sus seguidores españoles más fieles. Los años van pasando, y siempre que escucho las canciones de este álbum, inmediatamente vuelven a mi mente esas muestras de elegante virtuosismo interpretativo con el cual Peter Murphy dio forma a su inconfundible estilo, demostrando con la autenticidad del directo por qué es la mejor voz masculina que haya aparecido en la escena gótica en toda su apasionante historia. Un despliegue artístico esplendoroso gracias al impresionante y versátil registro vocal de Peter Murphy, que acabó convirtiendo ese espectáculo musical en una comunión emocional absoluta entre su espíritu y los sentimientos de devoción que allí mostramos el público asistente. Una noche donde los temas musicales del álbum “Deep” resurgieron en Madrid para iluminar nuestras almas en la discoteca Aire medio de la oscuridad, marcando nuestra memoria con recuerdos y emociones personales imposibles de describir o de explicar detalladamente en una reseña porque son inefables. Un concierto excelso, y que ha de ser vivido para poder comprender la grandeza artística que Peter Murphy irradia en directo, como así nos demostraría fielmente en varias interpretaciones a cappella con su preciosa voz como único foco musical.

Lux Atenea 4 - 6

El álbum “Deep” fue publicado por el prestigioso sello discográfico Beggars Banquet en el año 1989, y esta edición que analizaré fue editada en formato CD a través del sello discográfico español Victoria Ediciones Musicales en el año 1990, tras haberlo publicado previamente en vinilo el año anterior. En este colosal álbum, Peter Murphy pudo contar con la colaboración profesional de excelentes músicos como Peter Bonas (guitarra), Terl Bryant (percusión y batería), Eddie Branch (bajo), y Paul Staham (teclado y guitarra), además de Jim Williams a la guitarra en el tema “Seven Veils”, de Gill Tingay al arpa en este auténtico himno musical titulado “Marlene Dietrich´s Favourite Poem”, y con Simon Rogers en los planos instrumentales para guitarra acústica. Todas estas composiciones musicales fueron creadas por Peter Murphy y Paul Staham en su parte instrumental, salvo en los temas “Devil´s Teeth” y “A Strange Kind of Love” compuestos íntegramente por Peter Murphy, al igual que su lírica. Canciones que se han convertido en su mayoría en temas míticos dentro de esta escena, reflejándose en las sesiones musicales ofrecidas en los clubs góticos más prestigiosos. Gloriosos temas que fueron interpretados en varios estudios de grabación (Wool Hall Studios, Rockfield Studios, Master Rock Studios, y Abbey Road Studios), siendo masterizados de forma impecable por Steve Rooke. Engalanado con una portada que estéticamente se terminado convirtiendo en todo un icono visual de Peter Murphy en sus actuaciones en directo, su apartado fotográfico estuvo a cargo del talentoso artista Paul Cox. En definitiva, al hablar de “Deep” estamos hablando de un álbum irrepetible donde el ingenio, la creatividad, las dotes interpretativas, las muestras de genialidad de sus músicos, su proceso de grabación y de producción meticulosamente realizado, y una gira musical destinada a ofrecer al público un espectáculo artístico de altísimo nivel, dieron como fruto final el despliegue musical más exitoso de Peter Murphy en toda su carrera en solitario hasta ese momento.

