ALBERTO TRINIDAD “MINORÍAS DE UNO” (4ª Semana sobre 7 Delicatessen Literarias) (Reseña / Review #1151).

Reseña Cultural: 1151 // Reseña Literaria: 123

Reseña actualizada. Publicada el 22 de agosto del año 2008 en Lux Atenea.

Quiero dar las gracias al genial escritor ALBERTO TRINIDAD por su cortesía al enviarme este promocional firmado y dedicado.

Publicado por: EDICIONES OBLICUAS, S.L.
ISBN: 84-935404-0-4
Edición: 2006 (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)

Antes de empezar a desarrollar el análisis de esta excelsa obra literaria en esta reseña tan especial para mi, quisiera agradecer muy afectuosamente a Alberto Trinidad, escritor/alquimista de esta obra maestra, tanto por su dedicatoria como por la cortesía mostrada hacia Lux Atenea. Cuando recibí su reciente obra “Minorías de Uno”, puedo asegurar a los cultos lectores de Lux Atenea que, además del precioso y atractivo diseño de su portada, tras esta bella y sutil imagen visual de presentación hay una idílica puerta tras la cual encontrarán momentos de lectura que vivirán intensamente. Cuando un libro llega a tocar la fibra sensible del lector de forma tan elegante, su lectura se convierte en esa maravillosa vía de luminosidad y de escape de la realidad, pasando a formar parte de su experiencia, de su personalidad, de sus sueños, de sus recomendaciones, y, sobre todo, de su intimidad emocional. A día de hoy, ésta ha sido la primera y única reseña que he escrito por segunda vez partiendo desde cero porque normalmente escribo las reseñas en una sola sesión, dejándolas prácticamente cerradas y concluidas salvo excepciones. En esta ocasión, aunque ya tenía escrita y terminada la reseña de esta novela desde hacía un tiempo, tras experimentar la reciente y brusca transformación de la perspectiva personal que uno tiene de esta vida, en la relectura de la reseña inicial me encontré con un mensaje al lector que consideré que estaba incompleto, con lagunas, y, en muchos sentidos, sin esa chispa y trasfondo existencial especial que da sentido a esta magna obra literaria. Inmediatamente borré esa reseña, rompí las hojas del cuaderno que contenían mis anotaciones y observaciones, y empecé a escribir este análisis en negro sobre blanco, o sea, a la vieja usanza (este fue el método de escritura utilizado en mis reseñas publicadas tanto en la Revista Cultural Gótica Atis&NYD, como en Shadow´s Garden Webzine). Cuando nos adentramos en el universo de “Minorías de Uno”, el lector toma contacto directo con sus cuatro protagonistas principales ya en sus primeras páginas. Con una introducción a la trama y a sus personajes tan perfectamente delimitada desde el inicio de la obra, el genial escritor Alberto Trinidad logrará preparar mentalmente al bibliófilo lector con lo que va a ser la estructura espacial y física en la que se van a mover estos personajes en cada uno de los doce capítulos que vertebran esta grandiosa historia de sueños y realidades. Sueños, realidades, dos palabras cuyos significados no son tan fáciles de describir y explicar por cada uno de nosotros, y, precisamente entre esas dos fronteras variables en función de la personalidad de cada lector, el talento de Alberto Trinidad se mueve literariamente como pez en el agua. ¿Qué es real y qué es onírico en “Minorías de Uno”? Esta pregunta se repetirá constantemente durante la apasionante lectura de estas páginas, pero preferiría cambiarla por otras dos mucho más “reales”: ¿qué es la realidad ahora mismo? y ¿sigue visitando el mundo de los sueños con la misma inocencia de antaño? Porque el libro “Minorías de Uno” es eso mismo, inocencia y pureza inconsciente convertidas en palabras cuyo significado debilitan la férrea disciplina impuesta por lo material, y por la oscura e insensible realidad lógica de lo humano. Por este motivo, cada uno de sus personajes viene marcado por uno de los cinco estados de la materia, salvo el físico y terrenal porque el reino de Morfeo se encuentra en las antípodas de lo terrestre. La etérea ligereza del mundo de los sueños es absolutamente incompatible con la densidad del reino terrenal en clave humana. Cinco estados del universo reducidos a cuatro en este alquímico reino nacido en la mente de Alberto Trinidad, y que están asociados en los siguientes emparejamientos: Alizia-Fuego, Dámaris-Agua, Leolo-Aire, y Senderei-Eter. Pasemos a conocer la encantadora realidad de cada uno de ellos.

