MINETARO MOCHIZUKI “LA MUJER DE LA HABITACIÓN OSCURA” (Reseña / Review #26).

Reseña Cultural nº: 26 // Reseña Cómic nº: 2

Reseña actualizada. Publicada el 6 de octubre del año 2009 en Lux Atenea.

minetaro mochizuki “la mujer de la habitaciÓn oscura”

Publicado por: EDICIONES GLÉNAT ESPAÑA, S. L.
ISBN: 84-8449-914-6
Edición: 2005 (EDICIÓN COMPRADA)

Lux Atenea 4 - 4

En una oscura y fría noche, el cielo nublado es iluminado por los rayos mientras los truenos anuncian una inminente tormenta. Un joven, llamado Hiroshi, se ha quedado dormido viendo la televisión hasta que el sonido de la carta de ajuste le saca de su placentero sueño. Cuando está a punto de irse a la cama, escucha el sonido del timbre de la puerta del vecino de al lado. Tras asomarse a la puerta, observa que una chica alta, morena, y delgada es quien está llamando. Tras entablar conversación con ella, su extraño comportamiento le lleva a volver a entrar en casa, pero la chica insistirá e insistirá llamando a la puerta de su vecino, molestando a Hiroshi hasta que el sueño vuelve a apoderarse de él por el inevitable cansancio. A la mañana siguiente, llega tarde a clase, pero nada volverá a ser igual en su vida. Esa misma noche, la extraña chica volverá a llamar a la puerta de su vecino y, poco tiempo después, a la de su casa. Con este espectacular e intrigante inicio de la historia, dará comienzo este cómic manga de terror creado por Minetaro Mochizuki. Con unas primeras páginas en color y el resto en el ya clásico blanco y negro, este genial dibujante japonés atrapará al culto lector de Lux Atenea con un relato lleno de suspense, de misterio y, sobre todo, de terror. Hiroshi Mori, protagonista principal de esta siniestra historia, es un estudiante universitario que vive solo en un apartamento. Tras ese encuentro nocturno, Hiroshi irá viendo como su vida se va enredando más y más en una red tejida por esa obsesiva mujer, y todos sus intentos por librarse de su presencia, no harán otra cosa que provocar un agravamiento mayor de la situación. Además, Rumi, la chica a la cual Hiroshi trata de ligar, añadirá una mayor complejidad a su ya perturbada existencia.

Lux Atenea 4 - 5

En una auténtica delicia sumergirse mentalmente en sus viñetas, porque Minetaro Mochizuki es un artista manga detallista que nos ofrece escenarios muy reales y similares a la realidad cotidiana de cualquier ciudad japonesa moderna. Un factor determinante a la hora de dar mayor credibilidad de esta terrible historia de ficción, y que ayuda a la inmersión del lector en esta oscura trama. Como analista, quisiera destacar especialmente el absoluto contraste existente entre la expresividad de Hiroshi y la impredecible actitud de esa misteriosa joven, unas veces impasible, otras veces histérica, otras más sumisa… que aumenta considerablemente la inquietud y la incertidumbre de este enigmática historia. Uñas rotas, hojas de papel con dibujos dignos de un psicópata, llamadas insistentes de teléfono… incrementarán visualmente la tensión psicológica que transmite cada escena según vamos avanzando página tras página, devorando esta excelsa obra con avidez durante su lectura. Inmersos en esta espiral, cada nueva página se transformará en una nueva esperanza de desvelo que no llegará a cumplirse del todo y, de esta forma, irá apreciándose muy claramente que cada uno de los detalles configurado en cada viñeta parece haber sido concebido para enganchar al lector en cuanto haya leído sus primeras páginas. Sin duda alguna, éste es un cómic manga y una siniestra delicatessen artística que no le dejará indiferente. “La Mujer de la Habitación Oscura”, el desamparo absoluto de una persona ante la intromisión forzosa de un extraño en su vida, hasta entonces imperturbablemente común y normal. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

THIS MORTAL COIL “FILIGREE & SHADOW” (Reseña / Review #25).