Lux Atenea 4 - 5

Iniciamos la audición de este excelso trabajo musical escuchando el tema “Deep Ocean Vast Sea” y su mirada trascendente al horizonte del mar, a su inmensidad inabarcable, a ese universo desconocido donde la vida y la muerte tienen una razón de ser completamente alejada de la Razón. “Deep Ocean Vast Sea” es una proyección del alma ante la incomprensión del Yo, mientras lo infinito trata de revelar su mayor secreto sólo ante las muestras de respetuosa humildad. A continuación, el tema “Shy” nos presentará este rechazo absoluto a la falsedad de esas supuestas diversiones con las cuales muchas personas creen encontrar sentido a sus vidas. “Shy” nos incita al cambio, a un giro trascendental en nuestra vida en busca de la verdadera autenticidad, y dentro de esta dinámica reflexiva reflejada en esta composición musical, el tema “Crystal Wrists” nos invitará a no autocastigarnos por el error cometido, y a mirar al presente y al futuro para salir de la decadencia interior en la que nos habíamos perdido, hasta que el mítico tema “Marlene Dietrich´s Favourite Poem” nos sumerja en la atmósfera más siniestra y obscura de todo el álbum. Conmoviéndome más cada vez que la escucho, esta decadente canción que no dudo solamente en erigirla como el tema por excelencia en toda la carrera musical de Peter Murphy, sino también valorándola como uno de los diez mejores temas musicales de todos los tiempos a la hora de reflejar el espíritu gótico. “Marlene Dietrich´s Favourite Poem” es mucho más que una excelsa composición, es mucho más que un himno mítico cuya oscuridad me emociona, es mucho más que un imborrable recuerdo de ese concierto inolvidable. “Marlene Dietrich´s Favourite Poem” es una canción que toca el interior de mi insondable profundidad personal. Posteriormente, como la luz de una ventana cuya cortina ha sido apartada bruscamente en una habitación oscura, así de radiante se presentará el tema “Seven Veils” después de haber cruzado la tenebrosa niebla de la canción anterior. Un tema cuyos efluvios musicales orientales ofrecerán a los melómanos lectores de Lux Atenea esa ambientación cosmopolita, y mística a su vez, que nítidamente se percibe en el ingenio creativo de Peter Murphy.

Lux Atenea 4 - 4

La música surgida en los límites intermedios que separan Oriente y Occidente, también tendrá su paralelismo en el siguiente tema “The Line Between the Devils Teeth (and that which cannot be repeat)” a través de esta composición mucho más intensa, dinámica, y contundente, mientras la lírica sigue desplegándose para estimular el placer en el melómano. Una armoniosa belleza musical que tendrá su continuidad en, posiblemente, la canción más famosa y exitosa de Peter Murphy en solitario: “Cuts you up”. Sin duda alguna, “Cuts you up” es uno de sus temas clásicos que no deben faltar nunca en un club gótico que se precie. Una garantía absoluta de pista llena mientras el público disfruta de esta magia melódica, de este embrujo lírico, de esta perspectiva gótica con la cual uno siente y vive la vida con sus mieles y sus inevitables hieles. Sin duda alguna, el tema “Cuts you up” es la canción gótica más selénica por excelencia. Pero si creen que con el tema “Cuts you up” hemos llegado a la cima emocional más sublime de este álbum, otro mítico tema se apoderará irremediablemente de nuestro espíritu: “A Strange Kind of Love (version one)”. ¿Cuántas canciones góticas pueden considerarse mejores al tema “A Strange Kind of Love”? Quien ha asistido a un concierto de Peter Murphy, cuántos temas emocionan más al público que “A Strange Kind of Love”. Y es que, escuches las veces que escuches esta canción de gélida alma, siempre caes rendido a su atrayente influjo vital donde la vida únicamente es sentida y experimentada desde sus más placenteros extremos. Incluso desde sus más horribles fracasos de donde creemos que nunca más saldremos. Esa es la sonora fuerza hedonista que transmite “A Strange Kind of Love” cuando aparece en nuestra mente para dar sentido a la propia existencia. ¡¡¡“A Strange Kind of Love”, sublime!!! Finalmente, serán los temas “Roll Call”, y su posterior versión ‘reprise’, los que clausurarán este inconmensurable álbum donde sus joyas musicales han logrado elevarlo hasta lo más alto en el sancta sanctorum del Templo de Euterpe. “Deep”, destacada obra maestra dentro de la escena musical gótica. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 3

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

JULES BARBEY D´AUREVILLY “LAS DIABÓLICAS” (4ª Semana sobre Literatura Gótica, Siniestra y Crónica Negra) (Reseña / Review #1178).

Reseña Cultural: 1178 // Reseña Literaria: 131

Reseña actualizada. Publicada el 2 de noviembre del año 2008 en Lux Atenea conmemorando el Bicentenario del nacimiento del ilustre escritor francés JULES AMÉDÉE BARBEY D´AUREVILLY (2 de noviembre 1808 – 23 de abril 1889).