Lux Atenea 4 - 4

Alizia es el personaje más vital, más vivo, más luminoso, y más pasional de toda la obra. Alizia es Fuego, es el Rojo, es el Calor que desprende lo vivo porque tiene necesidad de sentirse viva, y porque aferrándose con fuerza a lo vivo, puede expandirse y ser más ella misma. Alizia huye de la rutina, odia la rutina, y con un intenso y vibrante universo interior por palpitante corazón, establece contacto con todo lo externo de forma mucho más sensible, sin atadura alguna, quedando fascinada con las relaciones que observa en su entorno como, por ejemplo, con el paralelismo que ella establece entre su pelo rojizo y el fuego, y entre su movimiento y el de las llamas. Pero esa particular y pasional visión de las cosas convertirá rápidamente en intrascendente al mundo exterior y, también, a las personas que en él habitan. Con una capacidad de abstracción absoluta y una tremenda sensibilidad al mensaje de los gestos observados en los demás, gracias a su análisis, Alizia tomará consciencia sobre cómo es la persona con la que está tratando. Por este motivo, a Alizia no le acaba importando lo que la persona está diciendo, sino qué está diciendo realmente a través de lo que está haciendo y gesticulando. Con el tiempo, Alizia descubrirá que el Conocimiento lo trasforma todo, pero cuando sus ojos logran revelar lo oculto, le acaba costando mucho asimilar su esencia verdadera, por lo que tiende a apartarse en su propio refugio cuando es víctima de la desconfianza. Fascinada con el tacto de las cosas, descubre que el tacto también puede trasmitir dolor. Otro personaje destacado es Dámaris, sinónimo de Agua y de su color favorito, el Azul, porque toma el medio acuático en su conjunto como un ente vivo. Dámaris siente auténtica pasión por el agua y por la sensación de ingravidez que uno llega a tener cuando está dentro, por lo cual agua y libertad son palabras que terminan estando fuertemente asociadas. Cuando Dámaris toma contacto con el mundo de la pintura, descubre que ese es el puente hacia su alma que andaba buscando, y decide realizarse como persona a través de este medio artístico usándolo como vía de Conocimiento para saber quién es ella realmente. También acaba descubriendo el misterio de la Luna y, desde entonces, nunca dejará de asistir a su cita nocturna con ella. En su relación con los demás, Dámaris no se muestra como es, sino como esperan que ella sea, por lo que no duda en hacer uso de la máscara para desviar la atención de los demás. Poseedora de una gran psicología en su relación con el resto de las personas, juega con ellas gracias al excelente análisis que realiza, pero se ofende con facilidad y se muestra muy inquieta ante la opaca intencionalidad. Buscando siempre el sentido de todo, le molesta mucho la limitación implícita en el nombre de las cosas, por lo que establece juegos de aprendizaje como método para extender sus fronteras mentales y, así, poder eliminar el filtro racional en la definición. Su Ego es muy poderoso, pero no lo identifica en absoluto con su auténtico Yo, por lo que forzosamente acaba necesitando proteger su intimidad de miradas ajenas para poder dar forma a su personalidad con cierta seguridad e independencia. Buscando la armonía para elevar su plano existencial, a Dámaris le gusta concentrarse en su Yo gracias a una gran sensibilidad ante lo sacro, y una muestra de ello es la pasión que siente por la luz de las velas. Disfrutando en extremo de los momentos placenteros, Dámaris termina atada al tiempo porque el tiempo es silencioso.