Reseña Cultural nº: 25 // Reseña Musical nº: 9

THIS MORTAL COIL, UNA OBSCURA ETERNIDAD (3ª parte).

Reseña actualizada. Publicada en Lux Atenea el 28 de octubre del año 2006.

this mortal coil - filigree & shadow

Publicado por : 4AD, (DAD 609), 1986
Edición comentada : CD (EDICIÓN COMPRADA)
Tracklist: 1- Velvet Belly // 2- The Jeweller // 3- Ivy and Neet // 4- Meniscus // 5- Tears // 6- Tarantula // 7- My Father // 8- Come Here My Love // 9- At First, and then // 10- Strength of Strings // 11- Morning Glory // 12- Inch Blue // 13- I Want to Live // 14- Mama KI // 15- Filigree & Shadow // 16- Firebrothers // 17- Thaïs I // 18- I Must Have Been Blind // 19- A Heart of Glass // 20- Alone // 21- Mama KII // 22- The Horizon Bleeds and Sucks Its Thumb // 23- Drugs // 24- Red Rain // 25- Thaïs II

Lux Atenea 4 - 6

“Filigree & Shadow” será el título del segundo álbum de This Mortal Coil que se publicará en 1986, dos años después del excelso “It´ll End In Tears”. No será un trabajo musical tan rotundamente depresivo, ni tendrá ese mensaje de ruptura y hundimiento interior, siendo “Filigree & Shadow” algo más luminoso y más esperanzador, pero sin abandonar su línea conceptual basada en la crudeza que toda persona ha de sufrir en la vida. “It´ll End In Tears” era completamente opaco, y “Filigree & Shadow” pasa a ser tan traslúcido como el pasado en la memoria. En este grandioso álbum, Ivo Watts-Russell continúa con su dinámica de cambios en los artistas implicados en This Mortal Coil, provocando que en los temas que vertebran “Filigree & Shadow” se dejen la piel artistas e intérpretes de prestigio como Dominic Appleton (vocalista) del grupo Breathless, Steve Young (bases programadas) del grupo Colour Box, Mark Cox (teclados) y Andrew Gray (guitarra) del grupo The Wolfgang Press, Simon Raymonde (piano, teclados, guitarra y bajo) del grupo Cocteau Twins, Peter Ulrich (percusión) del grupo Dead Can Dance, David Curtis (guitarra), Alan Curtis (guitarra) y Richard Thomas (saxofón) del grupo Dif Juz, y Martin McGarrick (coros). Otros músicos implicados en esta magia musical serán Deirdre y Louise Rutkowski (voz y coros), John Turner (órgano y teclados), Anne Turner (coros), Alison Limerick (vocalista), Jean (vocalista), Keith Mitchell (guitarra), Nigel K. Hine (guitarra), Les McKuen (coros), Richenel (vocalista), Chris Pye (guitarra), Caroline Seaman (vocalista) y Tony Waera (Didgeridoo). Un abanico artístico de auténtico lujo.

Lux Atenea 4 - 5

Simon Raymonde seguirá siendo uno de los artistas más comprometidos en el trabajo de composición de nuevas creaciones musicales. Peter Ullrich colaborará con su obra “At first, and then” y otros artistas como Van Morrison o David Byrne también verán incluidos sus temas “Come here my love” y “Drugs”, respectivamente. Dentro del plano estético, el diseño seleccionado para dar imagen y cuerpo visual a “Filigree & Shadow” consolidará la imagen gótica de This Mortal Coil. La portada del álbum “It´ll End In Tears” evocaba a la presencia del espíritu hierático en constante desvanecimiento, utilizando una imagen poco definida como por un efecto agua donde se apreciaban muy poco los detalles, siendo casi una sombra de luz superpuesta con otra luz de distinta intensidad. Casi un negativo fotográfico. Por el contrario, en el álbum “Filigree & Shadow” se muestran rostros femeninos con más detalle pero, en cambio, el color que predomina en la imagen es el negro, con sombras mucho más marcadas sobre los rostros como si quisieran proteger al ser, como si quisieran ocultarlo parcialmente tras un velo que tapara su debilidad, su lamento, su pesar. Son rostros tristes que piden consuelo, son imágenes de vidas cuya existencia se ha convertido en un calvario interior sin salida. La aflicción reina en esta serie de fotografías, pero mostrando ese lado humano que provoca la carga mental y física del autocastigo como si ese padecer en solitario, escondido del mundo, pudiera convertirse en su futura salvación. Como podrán comprobar los melómanos lectores de Lux Atenea, este álbum es más luminoso y hay una esperanza latente en todo el disco pero sin llegar nunca a materializarse. “Filigree & Shadow” es un sueño paranoico que sí se ha hecho realidad en la vida de una persona, pero sin que sepa por qué le ha tocado a él, y sin que tampoco pueda reconocer las causas que motivan tal ensañamiento psicológico en su persona. Adentrémonos en esta pesadilla musical multicolor.

