“HISTORIA DE LA MUERTE EN OCCIDENTE”, PHILIPPE ARIÈS (Reseña #1227).

Reseña Cultural: 1227 // Reseña Literaria: 145

Reseña actualizada. Publicada el 14 de octubre del año 2007 en Lux Atenea.

Publicado por: ACANTILADO
ISBN: 84-95359-17-0
Edición: 2000 (EDICIÓN COMPRADA)

En la sociedad occidental actual, la muerte es considerada como algo horrible. Cuando la muerte hace acto de presencia, sus efectos son demoledores, trágicos, exageradamente emotivos, provocando actitudes traumáticas a la familia del fallecido. Los mensajes sociales siempre son claros y constantes: la muerte es algo malo, la muerte es una desgracia. Y es que, en el fondo, la muerte es contraria al culto materialista que profesa la sociedad actual en esta especie de doctor Jekyll y Mister Hide cultural moderno cargado de una doble moral hipócrita donde el individuo se encuentra atrapado entre la sobrevaloración de la propia vida, y la exagerada repulsión hacia todo lo relacionado con la muerte, olvidando que, en el momento que hay vida, hay muerte porque es un todo inseparable durante toda la existencia del ser a través del tiempo. Allá donde exista el tiempo y la vida, inexorablemente existirá también la muerte. Muerte, palabra cuya pronunciación es considerada como tabú en la sociedad actual y aquellas personas que son escuchadas hablando públicamente sobre la muerte, son consideradas como personas con gustos macabros, con ideas obscuras, negativas, con mentes siniestramente peligrosas, y hay que huir de ellas ya que la muerte no puede ser un tema de conversación cuando la vida es considerada como el eje principal del individuo en su rol social consumista. Por este motivo, en la sociedad occidental se insiste que de la muerte hay que huir, y para huir de ella hay que cuidar el propio cuerpo, adorarlo, mimarlo interior y exteriormente. En la sociedad tradicional, el cuerpo de una persona pertenecía a Dios y atentar contra el cuerpo era atentar contra Dios. En la Modernidad, al alejarse de la visión religiosa del ser humano, comienza la independencia del individuo al reclamar que él es el propietario de su cuerpo, y no Dios, en un proceso que culminará en la reciente posmodernidad. En cambio, en esta nueva sociedad racionalista donde el nuevo dios es la Ciencia, el cuerpo de cada uno de los ciudadanos pertenece a los científicos, a los médicos que velarán por la salud de la persona, y nadie, salvo estos especialistas en dar vida, tiene la última palabra sobre este asunto clave durante nuestra existencia dentro de este mundo técnicamente adelantado y en constante progreso. ¿Quién se puede oponer al poder de la Ciencia si la Ciencia es vida?

Entonces, los cultos lectores de Lux Atenea se preguntarán: ¿y qué hace la sociedad occidental cuando la muerte se presenta? En ese momento se pondrá en acción una serie de engranajes técnicos preparados para convertir ese hecho en un acto lo más aséptico posible, porque la muerte es sinónimo de degradación, y la degradación material es impura, es un foco de infección que hay que controlar para evitar su extensión. Estos mismos engranajes técnicos también transformarán visualmente ese cuerpo en lo más atractivo posible porque el muerto no debe parecer muerto, sino más vivo y radiante que nunca para que sus familiares y amigos lo recuerden así. Además, se ha de convertir ese acto en una ceremonia lo más honorable posible, celebrándose en un recinto apartado donde dar el último adiós a un cuerpo que ha sido tratado científicamente para eliminar visualmente cualquier signo característico de la muerte. Luego, será enterrado siguiendo un protocolo ya preestablecido, o mucho mejor si es incinerado porque será la forma políticamente más correcta de despedirse de sus seres queridos al evitarles futuros cultos funerarios relacionados con esa muerte socialmente indeseada. Eso sí, emocionalmente, estos momentos han de ser lo más gélidos e impersonales posibles, y las muestras de dolor y pena por parte de sus familiares y amigos no serán socialmente aceptables una vez haya transcurrido ese periodo post-mortem científicamente estudiado para que esa muerte sea ya definitivamente cosa del pasado. Si esos sentimientos de dolor y lamento siguieran existiendo en el tiempo, la sociedad considera que han de pertenecer al ámbito personal, individual, y privado porque reflejar sentimientos relacionados con la muerte en esta sociedad amante de la vida es lo más políticamente incorrecto. De por sí, esta sociedad ya le ha ofrecido todo tipo de ayudas y de mecanismos técnicos para hacer que ese recuerdo se haya convertido en un acto benévolo y positivo, y si ese acto ha sido positivo, por qué ha de mostrarse negativo en su vida social, o sea, por qué tiene que sacar un tema tan aciago como la muerte a escena. Incluso, si necesita un psicólogo a posteriori, también esta sociedad occidental que vela por su felicidad ha pensado en ello, ofreciendo unos servicios médicos científicamente eficaces para eliminar esa negatividad interior que lo puede alejar del disfrute de esta vida plena y feliz.