Lux Atenea 4 - 3

Leolo es el Aire, y observa el universo como un pájaro enjaulado mirando al cielo, su verdadero hogar. Enganchado al espacio, a las distancias, a las estrellas, a los planetas, se identifica con la inmensidad del espacio cósmico. Por este motivo, las nubes, al ocultarle lo que más ama, se convierten en sus enemigas. Leolo necesita expansión a todos los niveles, pero con el tiempo convertido en un pesado lastre existencial, deja de buscar el eje de su existencia en lo externo para pasar a lo interior como fuente primordial de su vida. Con una luz y un sueño convertidos en su esperanza de un futuro mejor, tras tomar contacto con el mundo de la literatura, otra de sus grandes pasiones, acaba concibiendo su relación con la escritura como el camino íntimo más importante de realización personal. Con una mezcla de racionalismo e intuición, y con una inexistente dualidad interior con la que prejuzgar, a veces cambia lo material por lo mágico con unos excelentes resultados, pero al ser emocionalmente adicto al amor, y al establecer lo afectuoso como algo puramente íntimo y privado, en soledad termina anhelando la complicidad que se establece al estar en buena compañía. Pero para que Leolo se pueda abrir a otra persona, necesita un fetiche como conmutador emocional ya que se frustra y se ilusiona igualmente con la misma facilidad. Como gran amante de la armonía, vista como el eje fundamental que da vida a todo lo que le rodea, rechaza visceralmente la dejadez, la conformidad, y todo lo superfluo. Atravesando con su mirada los frívolos modos y las máscaras que llevan siempre las personas para tapar lo que realmente son, en cambio es feliz exprimiendo la esencia de lo fugaz, pero le entristece no poder volver a repetir ese momento o ese instante con esa misma pureza. Concentrándose en seguir avanzando gracias a los medidos pasos existenciales que va dando, termina identificando el color negro como el símbolo ideal para definir aquello que debe ser ocultado. Y es que Leolo adora lo único, pero también sabe muy bien cómo ocultar aquello que más ama. El otro personaje principal de esta obra es Senderei. Es Éter, y, por consiguiente, está marcado por lo celestial. En su búsqueda de la pureza original, de aquello que dio origen a todo lo que conocemos, irá poco a poco intuyendo y descubriendo el alcance de su propio poder, pero al ser un poder que no puede utilizar en el preciso momento que es descubierto, esa incapacidad le llevará a una completa inseguridad en sí mismo porque, en el fondo de todo, Senderei tiene miedo a descubrir en su interior quién es realmente. Según pasa el tiempo, en esa búsqueda al encuentro de la inocencia perdida descubre que el movimiento es vida, y ese universo que empieza a descubrir se niega a aceptarlo como parte de su verdadero mundo ya que esa realidad terrenal le aburre soberanamente. Con la soledad por compañera, Senderei tiene una esperanza ciega en que algo cambie radicalmente ese inhóspito mundo. Poseedor de una gran capacidad de abstracción como don personal, Senderei no solamente puede controlar sus viajes al reino de Morfeo, sino que, además, tiene plena consciencia cuando está presente en sus sueños. Pero, en esos dos mundos aparentemente tan alejados, la presencia de Senderei tiene su razón de ser.

Lux Atenea 4 - 5

En “Minorías de Uno”, todo es magistralmente descrito por Alberto Trinidad a través de un estilo literario propio tan inimitable y tan imperecedero como los sentimientos. Desde un eclipse de Luna convertido en clave, hasta otros interesantes protagonistas en esta historia como Calixta, Kasandra, Yendwy, Irene, Dama Ylarthea… marcados siempre por la sensibilidad y por la capacidad de sufrimiento, por la frialdad, y por la incomprensión del mundo real en relación a las ilusiones, a la soledad, y al aislamiento. “Minorías de Uno” es una obra extraordinaria y conceptualmente cercana al Romanticismo por su final, y por este idealismo de su mensaje llevado hasta el límite. Por su calidad artística, Alberto Trinidad ha entrado por la puerta grande dentro del mundo de la literatura española. Ahora, solamente falta que el público conozca y disfrute este libro para comprobar cómo todo esto que he descrito en esta reseña sobre el autor y su obra es así de cierto. Con diferencia, “Minorías de Uno” es uno de los mejores libros que he leído en los últimos años, por lo que no tanto mi recomendación como mi valoración como joya de biblioteca se quedan muy cortos en este caso. Si todavía no has comprado un ejemplar de este libro, no eres plenamente consciente de lo que estás dejando escapar en cuanto a calidad literaria actual se refiere. “Minorías de Uno”, una obra tan reciente como el amanecer, pero tan profundo y lleno de sentimiento como el próximo atardecer. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