Lux Atenea 4 - 4

Empieza a sonar el tema “Velvet Belly” y su neoclasicismo nos inspirará alegría con unos vaivenes coloristas que ensanchan nuestros pulmones, hasta que, desde la lejanía, el cántico de un religioso entre piares de pájaros nos lleve a “The Jeweller”, ese rincón escondido donde una persona paciente trata de recuperar monedas antiguas usando cenizas, unas cenizas que, en sus manos, consiguen sacar ese brillo perdido a lo largo de los años. En cambio, sus marcas, ni él ni nadie lograrán nunca repararlas. ¿Una metáfora de la vida? Tal vez. “The Jeweller” es otra de mis canciones favoritas de This Mortal Coil, con Dominic Appleton haciendo una interpretación magistral y extraordinaria apoyándose en los etéreos coros de Deirdre y Louise Rutkowski. ¡¡¡“The Jeweller”, una canción para ser siempre disfrutada!!! A continuación, un solemne piano nos abrirá la puerta de “Ivy and Neet”, con unos pasajes fantasmagóricos teñidos de decadencia en boca de un saxofón perdido. En el siguiente tema “Meniscus”, seguiremos dentro del plano musical instrumental pero, en su interior, la luz se expandirá iluminándolo todo con reflejos y brillos hasta que la fugaz “Tears”, nos dé ese toque neoclásico de tan solo veintiún segundos. Una composición breve pero fundamental para entrar en la cruda realidad humana llamada “Tarantula”. Aquí, Dominic Appleton nos hablará sobre esas personas cuyas mentiras acaban convirtiendo sus vidas en una sentencia de muerte irrevocable, proyectándose los coros de Deirdre y Louise Rutkowski como los cantos de unas santificadas erinias. Posteriormente, Alison Limerick será la encargada de interpretar una canción tan sentimental como “My Father”, sueño y realidad enfrentados en una fría soledad. En el siguiente tema “Come here my love”, será la sufrida voz de Jean quien nos hable sobre ese esperado amor que está enfermando de melancolía a una persona, hasta que la magia de la percusión con aires orientales aparezcan en la obra de Peter Ulrich titulada “At First, and then” como antesala del impresionante tema “Strength of Strings”. Personalmente, junto con el tema “Song to the Siren”, “Strength of Strings” es una de las excelsas canciones de This Mortal Coil que no dejaré de escuchar y de disfrutar una y otra vez. En “Strength of Strings”, Dominic Appleton no solamente nos deja fascinados escuchando su voz, sino que, en su interpretación, al hacer uso de esta cadencia tan elástica y seductora a la hora de interpretarla líricamente, da a la letra una fuerza y una intensidad que permite que entre hasta el más recóndito rincón del alma.