Con este interesante trasfondo sociológico, “Historia de la muerte en Occidente” es un libro que informará detalladamente a los bibliófilos lectores de Lux Atenea sobre cómo ha ido evolucionando la actitud social ante la aparición de la muerte desde la Edad Media hasta nuestros días. Comprenderán cómo hemos pasado socialmente de la separación de los muertos de los vivos, y de la demarcación del territorio de los muertos respecto al de los vivos, a la integración del cementerio dentro del recinto religioso, un recinto religioso situado dentro del propio territorio de los vivos. Y de cómo la insostenibilidad de ese sistema va a llevar a la sociedad occidental, primero, a alejar de nuevo el cementerio del mundo de los vivos y, posteriormente, por falta de espacio y por su coste económico, incluso a ser considerado socialmente buena la eliminación física del cuerpo del difunto por sistema. Todo esto ha sido muy bien explicado y documentado por el autor de esta obra, y sin olvidar en absoluto el factor religioso, espiritual, sentimental, y emocional del ciudadano dentro de esta misma sociedad. Leyendo este libro, sabrán por qué en todo acto funerario actual se han establecido así las cosas, por qué se actua así, de esta forma, de esta manera cuando la muerte se presenta dentro de nuestro entorno. Pero, sobre todo, esta obra les hará pensar sobre si este camino científicamente probado es el mejor posible, humanamente hablando, porque si no es así, ¿hacia dónde nos dirigimos como sociedad? Porque los efectos que está teniendo la inexorable presencia de la muerte en los ciudadanos dentro de esta sociedad jamás ha sido tan traumática, y tan insensible emocionalmente. ¿Está la Ciencia y la Razón capacitadas para ofrecer respuestas psicológicamente preparadas para la mente humana? Esta pregunta queda en el aire. Mientras lo analizan, mientras piensan sobre ello, les recomiendo esta lectura. “Historia de la muerte en Occidente”, extraordinario libro que nos habla sobre esa muerte políticamente incorrecta en la nueva sociedad occidental. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

LE SILENCE DES RUINES “LE SILENCE DES RUINES” (MARBRE NEGRE, 2010) (Reseña / Review #1226).

Reseña Cultural nº: 1226 // Reseña Musical nº: 1056

Reseña actualizada. Publicada el 12 de marzo del año 2010 en Lux Atenea.

LE SILENCE DES RUINES - LE SILENCE DES RUINES

Quiero dar las gracias al prestigioso sello discográfico MARBRE NEGRE, y muy especialmente a DESIRÉE y ÒSCAR, por su cortesía al enviarme este promocional físico.

Publicado por: MARBRE NEGRE, 2010
Edición comentada: CD edición especial en formato A5, limitada a 100 unidades (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Tracklist: 1- La Mort Noire // 2- Le Déclin de nos Sentiments // 3- Le Chant du Souvenir // 4- Retour au Front // 5- La Marche des Damnés // 6- Le Lion et l’Aigle