1476 “A WOLF’S AGE” (AUTOEDITADO, 2010) (Reseña / Review #1150).

Reseña Cultural nº: 1150 // Reseña Musical nº: 1002

Reseña actualizada. Publicada el 12 de marzo del año 2010 en Lux Atenea

1476 - A WOLF´S AGE

Quiero dar las gracias al grupo musical estadounidense 1476, y muy especialmente a ROBB KAVJIAN, por su cortesía al enviarme este promocional físico.

Publicado por: AUTOEDITADO, 2010
Edición comentada: Digipak CD, edición limitada de 1000 unidades (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Tracklist: 1- Anno Domini // 2- Swallow the Sun // 3- Son of the Hunter // 4- This is not Lucid // 5- Dithyramb // 6- Evoke you // 7- Herne´s Oak // 8- Oriens Astrum // 9- The Demons in the Circle // 10- The Cleansing Scourge // 11- Medicine Man // 12- Der Vampir // 13- The Wanderer // 14- Closed Casket Heart

Lux Atenea 4 - 4

Acabo de servirme este whisky “The Glenrothes – Speyside Single Malt 1991” para tomar solo y sin hielo mientras escribo esta reseña. Hace un momento, he abierto el sobre donde el grupo musical estadounidense 1476 me ha enviado este promocional de su extraordinario álbum “A Wolf’s Age”, he puesto el CD en el equipo de música, y esta impresionante música que ha empezado a sonar hay que disfrutarla con un whisky muy especial en la mano. ¡¡¡Qué grandiosos temas han incluido en su álbum de debut “A Wolf’s Age!!! Con una presentación y un diseño visualmente muy atractivos viniendo de una edición autoeditada, esta ópera prima viene vertebrada por catorce temas a cual más contundente, y es que el estilo que inspira a 1476 a componer estas potentes canciones proviene de la armoniosa integración del mejor post-punk, el neofolk, y el esoterismo. Una atmósfera ocultista que se respira desde el primer hasta el último tema a través de este acompañamiento instrumental acorde al profundo y metafórico mensaje contenido en su lírica. Los melómanos lectores de Lux Atenea afines a esta escena podrán apreciar en el álbum esta calidad musical sumamente alta y digna de destacar, pudiéndolo considerar perfectamente como una de las grandes obras presentadas dentro de esta escena musical tan exclusiva. Un delicado sorbo de “The Glenrothes – Speyside Single Malt 1991” para dar este toque puramente hedonista al inicio de esta audición, y el tema “Anno Domini” abrirá este álbum con una contundencia sonora perfecta para reflejar esa demoníaca presencia nocturna que no nos dará tregua alguna hasta llegar al tema “Swallow the Sun”, con una batería, una guitarra, y una voz tan potentes como posesivas. Tras el rotundo final musical de “Swallow the Sun”, el tema “Son of the Hunter” aparecerá mucho más calmado y con aires melódicos bajo la influencia conceptual neofolk, narrándonos la historia de un poderoso ser perdido en el sentido de su propia existencia. Posteriormente, lo maldito será la luz que ilumine al tema “This is not Lucid” en un final tan desgarrador y psicótico como la lírica de “Dithyramb”, de nuevo, con una base melódica y un final impresionantes. En el tema “Evoke you” seguiremos viajando a lomos de estas oscuras melodías que solamente pueden ser interpretadas por la formación instrumental clásica de una buena banda de rock. ¡¡¡“Evoke you”, grandioso!!! El sagrado roble será el protagonista principal del tema “Herne´s Oak”, con solos de guitarra que nos hechizarán hasta en los esotéricos velos del tema “Oriens Astrum”, que impiden ver la verdadera realidad del orden sagrado de difícil comprensión racional. “Oriens Astrum”, otro de los grandes temas de este álbum.