Lux Atenea 4 - 3

De la fuerza de “Strength of Strings” pasaremos a la delicadeza musical de “Morning Glory”, canción interpretada por Deirdre y Louise Rutkowski. Basada en la historia de una persona solitaria encerrada en su casa, ésta se dedica a encender velas en una ventana con la esperanza de atraer a los vagabundos que por allí pasen, configurando una etérea canción mitad tristeza, mitad ilusión, con esta vela musical de negrísima sombra. A continuación, la composición instrumental “Inch Blue” nos mecerá con sus vaivenes orientales hasta que el tema “I Want to Live” nos arroje a la cuerda floja situada encima de la muerte, abandonándonos allí. “I Want to Live” es otra excelente canción de This Mortal Coil donde, de nuevo, Deirdre y Louise Rutkowski vuelven a poseer nuestra alma con sus bellas voces en unas melodías neoclásicas que te conmueven e impresionan, destacando especialmente la pieza comprendida en el segundo minuto de canción (del 2:13 al 2:43). Treinta segundos que son todo un universo musical de sensaciones en cuyo interior uno desearía poder volar, evaporarse, y trascender hasta el origen de la propia vida. Pero los buenos momentos son cortos y, bruscamente, la composición instrumental “Mama KI” entrará en acción con sus afiladas notas. Rápidamente, el tema “Filigree & Shadow” será el que coja el relevo pero relajando mucho más la tensión anteriormente creada, regresando la fantasmagoría en “Firebrothers” interpretada por Richenel, y con la voz distorsionada para dar un mayor efecto de ultratumba a una letra con constantes metáforas místicas, desatándose el poder más allá de nuestra Razón entre sonidos apocalípticos al final de esta canción. Un helicóptero volando encima de nosotros se presentará en el tema “Thaïs I”, hasta que su paso nos deje en “I Must Have Been Blind” con el eco de la voz de Richenel cantando esta seductora canción prácticamente a capela. A continuación, la apoteósica “A Heart of Glass” quebrará con sus bramidos celestiales esa armonía anteriormente creada y que remarcan la extrema debilidad del ser humano. Y llegamos a la canción “Alone”, otra de las canciones más excelsas de This Mortal Coil. Ese decálogo del ermitaño forzado a serlo por la propia dinámica de la vida. En “Alone”, Caroline Seaman y Alison Limerick han sabido como mostrar esa piel tan destrozada como un traje hecho jirones, y con un pasaje final para guitarra tan afilado como una peligrosa navaja. Sin tiempo para recuperarnos emocionalmente, entraremos en la espiral de “Mama KII”, apareciendo posteriormente el tema “The Horizon Bleeds and Sucks Its Thumb” para clavar una lanza en el corazón del alma cuya muerte acelerará. El minotauro mitológico malherido se irá desangrando en una esquina de su laberinto, mientras sus ojos miran al cielo pidiendo una respuesta que nunca tendrá. Posteriormente, los falsos paraísos mentales aparecerán en “Drugs”, ofreciendo una visión distorsionada que el ego trata de hacer presente en su mundo de forma artificial. Tras el engaño, el llanto de “Red Rain” rozarán la fantasía más optimista en estos pasajes plásticos e idílicos hasta que, finalmente, el tema “Thaïs II” clausure este revolucionario álbum musical dejándolo todo cubierto con esa bruma que oculta el peligro a nuestros ojos, como casi siempre en la vida. “Filigree & Shadow”, joya discográfica de imprescindible audición. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 2

Félix V. Díaz

En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

CHARLES BUKOWSKI “ARDER EN EL AGUA, AHOGARSE EN EL FUEGO” (Reseña / Review #24).

Reseña Cultural nº: 24 // Reseña Literaria nº: 10

Reseña actualizada. Publicada el 17 de marzo del año 2010 en Lux Atenea.

charles bukowski arder en el agua, ahogarse en el fuego

Publicado por: LA POESÍA, SEÑOR HIDALGO
ISBN: 84-95976-23-4
Edición: 2005 (EDICIÓN COMPRADA)