Lux Atenea 4 - 4

Como analista cultural, quiero dar las gracias al sello discográfico Marbre Negre por su cortesía y por su grandísimo detalle al enviar este precioso promocional del álbum “Le Silence des Ruines”. Una edición discográfica de auténtico lujo que ha sido diseñada por Desirée para una ocasión tan especial, habiendo logrado embellecer tan excelsa obra musical a través de esta solemne estética militar que impactará visualmente a los melómanos lectores de Lux Atenea en cuanto lo tengan en sus manos. En esta edición discográfica de “Le Silence des Ruines”, da gusto recrearse en el detalle, en el exquisito gusto estético que ha tenido Desirée para hacer de esta edición en formato A5 limitada a 100 unidades, una publicación musical destinada a convertirse en pieza de coleccionista para brillar con luz propia en el mimado tesoro discográfico de un auténtico amante del arte. A nivel musical, el extraordinario álbum “Le Silence des Ruines” está dedicado al poeta, ensayista, y filósofo francés Charles Péguy (1873-1914), muerto en combate en la batalla del Marne al comienzo de la I Guerra Mundial. Charles Péguy fue un escritor cuyas ideas religiosas católicas marcarían indeleblemente a una parte de su obra literaria, y donde mezclaría lo místico y lo político a través de una muestra de firmeza absoluta e inquebrantable en sus propias convicciones, además de su culto a lo pasional que le llevaría a caer en brazos de sus ideales como principal valor que da sentido a la propia existencia en este mundo. Grabado en otoño del año pasado, esta obra creada por Nicolas F. a través de un estilo musical claramente identificable como dark-ambient de corte marcial, nos revela ese lado obscuro y devastador que todo conflicto bélico trae consigo, y cuyos amargos frutos siempre saben a muerte y a destrucción inmisericorde. En su álbum “Le Silence des Ruines”, este músico alsaciano ha logrado alcanzar un altísimo nivel artístico y, en lo que a calidad musical y emocional se refiere, dejará sorprendido a más de un fiel seguidor de este estilo musical que, especializado en lo más selecto dentro de esta escena, encontrará esa savia conceptual nueva en el álbum “Le Silence des Ruines”. Sin más demora, abriendo este EP se encuentra el tema “La Mort Noire” con una atmósfera expansiva, trágica, y fúnebre que nos dejará impresionados desde su inicio por su grandeza espacial y sensorial, y todo integrado en un tempo marcial que nos sobrecogerá aún más, provocando sublimes sensaciones durante su audición. Mucho más sacro y marcial se presentará el tema “Le Déclin de nos Sentiments” con esta magistral combinación de lo espiritual y lo profano, y cuya estructura musical está destinada a crear este ambiente solemne que obliga a abrazar la seriedad mientras permanecemos concentrados en este místico paraje.

Lux Atenea 4 - 2

El tema “Le Chant du Souvenir” se proyectará más neoclásico, más decadente, más melancólico, y con vientos gélidos deseosos de conquistar nuestro corazón con intención de dominarlo, siendo “Retour au Front”, el tema que nos ofrezca un cambio radical en la evolución musical seguida hasta ahora en esta obra, dando un perfil más regular y constante a su tempo entre luminosas decoraciones melódicas que te alejarán de la realidad en cuanto te descuides un poco. Evadiéndote con las cadencias sonoras del tema “Retour au Front”, te lanzarás de lleno al abismo celestial de lo religioso sin que tu raciocinio pueda darte una explicación convincente. El final musical de “Retour au Front”, ¡¡¡una auténtica delicia!!! Inmersos en esas mismas cadencias, pero ahora de corte puramente marcial, se presentará el tema “La Marche des Damnés” con un trasfondo sacro que volverá a impresionar al melómano lector de Lux Atenea. Su grandeza sonora, unida a la sensación espacial que irradia esta composición musical, nos llevará a estados emocionales donde quedarás convertido en espectador de ese aciago destino que nunca podrás cambiar. Finalmente, el tema “Le Lion et l’Aigle” definirá sonoramente esta impactante clausura musical del álbum para incitarnos a su re-audición y, de esta forma, recrearnos de nuevo en la atenta escucha de estas magnas composiciones. “Le Silence des Ruines” te dejará con ganas de seguir escuchando más y más temas por su brillante calidad artística, y, como analista cultural, deseo que la aparición del siguiente álbum musical compuesto por Nicolas F. no se demore mucho en el tiempo, al igual que deseo también que Marbre Negre vuelva a ser el sello discográfico que me vuelva a dar más motivos para elogiarles tras la presentación de una nueva obra de Le Silence des Ruines. Espero que el apoyo de los melómanos comprometidos con estos proyectos musicales lleve al sello Marbre Negre a poner el cartel de ‘Sold Out’ a esta elegante edición en su webstore. “Le Silence des Ruines”, el atrayente título de la nueva edición discográfica publicada por Marbre Negre en su prestigioso catálogo cultural. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 5