Lux Atenea 4 - 5

Al grupo musical 1476 se le ve cómodo en la composición de temas de corte ocultista, y “The Demons in the Circle” será de nuevo la prueba más clara de este don en la composición de canciones con alma neofolk. Luego, la intensidad sonora retornará con el tema “The Cleansing Scourge”, y con la desolación como escenario ideal para dar vida al dolor y al llanto previos a la bienvenida de lo apocalíptico. “The Cleansing Scourge” es salvaje y brutal con esta batería y guitarra atronadoras, potenciadas por esta voz incansable y potente, y si piensas que estamos en la cima de este álbum, la joya de la corona de “A Wolf’s Age” aparecerá en escena con “Medicine Man”, tema musical que sabe a vida y, con el sabor de este extraordinario whisky en mi boca, mucho más aún. Por favor, escuchen “Medicine Man” y sentirán cómo se apodera de sus emociones y sentimientos sin que puedan oponer resistencia alguna. Como analista musical non-mainstream, creo firmemente que sólo un genio musical puede perfilar y dar vida a un excelso tema como “Medicine Man”, y somos unos privilegiados todos aquellos que podemos sentirlo como si fuera una parte de nosotros mismos. A continuación, lo vampírico reclamará su protagonismo en este álbum con el tema “Der Vampyr”, y esta interpretación vocal que les asombrará por su versatilidad y por su potente registro, siendo la magia del Tarot lo que empezará a aparecer tras el telón de “The Wanderer”, en una escenografía musical destinada a poner la llave que da cierre a este álbum, tras ser depositada en las manos de “Closed Casket Heart”. Neofolk de alto standing para esta clausura de auténtico lujo. Indiscutiblemente, el grupo musical estadounidense 1476 ha puesto toda su alma en este álbum de debut a través de temas de exquisito tempo, magia melódica, y fuerza lírica. Una esencia creativa cargada de Hermetismo para ser transformada en un nuevo valor musical en potencia, y que ha venido a romper con el tedio en el que está envuelto una parte de la escena post-punk en la actualidad. Solamente falta que el público reconozca la cautivadora belleza de su música, y apoye a 1476 adquiriendo el precioso álbum “A Wolf’s Age” hasta agotar esta edición limitada a 1000 unidades. Álbum de imprescindible audición para poder conocer el mejor post-punk compuesto en tierras estadounidenses en los últimos años, y tan bueno que será uno de esos álbumes que seguirán disfrutando dentro de unos años como si fuera el primer día. 1476 y su ópera prima “A Wolf’s Age”, si fuera promotor en este país no dudaría ni un segundo en traerme a este grupo musical para que ofrecieran su mejor directo en concierto. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

ATARAXIA “LLYR” (PRIKOSNOVÉNIE, 2010) (Reseña / Review #1149).

Reseña Cultural nº: 1149 // Reseña Musical nº: 1001

Reseña actualizada. Publicada el 29 de marzo del año 2010 en Lux Atenea.

ATARAXIA - LLYR

Quiero dar las gracias al sello discográfico francés PRIKOSNOVÉNIE por su cortesía al enviarme este promocional físico.