Lux Atenea 4 - 4

Una parte del espíritu de Lux Atenea como página cultural non-mainstream se puede comprender a través del ilustre poeta estadounidense Charles Bukowski (1920 – 1994). Tres grandes obras por él escritas, fueron las que inauguraron este proyecto cultural actualmente consolidado en España e internacionalmente como página web de referencia, y la presencia de este artista sigue y seguirá siendo obligada en cuanto decido analizar una de las obras literarias más destacadas del siglo XX. Y es que Bukowski ha sabido hablarnos poéticamente sobre el espíritu urbano que tanto nos ahoga y quema, y que paradójicamente también logra satisfacernos con su esplendorosa abundancia material. En lo urbano, la Cultura halló el medio ideal donde asentarse y crecer y, en lo urbano, el intelecto y la Ciencia siguen desarrollándose para dar un mayor impulso a la Humanidad. Una luz benefactora que nos embriaga con su reflejo, pero que también nos exige un precio existencial alto que muchas personas no pueden pagar sin arruinar su vida. En ese lado sombrío, triste, y decadente existente en cada ciudad moderna encontró su inspiración y su magia poética este ilustre maestro del verso, porque los poemas de Charles Bukowski huelen a asfalto, a soledades que miran a través de una ventana cerrada, a ancianos perdidos en una gran ciudad, a amores fracasados por exceso de presión ambiental, a inevitables vicios que calman momentáneamente la tristeza de una vida ya marcada por la desgracia… Fragmentos y más fragmentos de una atmósfera urbana tan real como nuestro presente y que, pese a las décadas trascurridas, sigue plenamente activa en su modus operandi. Viviendo en las entrañas de una gran ciudad y con una observadora mirada que analizaba todo aquello que le rodeaba, Bukowski supo cómo traducir todas esas sensaciones que le llegaban a través de los ojos en pura poesía, en obscura poesía. Unos versos que han quedado como herencia del poeta que miró a la dura realidad terrenal para convertirla en palabras, y las palabras, en puro Arte.

Lux Atenea 4 - 5

Con estas entrañas urbanas abiertas al público en cada uno de sus poemas, el protagonismo del alcohol, de la suciedad, del abandono, del sexo, de la desesperanza, de la desilusión, del suicidio, del juego y el azar… es inevitable cuando se habla sobre los oscuros ambientes reinantes en esta jungla de asfalto y cemento. Unas realidades infernales presentes en la vida de muchas personas y de las cuales no pueden, o quieren salir. Un espíritu autodestructivo y depredador que es propio del ser humano, y que le lleva siempre a degradar lo paradisiaco hasta convertirlo en un auténtico calvario. En ese ambiente agrio y desesperanzado, Charles Bukowski realizó un certero análisis de cada situación partiendo de su propia experiencia personal, de ahí su grandeza artística y humana. Su tormentosa relación con algunas mujeres, su choque frontal cuando se relacionaba con personalidades arrogantes y vanidosas, su dejadez casi taoísta frente a los terribles designios que nos trae la vida… hacen de Bukowski ese poeta sincero y bohemio que escribió sin tapujos sobre su vida, sobre sus amigos, sobre sus amantes, sobre sus propias inquietudes, sobre sus temores y miedos, sobre su asqueada visión del mundo, pese a que la dureza de sus palabras y su sentido siguen identificándose plenamente con el presente humano que vivimos en la actualidad. Lees este libro y, si vives en una gran ciudad, sabes a qué se refiere Charles Bukowski en sus versos porque siguen estando tan latentes y vivos como en su época, y esa esencia seguirá ahí mientras haya ciudades sobre la faz de la tierra porque el problema no son las ciudades, sino los seres humanos. “Arder en el Agua, Ahogarse en el Fuego”, memorias de un misántropo siempre existencialmente perdido en la gran ciudad. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

“LA IRA ES ENERGÍA. MEMORIAS DE JOHNNY ROTTEN, LA VOZ DE LOS SEX PISTOLS”, JOHN LYDON (Reseña / Review #23).

Reseña Cultural nº: 23 // Reseña Literaria nº: 9

Reseña actualizada. Publicada el 22 de noviembre del año 2015 en Lux Atenea.

la ira es energÍa memorias john lydon

Quiero dar las gracias a MALPASO EDICIONES por su cortesía con LUX ATENEA al enviarme este promocional.