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

SIOUXSIE AND THE BANSHEES “THE SCREAM” (POLYDOR LIMITED, 1978) (Reseña / Review #1225).

Reseña Cultural nº: 1225 // Reseña Musical nº: 1055

Reseña actualizada. Publicada el 5 de enero del año 2008 en Lux Atenea en el 30º aniversario de la publicación oficial del primer álbum de SIOUXSIE AND THE BANSHEES “THE SCREAM” (1978), treinta años en el Olimpo Gótico.

Publicado por : POLYDOR LIMITED, (POLD 5009 – 2442 157), 1978
Edición comentada : LP vinilo 12” (EDICIÓN COMPRADA)
Tracklist : SIDE A: 1- Pure // 2- Jigsaw Feeling // 3- Overground // 4- Carcass // 5- Helter Skelter
SIDE B: 6- Mirage // 7- Metal Postcard (Mittageisen) // 8- Nicotine Stain // 9- Suburban Relapse // 10- Switch
Valoración de la calidad del vinilo: 9 (vinilo de muy buena calidad tanto por el material utilizado, como en su grabación e impresión; imprescindible escucharlo en este formato)

De los cuatro grandes aniversarios que Lux Atenea va a celebrar este año 2008, con todos mis respetos y sin menospreciar obra o proyecto musical alguno ya que en este blog cultural solamente reseño obras artísticas que me apasionan, hay un aniversario que destacaría especialmente sobre todos los demás por su relevancia dentro de la escena dark. Esa obra musical no es otra que el primer álbum del mítico grupo británico Siouxsie And The Banshees: “The Scream”. Como analista cultural, publicar esta reseña es un honor como celebración del 30º aniversario de su publicación oficial en el año 1978. Dentro de la escena dark, cualquier artista o grupo musical se quitaría el sombrero ante Siouxsie And The Banshees por su talento como músicos y compositores que, durante varias décadas, han sido capaces de situarse en lo más alto. A base de ir publicando álbum tras álbum a cual mejor y más innovador, Siouxsie And The Banshees se ha convertido en un mito, en un icono musical y estético dentro de la escena gótica. Su frescura creativa, su imaginación artística, su talento en la composición, y su alma musical innovadora, son dignos del mayor de los elogios. En la actualidad, este grupo británico sigue emocionándome tan profundamente como si los temas que vertebran su álbum de debut “The Scream” hubieran sido publicados ayer. Pero han pasado ya treinta años desde que vieran su luz discográfica por primera vez, y cuántas bandas musicales firmarían (hasta con su propia sangre) para poder llegar a ver esta veneración por su álbum de debut en su treinta aniversario, y cuántos artistas desearían haber publicado una ópera prima de este nivel musical. A los melómanos lectores de Lux Atenea siempre seguiré diciéndoles que los amantes de la música gótica somos unos auténticos privilegiados al poder seguir disfrutando, década tras década, de auténticas joyas musicales como “The Scream”. Y es que no hablo de uno o dos grupos musicales de culto, o sea, de excepciones artísticas. Me refiero a artistas y grupos musicales de leyenda como Siouxsie And The Banshees, The Cure, Bauhaus, Peter Murphy, The Damned, Christian Death, The Missión, Sisters of Mercy (pese a que el iluminado Eldrich siga diciendo que el grupo no es gótico ¿¿!!), The Cult… En definitiva, no hace falta que nos pongamos ni melancólicos ni sentimentales, ni lucir las canas como si fueran las medallas de un orgulloso general ruso, porque lo que es indudable es que me emociona tener en las manos este legendario vinilo editado hace treinta años, y que solamente Dios sabe las veces que lo he disfrutado. Cada vez que escucho de nuevo el álbum “The Scream”, sigue hechizándome como el primer día. ¿Qué más se puede pedir a esta joya artística? Retrocedamos hasta el año 1978. El prestigioso sello discográfico Polydor publica el álbum de debut de un grupo musical absolutamente desconocido llamado Siouxsie And The Banshees. Su mítico título: “The Scream”. Formado por el bajista Steven Severin, el saxofonista y guitarrista John McKay, el percusionista y batería Kenny Morris, y la icónica cantante Siouxsie Sioux, con su álbum “The Scream”, la revolución gótica estaba servida.