Publicado por: PRIKOSNOVÉNIE, 2010
Edición comentada: CD (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Tracklist: 1- Sigillat // 2- Scarborough Fair // 3- Quintaluna // 4- Llyr // 5- Elldamaar (part 1) // 6- Evnyssien // 7- Klepsydra // 8- Elldamaar (part 2) // 9- Gayatry Mantra // 10- Borea

Lux Atenea 4 - 4

Grabado entre los años 2008 y 2009, el grupo musical italiano de culto ATARAXIA presenta en este año 2010 su nuevo álbum “Llyr” tras tres años de espera desde su anterior trabajo “Kremasta Nera” (Ark Records, 2007). El retorno de Ataraxia a esta escena no ha podido ser más luminoso y oportuno debido a esta etapa musical europea marcada por la incertidumbre y por el posicionamiento dominante de lo mainstream. En este nebuloso ambiente es donde Ataraxia presenta su nuevo álbum “Llyr” como sólido pilar musical, pudiendo los melómanos lectores de Lux Atenea elevarse para respirar sensaciones musicales propias de lo celestial escuchando estos temas tan magnos como excelsos. Escuchar la bella voz de Francesca Nicoli siempre se convierte en esos momentos musicales inolvidables, y acompañada por los músicos Vittorio Vandelli, Giovanni Pagliari, y Riccardo Spaggiari, han alzado al grupo musical Ataraxia hasta convertirlo en una de las referencias artísticas más importantes dentro de la escena neoclásica y neofolk. Sin duda alguna, “Llyr” se convertirá en uno de sus álbumes predilectos y en uno de los mejores trabajos musicales aparecidos en este año 2010. El impresionante álbum “Llyr” ha sido publicado por uno de los sellos discográficos más prestigiosos en Europa, Prikosnovénie, toda una garantía de elegancia y de exquisitez artística donde cada trabajo musical editado es siempre cuidado hasta el más mínimo detalle. Con fotografía de portada y del grupo musical a cargo de Livio Bedeschi, en el engalanamiento del álbum “Llyr” también han contado con Nicolas Ramain para su diseño artístico y con Cunegonda para las imágenes incluidas en este precioso libreto. Reflejos visuales perfectos para este álbum en el que podrán respirar esos aires sagrados que caracterizaron al ancestral culto europeo en honor a la Gran Diosa Madre. Pero “Llyr” es conceptualmente mucho más complejo, ya que Ataraxia también ha encontrado inspiración en Oriente a través de la filosofía y de la metafísica hindú, además del enigmático mundo espiritual existente en Oriente Próximo para perfilar una parte de las ambientaciones aquí manifestadas. “Llyr” es un viaje musical y sensorial en donde podrán recorrer antiguos bosques poblados por druidas celtas, decorados templos hindúes, luminosos centros ceremoniales orientales, hasta retornar a esta esencia mediterránea siempre presente en cada uno de sus trabajos. El álbum “Llyr” es deliciosamente cautivador, y su delicado embrujo ceremonial trascendentalmente dirigido por Francesca Nicoli al espíritu, llegará directamente a su alma con esta luz celestial que únicamente Ataraxia puede llegar a imaginar y a hacer realidad en un álbum musical.