Publicado por: MALPASO EDICIONES, S.L.
ISBN: 978-84-15996-88-0
Edición: Abril 2015 (primera edición) (RECIBIDO COMO PROMOCIONAL)
Páginas: 622

Lux Atenea 4 - 1

Un título tan contundente y agresivo como “La Ira Es Energía” puede llevar a los cultos lectores de Lux Atenea a la confusión si no conocen el verdadero trasfondo de esta frase: nada que ver con la violencia, sino con la fuerza vital interior que sigue moviendo a este artista siempre transgresor, y siempre tan directo en los razonamientos en su etapa de madurez personal. Y es que, en John Lydon, las apariencias engañan, sobre todo cuando hablamos de un artista que no pasa desapercibido y que no te deja indiferente, incluso con la contundente expresividad mostrada en esta biografía haciendo uso de la jerga más coloquial, o a través de palabras inexistentes en el diccionario pero de uso común para él y su entorno, dando esas pinceladas gramaticales directas y cercanas. La deprimida y decadente ciudad de Londres de la década de los cincuenta le vio nacer en el año 1956, y esa atmósfera social gris y desencantada condicionó completamente su vida, sobre todo con la “sensibilidad cristiana” mostrada por una monja hacia su joven persona después de haber padecido una meningitis. No es la primera biografía que leo donde su protagonista reniega de la religión en su etapa adolescente y adulta debido, precisamente, por haber padecido en su persona el despotismo y el desprecio de personas muy religiosas, ya haya sido en el entorno familiar o social.

Lux Atenea 4 - 3

Después de su lectura y análisis, la magnífica biografía “La Ira Es Energía” se presenta urbana al cien por cien, mientras la grandeza de la modernidad no deja de obscurecerse ante el trasfondo del mensaje transmitido por John Lydon en su visión de las personas, de las cosas, de los acontecimientos, o de la sociedad, dándoles un valor más allá de las apariencias y de los efectos que hayan tenido en su propia vida. Y es que, lo que para muchos son signos de grandeza del mundo moderno, para John Lydon no son más que máscaras de una sociedad desorientada y de una ciudadanía inexorablemente perdida que ha desatendido el timón que gobernaba su destino. Una jungla urbana donde el débil siempre sale perdiendo ante el poder de los fuertes, comprendiendo perfectamente cómo el nihilismo, el pragmatismo, y el realismo pesimista respecto a la auténtica realidad humana han echado raíces en este artista, reluciendo con intensidad en estas páginas gracias al valor existencial de sus experiencias aquí inmortalizadas. Intrépido en sus planteamientos, en su modo de actuar en distintos escenarios y en diversas vicisitudes, John Lydon se presenta siempre inquieto e inconformista. Dueño de su destino a pesar de las barreras y dificultades que ha tenido que sufrir y superar hasta con viento en contra, o con los hados confabulados para tratar de hundirlo irremediablemente. Pero su voluntad, propia del espíritu de un luchador fajador con el rostro convertido en irrompible cuero ante cualquier golpe brutal que pueda ya traerte la vida cuando menos lo esperas, John Lydon no hace más que incentivar la intensa lectura de esta detallada y honesta biografía. El libro “La Ira Es Energía” presenta una lujosa edición publicada por la prestigiosa editorial MALPASO y con más de seiscientas páginas que apasionarán a los melómanos lectores de Lux Atenea, ya se sientan identificados o no con el movimiento punk. En esta biografía, incluso John Lydon va mucho más allá de las estrecheces conceptuales que lo limiten, repudiando incluso de esa misma corriente punk. Pragmatismo vital y transgresión artística que, unido a la amarga experiencia del mundo que se mueve dentro del mercado discográfico, convierte a nuestro protagonista en un privilegiado testigo de una parte de los grandes cambios sociales y culturales que ha experimentado Occidente desde la década de los setenta hasta nuestros días. El londinense John Lydon, alias Johnny Rotten, saltó a la fama mundial cuando se convirtió en el inconfundible e irreverente vocalista del grupo punk de mayor éxito internacional, los Sex Pistols, referencia musical indiscutible de la década de los setenta. Pero cerrada esa etapa artística, como rebelde inconformista, como verso suelto dentro de la escena musical, John Lydon no dudó en iniciar su propio proyecto musical convirtiéndose en el alma máter de PiL, mucho más experimental y rupturista en su concepto sonoro de composición.