Publicado por: ALIANZA EDITORIAL, S.A.
ISBN: 84-206-7302-1
Edición: 2002 (EDICIÓN COMPRADA)

Lux Atenea 4 - 6

Con esta reseña sobre el libro “las Diabólicas” del maestro de la literatura francesa Jules Amédée Barbey D´Aurevilly, en este blog cultural non-mainstream tengo el placer de conmemorar el Bicentenario de su nacimiento (2 de noviembre 1808). Como ilustre artista del Romanticismo y como máximo exponente del Dandismo, Jules Amédée Barbey D´Aurevilly marcó una etapa dentro de la literatura francesa donde se atravesó esa niebla oscura y tenebrosa que oculta el lado más siniestro del ser humano. Cuando me piden que recomiende un buen libro del siglo XIX, precisamente “Las Diabólicas” suele ser una de mis elecciones literarias preferidas. Una obra maestra bien escrita, bien narrada, detalladamente decorada sin sobrecargar la lectura, y que profundiza en la decadencia moral y ética, en la corrupción de las clases más favorecidas socialmente, y en esa maldad que siempre crecerá en los fértiles campos de la Humanidad. Con este reflexivo trasfondo, difícilmente esta magna obra no podía ser otra cosa que todo un éxito literario, independientemente del periodo histórico en el que fue escrita. Los bibliófilos lectores de Lux Atenea quedarán fascinados con “Las Diabólicas” porque está vertebrado con seis impactantes historias protagonizadas por mujeres perversas, adúlteras, y por infernales ángeles vengadores que se alejan completamente de esa distorsionada figura femenina pasada por el interesado y falso prisma masculino, cuya visión asemeja lo femenino a un ser virginal, inocente, puro, y delicado. De por sí, esta impresionante obra es más bien demoníaca por su trasfondo perverso envuelto en la cruel mentira, que por la presencia del Maligno. Incluso puede causar estremecimiento pensar en el poder que supone en nuestra sociedad, la unión de la inteligente seducción femenina al interesado arte de la manipulación orientado a malvados y terribles fines. De esta forma, la lectura de esta obra cargada de pragmatismo extremo y de esos retorcidos planes enlazados con el sexto sentido femenino, provocará que más de un lector se sienta igual que una bestia llevada al matadero porque en ningún momento lo masculino se observa en este libro como ese irresistible triunfador que todo lo controla, o como aquel que hace y deshace el mundo que le rodea a su antojo y capricho. En este sentido, es posible que se pueda llegar a considerar a “Las Diabólicas” como una obra diabólica, si es tomada como esa flecha lanzada con precisión al talón de Aquiles del dominante espíritu masculino. Un privilegio relacionado con lo divino que se transforma en el eje de la razón de su existencia, pero que es mortalmente atacado mediante un inteligente despliegue de ocultación, de falta de escrúpulos, y de matemática y letal meticulosidad. Con el paso de los años, de las décadas, “Las Diabólicas” se ha convertido en una obra literaria que ha ido ganando más valor y prestigio cultural según ha ido evolucionando la sociedad occidental en el último siglo y en esta recién estrenada centuria que estamos viviendo. Jules Amédée Barbey D´Aurevilly tiene un estilo narrativo un tanto violento, tenso, adrenalínico, entrando de lleno durante su lectura en historias terribles y trágicas llenas de frases diabólicamente irónicas que les ofrecerán esa corrosiva acidez, ese envenenado fruto mortal tan necesario para mostrar crudamente la verdadera personalidad de sus protagonistas. Voluptuosidad, engaños, ese último trago de champagne rosado francés antes de la trágica caída, esa mirada del condenado cuando de repente es consciente de la auténtica realidad y ya es demasiado tarde, todo en este libro se presentará siniestramente humano, diabólicamente femenino. “Las Diabólicas”, obra maestra de la literatura francesa del siglo XIX convertida ya en obscuro fetiche artístico en este siglo XXI. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 5

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.