Lux Atenea 4 - 5

“Sigillat” es el nombre de la primera etapa de este viaje musical llamado “Llyr”, mítica Edad Dorada donde el ser humano fue uno con la tierra, la naturaleza, y el universo. Plácida armonía donde la voz de Francesca Nicoli transforma la música en puro hedonismo, y donde el encanto sonoro tiene su continuidad en la excelente versión de la canción escocesa del siglo XVII “Scarborough Fair”. Posteriormente, la magia del tema “Quintaluna” hará de lo sublime algo suave pese a su trasfondo tenebroso y siniestro, pero lo paradisíaco también puede llegar a teñirse con las oscuras fuerzas ctónicas que dieron vida al espíritu. En “Llyr” (“Lira”), impresionante tema que da título a este álbum, será la genialidad literaria del maestro William Butler Yeats lo que engalane su letra en esta gloriosa atmósfera que huele a complacencia, y es que algo especial tienen los instrumentos de cuerda que siempre suenan en perfecta armonía con la emotiva voz de Francesca Nicoli. Delicadeza y encanto que son propios de esta hipnótica cantante bajo el influjo constante de la musa Euterpe, otorgando una serenidad espiritual y un sosiego al alma del melómano que es digno del mayor de los elogios. Es imposible que un melómano de gustos exquisitos, no se rinda a los encantos musicales de Ataraxia escuchando estos temas. Luego, en la primera parte de “Elldamaar” entraremos en sensaciones de trasfondo oriental, en deleites más refinados y selectos, hasta que la finura interpretativa de Francesca Nicoli retorne en el tema “Evnyssien”, enamorándonos con su evanescente canto. Crème de la crème de estas composiciones, pulidas con el mejor terciopelo sonoro hasta darles la emotiva suavidad del Arte. Con el tema “Klepsydra” presentándose como un atardecer o un amanecer, según tengamos nuestro ánimo, su reflejo inspira quietud o esplendorosa expansión según tengamos nuestro nivel de vitalidad cargado. A continuación, seguiremos inmersos en estos goces musicales tan extraordinarios en la segunda parte de “Elldamaar”, otro de los momentos más intensos en este álbum, hasta que todo lo ancestral contenido en el mantra hindú de la iluminación den cuerpo y esencia vital a “Gayatry Mantra” en esta atmósfera ritual absolutamente sobrecogedora. Tocados por la Gracia Divina, Ataraxia pondrá el punto y final a este extraordinario álbum con el tema “Borea”, mientras su magia empieza a desvanecerse en el horizonte a la vez que empiezan a incrementarse nuestras ansias de escucha del próximo trabajo musical de Ataraxia para volver a ser hechizados con su música. “Llyr”, Ataraxia y Prikosnovénie en esta unión artística absolutamente insuperable. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

ANDREW KING “DEUS IGNOTUS” (EPIPHANY ARTS & RECORDS, 2011) (Reseña / Review #1148).

Reseña Cultural nº: 1148 // Reseña Musical nº: 1000

Reseña actualizada. Publicada el 15 de septiembre del año 2011 en Lux Atenea.

Quiero dar las gracias al genial artista británico ANDREW KING por su cortesía al enviarme este promocional físico, firmado y dedicado.

Publicado por: EPIPHANY ARTS & RECORDS, 2011
Edición comentada: Digipak CD con libreto de 24 páginas, firmado y dedicado (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Tracklist: I- Corvus Terrae Terror // II- The Three Ravens // III- The Wife Of Usher´s Well // IV- Sic Mea Fata Canendo Solor // V- Edward // VI- In Upper Room // -The Elders Of The People Took Counsel // -In Upper Room // VII- Judas // -Judas // -Could Ye Not Watch With Me One Hour // VIII- Lord Lovel // IX- Fröleichen So Well Wir // X- Sir Hugh

Hay obras que destacan sobre las demás debido al sublime perfeccionamiento que su creador le ha dado, y como paciente fruto artístico tras años de perfilamiento y de definición hasta darle esa aura magna inimitable. Dentro del universo musical, una de estas sublimes obras ha sido creada por el mítico artista británico Andrew King con el título “Deus Ignotus”. Hasta tal punto ha sido su compromiso e identificación con esta colosal obra musical que incluso ha diseñado su fascinante portada, quedando inmortalizada la imagen de su obra espiritual “Ignoto Deo”. Nueve años de paciente trabajo durante los cuales el maestro Andrew King ha podido contar con la colaboración del Coro de la Iglesia de Saint Stephen, de Maria Vellanz (violín), del genial artista Hunter Barr (órgano, teclados, samples, drones), del talentoso artista John Murphy (tambores), y de otro mítico artista dentro de esta escena como Tony Wakeford, del cual guardo como oro en paño en mi colección discográfica el álbum “The Blade” de Sol Invictus firmado por él, como pudieron comprobar en la reseña que publiqué sobre esa excelsa obra. En el esplendoroso álbum “Deus Ignotus”, los melómanos lectores de Lux Atenea disfrutarán con esta exquisita vertebración musical donde lo medieval, el folk, la música tradicional, y las geniales composiciones creadas por el propio Andrew King dentro del estilo neofolk, ofrecen este carácter sonoro y lírico tan especial que el melómano más exigente siempre reverencia y adora en cuanto lo escucha por primera vez. Esa fuerza y ese carácter musical son los que definen a la perfección a “Deus Ignotus” como álbum excelso, convirtiendo cada tema musical en una fuente inagotable de placer para aristocráticos hedonistas. La inteligencia y la Cultura son las únicas que pueden proporcionar ese disfrute hedonista imposible de enseñar, ni de transmitir con exactitud a través del verbo, porque se siente desde el alma, y alma, inteligencia, y Cultura han encontrado su Paraíso artístico en el álbum “Deus Ignotus” en esta segunda década del siglo XXI.