La aguja del giradiscos es depositada lentamente en el surco de la cara A, este disco de vinilo empieza a girar y, lentamente, el grandioso tema “Pure” nos irá introduciendo en el interior de esta cueva ancestral y salvaje donde nuestros miedos desembocarán en una catarsis absoluta con lo desconocido. Posteriormente, en este inolvidable crescendo musical, la canción “Jigsaw Feeling” reclamará su presencia en nuestros oídos con contundencia. De guitarra cortante y poderosa, con una lírica convertida en latigazos lanzados contra nuestro complaciente cerebro, la mente tratará de despertar de esta pesadilla, de salir de este siniestro y falso mundo que siempre resulta terrible en su trasfondo existencial. Personalmente, como DJ, “Jigsaw Feeling” es el tema con el cual he iniciado más veces una sesión musical en los clubs góticos que me han invitado. A continuación, tumbados hieráticamente en una cama escuchamos el tema “Overground” mientras nuestra mirada se va perdiendo más allá del techo de la habitación en busca de esa imagen esquiva e informe que dé sentido a nuestro estado. Alterados por un tema tan afilado como “Carcass”, la revolución conceptual ha llegado para alterar todo a nuestro alrededor con voces en off apareciendo siempre de los rincones no observados, hasta que el tema “Helter Skelter” nos desoriente con su mensaje entrecortado, enigmático, apocalíptico, y cautivador. En el álbum “The Scream”, el tema “Helter Skelter” se presenta como una versión musical un poco más sosegada del original compuesto por el mítico grupo The Beatles. Pero, años después, Siouxsie And The Banshees hará una versión mucho más radical y potente en su interpretación en directo, y que ha quedado inmortalizado en su álbum “Nocturne” (Polydor Ltd., 1983). En Lux Atenea, su análisis lo abordaré más adelante en la reseña que publicaré sobre esta obra maestra.

La cara A llega a su fin y, dando la vuelta al disco de vinilo, en su cara B comenzará el precioso tema “Mirage”, quedando cautivados por el hipnótico poder de la imagen. Absorbidos por el influjo de lo observado, alterados mentalmente, nos levantamos y empezamos a caminar hacia donde la imagen se manifieste. Lo dejaremos todo, dejaremos nuestro ser con tal de seguir a esa imagen hasta que la obscuridad paralice nuestros pasos al sonar el tema “Metal Postcard (Mittageisen)”, que parece reírse de nosotros mientras la presencia de esta voz gira a nuestro alrededor, mientras se aleja y, un segundo después, vuelve a oscilar alrededor nuestro en este juego psicológico de provocación con la inestabilidad emocional por cuerpo. A continuación, entraremos en la canción “Nicotine Stain” de secos y punzantes ritmos que complacerán totalmente a nuestro estado de ánimo. Con guitarras convertidas en oleadas de agresivos estimulantes, cada salto sobre ellas nos irá preparando para adentrarnos en la locura del tema “Suburban Relapse”. Una vez subamos en este tiovivo, no vamos a poder bajar por más que lo intentemos ya que su energía terminará por anular cualquier fuerza de oposición a sus dictados. Una vez hayamos claudicado, el grandioso tema “Switch” pondrá el punto y final a esta siniestra experiencia musical que siempre desearemos repetir. “The Scream”, con esta reseña, Lux Atenea inaugura estos aniversarios musicales tan especiales con la ópera prima de Siouxsie And The Banshees, y cuya obra artística iré analizando álbum tras álbum en este blog cultural. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.