Lux Atenea 4 - 4

Un outsider que sabe jugar con la ironía artística proyectando musicalmente ese espíritu alejado completamente del conformismo ante las incongruencias sociales, éticas, y morales que han definido a la modernidad en Occidente. Su cara artística refleja su rechazo más visceral al mainstream pero sin renunciar a sus emolumentos, transformándose con el tiempo en la cara artística del nihilismo más incrédulo y pragmático. Un carpe diem como constancia vital dentro de la lucha diaria, y como reivindicación salvaje e irreductible de la propia existencia. De lo que no cabe la menor duda es que John Lydon es una persona hecha a sí misma. Un artista que aprendió del éxito y del fracaso al ver su lado obscuro y siniestro, y que ha labrado y pulido su propia vida con la obstinada fuerza del superviviente. Vivir, disfrutar, observar y aprender forman parte de su personalidad rebelde, agarrando el toro por los cuernos tanto en lo bueno como en lo malo, y sobre todo en esto último que es lo que marca la diferencia en las personas con carácter. Cinismo nihilista que marca su territorio, que sabe crear paciente y constantemente su espacio como si fuera un señor feudal erigiendo su fortaleza al margen de la sociedad moderna, a la cual solamente acude para obtener aquello que más ha valorado el ser humano desde el principio de los tiempos: el dinero. Y para llegar al presente después de tantos incidentes y desenlaces a lo largo de su vida, hay que ser inteligente o inexorablemente serás arrastrado por la corriente humana que desemboca en el mar de la insignificancia. Increíblemente, ese espíritu incansable sigue moviendo a John Lydon, mientras observa sus sesenta años en el horizonte más cercano (les recuerdo que este artista inglés nació en el año 1956).

Lux Atenea 4 - 5

Respecto a la etiqueta de “sin censuras” lacrada en esta biografía, creo que la censura se encuentra en el polo opuesto en relación a la tinta ácida, sarcástica e inmisericorde con la cual ha escrito esta biografía. En cuanto empiecen a leer sus primeras páginas, ya intuirán su intencionalidad. John Lydon es así, con sus defectos y con sus virtudes, con sus enemigos y con sus amigos, pero de lo que no se le puede acusar es de no haber sido honesto en estas frases escritas sin tapujos donde no hay excusas, sino experiencias. Arrojo y valentía ante la vida, y una seguridad en sí mismo que habrá a quien le pueda parecer que es un poco arrogante, sobre todo a la hora de definir sus propias virtudes. Pero, cuando en la vida parece que el mundo conspira contra ti y uno sigue adelante pese a todo, sacudiendo el polvo de la chaqueta para continuar luchando, ¿es el superviviente creado a sí mismo, un arrogante? En referencia a sus enemigos, solamente los espíritus grandes y libres tienen enemigos, sobre todo si el éxito les sonríe porque ¿quién quiere hacerse enemigo de alguien insignificante? ¿Quién quiere hacerse enemigo de un perdedor? ¿Quién dedica su tiempo enemistándose con los fracasados, salvo otros fracasados? John Lydon es un ganador, un luchador, un superviviente, y mientras esto sea así, los falsos, los envidiosos, y los mediocres seguirán escribiendo sus nombres en la sucia y grasienta lista de sus enemigos porque, en el fondo, les encantaría ser él: el incorregible John Lydon. Una persona, un artista imposible de etiquetar como no sea orgullosamente con su propio nombre. “La Ira Es Energía”, una biografía imprescindible para nuestros melómanos y bibliófilos lectores. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux Atenea 4 - 6

Félix V. Díaz
En Lux Atenea solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.