Lux Atenea 4 - 4

Iniciamos la audición de “Deus Ignotus” adentrándonos en el impresionante tema de inspiración medieval “Corvus Terrae Terror” compuesto por Andrew King, y que nos conducirá directamente a una de las joyas musicales de este álbum: “The Three Ravens”. Extraordinario y admirable arreglo musical realizado por el maestro Andrew King para esta composición del siglo XVII. De atractiva y oscura belleza, tras haber disfrutado el tema “The Three Ravens” varias veces más, “The Wife Of Usher´s Well” se presentará con el encanto de los ecos ancestrales llegados a nuestra mente a través de esta elegante declamación ofrecida por Andrew King, y que tendrá en el tema “Sic Mea Fata Canendo Solor”, una de las cimas musicales cualitativamente más elevadas que se hayan alcanzado en este álbum con esta preciosa composición del Carmina Burana (siglo XIII). Volviendo a disfrutar de la melodiosa interpretación a capella del tema tradicional “Edward”, “Sic Mea Fata Canendo Solor” se presentará colosal, siendo en “In Upper Room” donde llegará la magia vocal del Coro de la Iglesia de Saint Stephen en su interpretación de “The Elders Of The People Took Counsel”, hasta que la voz de Andrew King vuelva a hipnotizar a nuestro espíritu con su genial estilo lírico en “In Upper Room”. A continuación, en el tema “Judas”, otra joya musical incluida en este álbum, la esencia cultural y religiosa imperante en el siglo XIII será mezclada con sumo talento con el estilo neofolk más actual, hasta quedar integrados en esta composición que les sobrecogerá por su trasfondo espiritual y por su sublime oscuridad. Impresionante ambientación cuyo tempo, marcado firmemente por el sonido de los tambores, nos llevará hasta “Could Ye Not Watch With Me One Hour” y su magia coral. Sin duda alguna, por su irresistible belleza neofolk, “Judas” pasará a formar parte de su selección musical más personal a partir de este momento.

Lux Atenea 4 - 5

Posteriormente, la música tradicional retornará con el tema “Lord Lovel” y esta fascinante interpretación a capella realizada por Andrew King, hasta que la composición del siglo XIV “Fröleichen So Well Wir” vuelva a llevarnos a ambientes medievales donde la música era el relato de la vida social, de los anhelos, y de deseos propios de la época. Finalmente, el tema “Sir Hugh” cerrará este lujoso álbum con la fuerza instrumental que caracteriza a las composiciones de Andrew King, en este caso, a través del magistral arreglo de esta canción tradicional donde el estilo neofolk queda engalanado con una de sus máximas expresiones artísticas. En este siglo XXI, la brillante figura artística de británico Andrew King dentro de la música europea contemporánea sigue incrementando su prestigio con la publicación de obras musicales tan insignes como “Deus Ignotus”. En “Deus Ignotus”, la Cultura Europea ha alcanzado uno de los más altos niveles de compromiso musical con nuestras raíces como civilización y, en vista al alto grado de perfección artística logrado en este excelso álbum tras nueve años de trabajo, Andrew King ha vuelto a grabar su nombre con letras de oro dentro de esta escena. Sin duda alguna, la adquisición de esta magna obra musical en esta lujosa edición discográfica será más que obligada para cualquier melómano afín a los valores propios de Occidente. “Deus Ignotus”, con diferencia, uno de los mejores álbumes musicales publicados en este año 2011 en vista a la excelsa calidad artística atesorada en su interior. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.